Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

AJUSTES POR INFLACIÓN

Definido lo sustancial de la reforma queda lo usual: que el ponente proponga un pliego de modificaciones que incluye cambios adicionales y que aún en la sesión final se presenten proposiciones que pueden ser aprobadas sin el suficiente conocimiento de las implicaciones que pueden producir. Por ejemplo, dentro de las modificaciones propuestas para la plenaria existen dos de gran trascendencia, una que propone eliminar los ajustes integrales por inflación y otra que nuevamente autoriza el sistema de inventarios periódicos.

El sistema de ajustes integrales por inflación es un método que mide de manera más real la renta y evita las distorsiones generadas por la inflación en la determinación de este impuesto. Su aplicación en Colombia desde 1992 fue un proceso que generó mucha resistencia y habida cuenta de que castiga tributariamente las empresas cuya estructura financiera está apalancada más con deuda que con patrimonio, se supuso en su momento que generaría un mayor impuesto sin que ese fuera el propósito de su implantación por lo cual se consideró necesario establecer una deducción teórica transitoria para estas empresas que les eliminara o mitigara esa mayor tributación que se proyectaba recibir. Deducción teórica que fue reducida mediante un decreto extraordinario pero que una sentencia de la Corte Suprema de Justicia en 1992 volvió a dejar en su nivel inicial que era demasiado alto.

El comportamiento del impuesto sobre la renta en 1993 no reflejó esa supuesta mayor tributación del sistema y el Gobierno nunca ha presentado un balance ni en términos de recaudo ni de fortalecimiento de los patrimonios de las empresas, pero en algunos comentarios de sus directivos le achacó a este sistema el regular rendimiento del impuesto, aunque también han reconocido que la estructura financiera mejoró la capitalización de las empresas.

Un estudio contratado por el FMI en 1993 estimó que el sistema de ajustes mejoraba las condiciones para la inversión por lo cual se recomendaba mantenerlo, lo que significaba depreciar los bienes sobre valores ajustados, propender por una financiación vía patrimonio, reconocer el ajuste del patrimonio, la deducción plena de los intereses y sobre todo la definición del concepto de utilidad y de renta para los fines del impuesto. Sobre una muestra parcial un estudio de la Andi también consideró positivo la introducción del sistema y finalmente, fruto de la discusión tributaria, el sistema contable también adoptó el sistema para expresar con mayor realidad económica sus estados financieros. Es claro que en inversiones de largo plazo el sistema mejora las condiciones tributarias de la inversión.

La DIAN ha hecho estimaciones parciales cuyas conclusiones no se han publicado en las cuales encuentra que el sector financiero ha reducido sus impuestos a cuenta del sistema de ajustes y que aún en el sector productivo ocurre igual en algunos sectores, aparte de que internamente no han desarrollado un cuerpo de auditores especializado en el tema para fiscalizar las empresas, apenas han adelantado programas formales para verificar el cálculo de la deducción teórica.

En conclusión, la deducción teórica era innecesaria y no hubo un efecto de aumento de impuestos como se temió inicialmente más bien hubo sectores que pagaron menos impuestos por la naturaleza de un negocio basado en la movilidad del dinero y donde la inversión en activos no monetarios es menor. Por otra parte, el proceso de adaptación generó mucha resistencia pero hoy es algo perfectamente asimilado por los contribuyentes y hasta los software que en encuentran en el mercado incorporan paquetes que efectúan sin problema los ajustes.

Quién puede estar interesado en desmontar los ajustes y qué piensa el gobierno del tema, son dos respuestas que se deberían exigir antes de tomar una medida tan drástica como su eliminación.

Por otra parte, su eliminación simple en la ley requiere precisiones legales sobre los métodos de ajuste de activos, depreciación, valor patrimonial y costo fiscal, gravamen y deducción de intereses.

Eliminar el sistema sin un desarrollo legal sobre la manera de expresar todos los rubros patrimoniales sin ajustes puede constituir un salto al vacío e incluso puede causar efectos en el recaudo que deben ser explícitos para tomar una medida de esta naturaleza. Además, exigiría un régimen de transición para volver a un esquema sin ajustes pues el anterior de ajustes parciales no reviviría por sí sólo.

Otra norma pretende volver a permitir el uso del juego de inventarios como sistema para determinar el costo de las mercancías vendidas cuando hace apenas un año el propio Gobierno la eliminó. Este sistema por lo genérico constituye un mecanismo mediante el cual muchas empresas ocultan inventarios para reducir utilidades y por tanto impuestos. Los mismos que pedían con insistencia la amnistía de bienes para esta reforma. Pero el asunto merece un próximo análisis más detallado, pues dicen que en los periódicos y en los medios el espacio no limitado.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Opinión
Fecha de publicación
27 de noviembre de 1995
Autor
Julio Roberto Piza R.

Publicidad

Paute aqu�