Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CÓMO CREE QUE SE ESCRIBE: BLUE JEAN O BLUYÍN

Algunos lectores han manifestado sorpresa por la escritura frecuente de la palabra bluyín. Se preguntan si es voz castiza, si es fruto del descuido de los redactores, si ya fue aprobada por la Asociación de Academias, si debe condenarse como extranjerismo, si es mejor escribir en bastardilla blue jean...

Veamos cómo está resuelto ese problema en algunos de nuestros manuales de consulta. El Libro de estilo El País, 1996, página 230, indica: blue jeans. Escríbase pantalones vaqueros o, simplemente, vaqueros . También, tejanos . Por su parte, el Manual de español urgente, 1994, de la agencia Efe dice: blue jeans. Tradúzcase por vaqueros o tejanos . Y el Diccionario de dudas e incorrecciones del idioma de Fernando Corripio, 1988, página 83, insiste: blue-jeans. Esta voz inglesa puede traducirse por pantalones vaqueros (o tejanos) .

Pues bien, si nuestros redactores escribieran vaqueros o tejanos solo lo entenderían algunos jóvenes que han oído las baladas españolas de Cristina y los Subterráneos y alguno que otro viajero al Viejo Mundo que haya tenido tiempo de asimilar el uso de estos vocablos. Los demás pensarían en los legendarios héroes del oeste norteamericano, incansablemente recreados por Hollywood, o en el juego contra los indios que de niños los entretuvo tantas veces, pero no imaginarían que tales palabras aluden a los cotidianos pantalones.

El Manual de Redacción del periódico introdujo este vocablo en su apéndice VIII, página 239: bluyín - En redonda. Adaptación de blue jean . Para quien no esté familiarizado con estos criterios, redonda es esta letra que está usted leyendo, es decir, la letra en la que están escritas las noticias, crónicas, reportajes y artículos de opinión del periódico. Y bastardilla, esta letra inclinada. Cuando se requiere una palabra de otro idioma dentro del texto español, esta debe incluirse en bastardilla. Así, boom (bastardilla), palabra inglesa, puede usarse para referirse al movimiento de los grandes literatos de habla hispana de nuestro continente contemporáneos de García Márquez y Vargas Llosa; pero se recomienda cambiarla por auge (redonda) para hablar, por ejemplo, del inusitado aumento en la venta de acciones.

Puede un manual introducir términos que el diccionario oficial no trae? En últimas, esa es una de las finalidades de un manual. El diccionario es la ley general y el manual es el decreto reglamentario. El diccionario da pautas generales y el manual especifica el uso concreto del léxico, en atención al carácter de la publicación, sus temas, su público, el tono de sus informes... Por ejemplo, el manual de El País, Madrid, admite las palabras carnet y élite, como alternativas de las oficialmente aceptadas carné y elite. El Manual de la Efe incluye voces como nocaut (del inglés knock-out) y naif (del francés naf).

Nuestro manual, con ese mismo derecho, incluye bluyín, palabra que corresponde al uso fonético más conocido y, además, constituye un buen ejemplo de adaptación a la morfología léxica española. Muchas de las palabras que se incorporan a los manuales son posteriormente aprobadas por la Asociación de Academias e incorporadas al diccionario oficial, lo que ya les da indiscutible validez y casticidad.

Correspondencia pendiente Agradecemos el completísimo estudio enviado por Víctor Alonso Mariño Martínez, de Tunja, como aporte al debate sobre las palabras berraco y berraquera. Diez páginas con un sesudo análisis en que nos muestra, entre otras cosas, cómo muchas palabras españolas con be vienen de voces con uve: bajel de vascellum, balumba de volumen, barra de vara, barroco de verruga, bellaco de vil, bermejo de vermis, bizco de volver, boda de votum, bóveda de volutus, bulto de vultus, rebosante de revertere, por lo que no es disparate escribir berraco con be, aunque venga de verraco con uve o de verris, voz latina que da origen también a berrinche y berrear.

La carta de Mariño Martínez anota: Cuando en el uso popular y familiar queremos calificar en grado superlativo, figuradamente con exageración, nada mejor que el sinigual vocablo de berraco con be, que es hoy un expresivo colombianismo y no un mero uso paisa, ennoblecido por la utilización generalizada y culta. Y es que es de una sonoridad tan significativa, que los paisas terminaron por caracterizarlo y diferenciarlo, al escribirlo con be y no con uve .

El ingeniero Carlos Humberto Redondo Nausa, de Cúcuta, nos envió una carta con un estudio sobre el latín verres y sus derivados en otros idiomas. Muchas gracias.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
20 de agosto de 1996
Autor
FERNANDO AVILA

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad