Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

COMIDA PARA PERROS Y GATOS, UN MERCADO A MORDISCOS

No hablan pero comen y con ello basta para mover un mercado de 30.000 millones de pesos en ventas anuales.

La competencia y la desaceleración del mercado han empujado a las empresas fabricantes e importadoras de comida para perros y gatos a buscar alternativas que les permitan mantener el rápido crecimiento en las ventas de los últimos tres años.

Los más recientemente beneficiados con esta competencia han sido los gatos. En lo corrido del año han aparecido en los supermercados nuevas opciones alimenticias en sabores, productos especiales para gatos pequeños y hasta soluciones sanitarias para los felinos que viven en apartamentos.

Si bien ya hace tres años se introdujo al mercado la primera versión de concentrado para gatos, sólo hasta ahora la categoría se expande sobre la base de la especialización (por edades, por ejemplo) con el fin de ampliar el número de consumidores.

Hoy se estima que el potencial de estos últimos en el país es de un millón de gatos, del cual falta explotar cerca del 90 por ciento.

Según un ejecutivo de Purina, firma que controla las dos terceras partes del mercado felino, la categoría aún es muy pequeña en el país pero desde ya se sabe que el gato será la mascota del futuro porque es definitivamente más fácil de mantener cuando se vive en un apartamento y no se puede cuidar del animal todo el día .

El resto de la oferta está en manos de pequeños particulares que importan los productos y los comercializan independientemente.

Sin embargo, el consumo de alimentos para gatos es apenas una quinta o sexta parte del canino, razón por la cual aún no hay estadísticas precisas sobre cuántos gatos nacionales comen concentrados o enlatados húmedos y qué es lo que realmente prefieren.

Los perros también Si por el lado de los gatos la oferta crece, por el de los perros también.

La competencia de las firmas Soya, Purina y Finca en el campo canino se reforzó desde hace seis años, cuando Purina puso en operación una planta en el país, empujando la producción y la comercialización en el país.

El resultado es que hoy el mercado de alimentos es casi tres veces más grande que el de hace seis años. Purina controla alrededor del 60 por ciento y Soya y Finca se reparten equitativamente el resto, a excepción de un porcentaje no superior al cinco por ciento que está en manos de importadores particulares. El total de posibles perros consumidores de comida en Colombia es de seis millones.

Excluyendo los importados (enlatados en general) la producción actual es cercana a las 36.000 toneladas anuales, de las cuales el 60 por ciento es concentrado extrudizado (más sofisticado y costoso) y el 40 por ciento restante es peletizado.

La producción nacional de concentrados representa el 90 por ciento de la oferta total; la cantidad complementaria son las líneas importadas.

La misma Purina acaba de finalizar la más grande expansión de su planta, con la cual piensa duplicar la producción de concentrado en el mediano plazo.

Para Mauricio Casasbuenas, de Finca, la situación es clara. El crecimiento de esta gama para perros ha sido de casi el 40 por ciento para nosotros pero es difícil competir a nivel de puntos de venta porque la competencia se ha vuelto muy fuerte , dice.

Finca produce cuatro líneas para perros pero entre todas suman apenas el dos por ciento de su conjunto total de productos para animales. Aún así, Casasbuenas sostiene que este mercado ha ganado rápidamente terreno dentro de la empresa y que su proyección es grande.

Y lo es aún en tiempos difíciles. Si en algo están de acuerdo todos los competidores es en que sus productos no son fácilmente reemplazables, es decir, que una vez un perro (o un gato) se acostumbra al concentrado, lo más probable es que su dueño lo piense dos veces antes de volverle a alimentar con otras comidas caseras.

Por esta razón los empresarios creen que, aunque este año el crecimiento de sus ventas no será superior al cinco por ciento con respecto al año anterior, será positivo porque representará un número fijo de consumidores enganchados en los productos.

Qué sale más barato? Guardadas las proporciones y respetadas las diferencias, tener un gato resulta ligeramente más barato que tener un perro, cuando no se trata de animales de fina raza.

La principal diferencia está en la compra del animal. Un gato promedio puede comprarse por cerca de 20.000 pesos, mientras que un perro (de tamaño mediano, pelo corto) cuesta entre 50.000 y 150.000 pesos.

En cuanto a los cuidados de belleza, para un gato se recomienda una visita al salón de belleza cada mes para lavado y peinado (15.000 pesos). El dueño del perro debe hacer lo mismo cada mes y medio (30.000 pesos), lo cual significa que, en un lapso de tres meses, su gasto es superior al del dueño del gato en 15.000 pesos.

Y por el lado del asunto veterinario, el gato requiere vacunas iniciales por 29.000 pesos (hasta los cuatro meses) y anualmente un refuerzo de 24.500 pesos, lo cual suma 53.500 pesos en el primer año. Por su parte, el cachorro requiere una inversión de 68.500 pesos en vacunas y un refuerzo anual de 33.500 pesos.

Sin embargo, el gato deja de ser más barato cuando se trata de razas finas. Un gato puro puede costar hasta un millón de pesos, mientras que un cachorro (como el pastor alemán) o el labrador no superan los 800.000 pesos. Así mismo, los gastos de manutención varían dependiendo del largo del pelo y del tamaño del animal.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Economía
Fecha de publicación
18 de agosto de 1996
Autor
ANGELA GAVIRIA B.

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: