Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CROYDON: EN LA ÚLTIMA PISADA

Sólo un milagro podría salvar en estos momentos a Croydon, una de las más antiguas fábricas de calzado del país: necesita una inyección de capital superior a 7.000 millones de pesos, que sus casi 1.300 trabajadores se pasen a ley 50 y que se modifique la convención colectiva.

Pero no sólo eso: también su futuro depende de un control efectivo al contrabando de calzado y medidas arancelarias que protejan al producto nacional.

La compañía, que desde el 23 de mayo pasado paró su producción a raíz de la decisión del sindicato, de votar la huelga, registra en estos momentos una situación de total iliquidez y morosidad en el pago de sus obligaciones.

Desde mayo pasado los trabajadores solicitaron un concordato preventivo para salir de la crisis. Sin embargo, un estudio económico adelantado por la Superintendencia de Sociedades encontró que la compañía no es viable y por lo tanto no se justificaría un concordato. Esto pone a Croydon a las puertas de una liquidación.

Aunque los directivos de la empresa consideran que todavía hay posibilidades de salvar la fábrica, se requieren demasiadas condiciones, no sólo por parte de dueños y trabajadores, sino del propio gobierno.

Poco competitiva Este viernes 16 se vence el plazo para que empresa, sindicato y acreedores lleguen a un acuerdo para salvar la compañía, sin que hasta el momento exista humo blanco al respecto, por la radicalización de las posiciones.

La empresa señala que es necesario cambiar la convención colectiva, que no permite hacer recortes de personal y mantiene unas prerrogativas demasiado onerosas. En 1995, la carga laboral de Croydon tuvo un costo equivalente al 33 por ciento de sus ventas.

El sindicato afirma que no puede ser el único sacrificado y que no accede a cambios en la convención.

Lo cierto es que con la estructura actual la empresa no es viable: a abril de este año sus activos sumaban 29.846 millones de pesos y sus pasivos ascendían a 20.971. El patrimonio alcanzó a esa fecha 8.874 millones de pesos, en buena parte por efecto de las valorizaciones, ya que el capital pagado es de sólo 23 millones de pesos.

Los pasivos financieros de la compañía suman 6.972 millones de pesos, mientras que los pasivos laborales totalizaron a abril de este año 5.682 millones de pesos.

Pero no sólo sus finanzas están deterioradas: producir un par de zapatos le cuesta a esta compañía 7 dólares, mientras que sus competidoras los fabrican por 3 dólares.

Esta situación provocó una pérdida de competitividad de los productos de Croydon frente a los de sus competidores, lo que ocasionó una caída en sus ventas.

Sus gastos operacionales crecieron el año pasado 24.45 por ciento, mientras que las ventas de los productos cayeron casi un 48 por ciento, lo cual incrementó las pérdidas. A diciembre del 95 las pérdidas sumaron 7.779 millones de pesos.

La historia Croydon fue creada en 1937 por los extranjeros Ernesto Leupin, Anthony Straessle y Eric Straessle. En el 42 comenzó la producción de calzado y en el 44 se asocia con la multinacional Rubber Company, productora de llantas, transformándose en Croydon Uniroyal.

En 1980 Croydon vendió su participación en la productora de llantas y estableció su planta en Bogotá. En Cali quedó entonces la productora de llantas. En el 86 la multinacional Uniroyal cedió su participación en Croydon a Ralph S. Reiner, quien cuatro años más tarde vendió sus acciones por los problemas financieros que pusieron a la empresa al borde un concordato.

Con nuevos dueños, en 1990 comenzó Croydon a pagar sus deudas y a reactivar su producción. La actual administración sostiene que la estructura laboral, el crecimiento en los costos de las materias primas y el ingreso de calzado asiático de contrabando, son los causantes de la crisis de la compañía.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
12 de agosto de 1996
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�