Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LAS TRAMPAS DE LA ÉTICA

Definitivamente la ética no es algo que abunde por el mundo. La carencia de valores morales y éticos es un asunto recurrente en varios países y hoy especialmente se siente con alguna intensidad en Colombia.

James Austin, profesor titular de Harvard Bussines School y autor de numerosos textos de gerencia estratégica para los países en desarrollo estuvo en Colombia exponiendo sus conceptos sobre ética, corrupción y liderazgo.

Invitado por el semanario Portafolio, el programa Presidentes de Empresas de la Universidad de los Andes y la Fundación Buen Gobierno, Austin presentó los grandes desafíos de la gerencia ética.

Para comenzar, aclara que la ética no es un asunto particularmente de políticos, sino que está presente en las organizaciones empresariales y puede envolver fácilmente a los individuos que se mueven en estos ambientes.

Las trampas Enfrentar el problema de ausencia de ética no es cosa sencilla. El asunto es complejo porque a veces es difícil de resolver el dilema entre lo bueno y lo malo, máxime cuando no hay información suficiente, ni manera de medir qué tan bueno y qué tan malo pueden resultar los actos.

Muchos se preguntan por qué gente buena, toma malas decisiones éticas?.

Una clave para entenderlo la da Austin con lo que denomina las trampas de la ética. Hay que reconocerlas bien para no caer en ellas.

1- Trampa de, solo esta vez: Por lo general quien da el primer paso, también da el segundo. El tercero es más fácil aún de tomar.

2- No seré descubierto. El argumento de que, cómo no se darán cuenta entonces no hay problema. Pero no hay que confiar mucho en esto.

3- Donde fueres haz lo que vieres ( When in Rome ). Si todo el mundo lo hace debe ser aceptado. Sin embargo esto no puede servir de excusa para justificar los actos no éticos.

4- La Ceguera moral. Mucha gente no sabe distinguir dilemas éticos. No sabe diferenciar entre lo bueno y lo malo. Unas cosas pueden ser sus valores y otras sus conocimientos.

5- Mutismo moral. Ocurre con frecuencia en las organizaciones. Uno sabe que lo que se está haciendo no es ético, pero no dice nada.

6- No existe norma al respecto. Suele decirse que cómo no hay nada escrito al respecto las cosas tienen vía libre. Pero no se puede esperar tener normas para cada actuación de las personas.

7- Siga la Ley. Es otra trampa en la que se suele caer. Voy a hacer siempre lo que esté dentro de la Ley, pero no siempre todo lo que está dentro es ético.

8- Obediencia. Los empleados argumentan que están cumpliendo órdenes. Lo que me dijeron.

9- La empresa me protegerá. Estoy haciendo esto por bien de la compañía. Sin embargo, cuando aparecen los problemas éticos, la empresa buscará un chivo expiatorio. La mayoría de las veces, en las crisis nadie va a proteger a los individuos.

A un alto precio Los efectos de la carencia de ética en las organizaciones, individuos y naciones no son despreciables.

Genera costos para el país, pues cuando hay corrupción hay desvío de recursos a usos menos productivos, lo cual daña el rendimiento económico.

Causa trastornos políticos (casos recientes como los de Venezuela, Colombia y Estados Unidos) ocasionando factores des tructivos en la marcha del país lo que a su vez genera dañinos efectos económicos. La gente no quiere invertir, no quiere tomar riesgos.

Se produce igualmente una especie de erosión civil, que no es otra cosa que la pérdida de la confianza que el pueblo tiene en el sistema político. Si los políticos no se comportan éticamente, el pueblo tampoco lo hace, se siente una cierta licencia para comportarse de la misma manera.

Pero los costos económicos para las empresas que presentan carencias éticas no son pocos.

Señala Austin que hay costos legales en los casos en que la empresa debe reembolsar dinero a la clientela engañada.

Muchas veces se arriesga el prestigio de la compañía. No son solo las multas en que se puede incurrir cuando se alteran los principios éticas, también el daño que se le puede hacer a la reputación de la compañía.

En las organizaciones los actos no éticos afectan la marcha de la empresa por el desánimo que se puede generar.

Los costos sobre la competitividad se hacen evidentes. Puede dañarse la posición frente a sus competidores.

A nivel del individuo se arriesga el prestigio profesional y personal frente a sus colegas.

Otro costo de la carencia de ética se refleja en la pérdida de autoestima.

Finalmente, Austin concluye: Hay que reconocer que las buenas decisiones éticas no son siempre un buen negocio en el corto plazo. Pero las malas decisiones éticas son en todo caso un mal negocio, siempre.

Cómo mejorar Para fortalecer la actitud ética, Austin aconseja una serie de estrategias.

-La auto-reflexión. El individuo debe reflexionar sobre lo que es importante en la formación profesional, personal y filosófica.

-Conócete a ti mismo. Es importante expresar lo que uno tiene adentro para cuando se encuentre frente a un dilema ético se tenga más claro el pensamiento.

-Es importante hablar sobre los principios éticos. Este no debe ser un tema del cual no se discute. Los individuos deben expresar razonablemente los desacuerdos.

Austin también recomienda unas pruebas a la hora de distinguir los dilemas éticos.

-La prueba de la notoriedad. Consiste en decir, si yo tomo está acción, estaría bien salir a contarlo?.

-La prueba de la universalidad. Qué pensaría el mundo entero si acometo lo que pienso hacer? -Reciprocidad. Me gustaría que me hicieran lo que voy a hacer? -Prueba del Legado. Estaría satisfecho que este acto hiciera parte de mi historia? -Duda. Si hay dudas éticas, lo mejor es no hacerlo.

-Prueba del espejo. Cómo se sentiría en la mañana frente al espejo, después de acometer este acto?.

Por otro lado, Austin aconseja fortalecer las empresas para protegerse de actos no éticos de los individuos que interactúan en las organizaciones.

-En primer lugar recomienda utilizar herramientas analíticas. A través de estas se puede conocer quienes son los grupos e intereses que se mueven al interior.

-En segundo lugar, analizar las consecuencias de estas actitudes para las propias organizaciones. (Recuérdese, por ejemplo, los efectos económicos que generan).

-Y en tercer lugar, buscar alternativas y planes de acción que conduzcan a una actuación ética de los individuos.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
10 de junio de 1996
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: