Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CUÁNTOS HABITANTES TIENE BOGOTÁ

Este sí que es el misterio de los misterios. Nunca, en los 175 años que Bogotá lleva como capital de Colombia, desde 1821, ha sido posible saber con exactitud, con plena certidumbre, el número de sus habitantes. Los censos bogotanos podrían mostrarse como una antología del disparate. El de 1835 arrojó 51.038 habitantes y el de 1843 se bajó a 40.086, para volver a subir en 1848 a 52.393 y desplomarse en 1851 a 29.649 habitantes. Al terminar el siglo, la población de Bogotá se calculaba entre 95.000, 120.000 y 180.000 habitantes.

No han sido mejores las cosas en el siglo XX. En 1975, durante la administración del cofrade Palacio Rudas, se hizo, por iniciativa de la Secretaría de Gobierno, un censo demográfico de Bogotá, que arrojó un total de 5.400.000 habitantes, cuando nadie le calculaba más de dos millones y medio. No sabemos por qué se prohibió la divulgación de este censo.

El de 1993, o lo que de él se ha filtrado a los medios, le da a la capital seis millones setecientos mil habitantes; pero en un boletín que se anuncia para estos días, el inefable Dane rectifica este guarismo y dice que la población de Bogotá no excede los cinco millones cuatrocientos mil habitantes. Los mismos que hace veintiún años contabilizó la Secretaría de Gobierno.

Qué confiabilidad puede ofrecer este dato reciente que nos presenta el Dane? Será posible que el censo de 1993 se hubiera desfasado en más de un millón de habitantes? Porque para calcular la población de Bogotá basta una consideración elemental. Si la ciudad tiene 1.200 barrios, o más, los cinco millones cuatrocientos mil darían un promedio de 4.500 habitantes por barrio, demasiado bajo, cuando hay barrios con más de cincuenta mil habitantes, y ninguno con menos de diez mil; pero supongamos que el promedio es muy bajo, de solo 6.000 habitantes por barrio, y ya tenemos 7.200.000 habitantes.

Si el Alcalde Mayor aspira a realizar una administración memorable, su primera obligación es la de establecer el número de habitantes de Bogotá, y sus necesidades, para que la Capital pueda ponerse a tono con el Programa Hábitat, convenio mundial que nuestro país acaba de suscribir en Estambul. Antes que ciclovías fantásticas, y complicados anuncios del IDU, lo que Bogotá necesita es un censo exacto de población, de vivienda y demás asuntos que rodean la vida cotidiana, y sobre los cuales no hay datos que permitan organizar los programas adecuados.

* * * Las grandes ciudades se están convirtiendo en muy serios problemas. La planificación para el futuro, que poco se utiliza en estos centros inmensos de ciudadanos, podría ser la gran solución, pero el interés monetario, las ambiciones, los deseos de levantar gigantescos edificios, rompen con el orden trazado y las urbes colosales dificultan y hasta impiden ofrecer las comodidades de que podrían disfrutar sus habitantes.

Otro problema lo constituye el desalojo del campo. Los peligros que hay en él, como sucede en Colombia, empujan a miles de campesinos a querer vivir no en sus pequeñas parcelas, sino en casas difíciles de conseguir, por otra parte, pero con mayor seguridad que en un campo solitario, donde la guerrilla y los narcos son en muchos sitios la ley suprema. Urge que la planeación urbana adopte todas las medidas para que el desarrollo de las ciudades no termine por devorarlas. Es preferible crear ciudadelas alrededor de la gran capital para evitar las múltiples dificultades que traen consigo aquellas ciudades en desaforado y constante crecimiento.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
25 de junio de 1996
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�