Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CÓMO ACCEDER AL SUBSIDIO PARA VIVIENDA

El Instituto Nacional de Vivienda de Interés Social y Reforma Urbana (Inurbe) tiene como objetivo fomentar las soluciones de vivienda de interés social y promover la aplicación de la reforma urbana. No realizará actividades de construcción de vivienda nueva o lotes con servicios, ni entregará más créditos hipotecarios individuales. Mediante asesoría técnica y social a los municipios, organizaciones populares de vivienda, organizaciones no gubernamentales, constructores particulares y administrando los recursos del subsidio familiar debidamente, se pretende cumplir con los objetivos señalados.

Mediante el subsidio familiar de vivienda, aporte que el Estado da por una sola vez al beneficiario, se busca colaborarle con la adquisición de una vivienda de interés social, sin que tenga que devolverlo. Es requisito que el potencial beneficiario no posea vivienda, tenga un grupo familiar conformado, que este grupo familiar tenga un salario menor o igual a cuatro salarios mínimos legales (260 mil pesos), y que demuestre un aporte previo al programa en ahorros o cesantías equivalentes al cinco por ciento del valor de la solución habitacional a la cual se aspira. Los procedimientos de acceso al subsidio familiar de vivienda se clasifican en individuales y asociativos. El primero de ellos permite al beneficiario adquirir un lote urbanizado o una vivienda nueva, en un programa que previamente ha sido presentado al Inurbe por un constructor particular para su declaratoria de elegibilidad. Por su parte, el procedimiento asociativo permite obtener cualquiera de las soluciones de vivienda de interés social a través de programas colectivos o dirigidos, siempre y cuando su precio no supere el equivalente de 50 salarios mínimos legales, 3 millones 200 mil pesos. La vivienda de postulación individual es aquella que no tiene un valor igual o menor a 135 salarios mínimos legales, ocho millones 800 mil pesos, en ciudades con más de 500 mil habitantes; 120 salarios mínimos en poblaciones con menos de 500 mil, pero más de 100 habitantes y 100 salarios mínimos (6.520.000 pesos) en localidades con menos de 100 mil personas. El estado otorgará hasta 15 salarios mínimos legales, 920 mil pesos, en procesos asociativos de autoconstrucción y habilitación o mejoramiento en soluciones de igual valor o inferiores a 50 salarios mínimos mensuales. Y entregará hasta 12 salarios a quienes lo soliciten individualmente, y que hará parte integral de la vivienda nueva que ofrecen los constructores particulares. Esta cuantía se reajustará de acuerdo con la variación del salario mínimo legal del año anterior. Para acceder a este subsidio inicialmente los constructores privados, organizaciones populares de vivienda, organismos no gubernamentales, municipios y demás entidades en condiciones de ofrecer vivienda deben presentar sus programas a Inurbe. El instituto, luego de analizarlos, los declarará elegibles y los dará a conocer para que las personas escojan de entre ellos la solución que más leconvenga. El oferente es el único responsable de la ejecución y calidad del proyecto. La persona reclama en el Inurbe un formulario único de solicitud para que lo responda. Además declarará que ninguno de los miembros posee vivienda, señala el plan o programa que previamente calificó como elegible al cual se el aplicará el subsidio y su valor. Así mismo, acreditará que hará un aporte previo, representado en cesantías, ahorros, tierra o materiales, según el programa, equivalentes al cinco por ciento del valor de la solución. A través de un sistema especial por computadora se seleccionarán las personas a beneficiarse con el subsidio. Aquellas que resulten beneficiadas recibirán notificación y también se darán a conocer los nombres de los beneficiarios a través de los medios masivos de comunicación. El subsidio familiar de vivienda se hará efectivo una vez el vendedor o quien suministre la solución escogida por el beneficiario presente la escritura registrada. De otro lado, con el subsidio familiar de vivienda para mejoramiento sólo se atenderán aquellos hogares que no cuenten con las condiciones mínimas acometidas de servicios públicos, calidad de materiales o espacio habitacional. La solicitud de este subsidio es únicamente asociativo, es decir, solamente se recibirán planes o programas de mejoramiento de cinco o más soluciones de vivienda para grupos de familias que cuenten con personería jurídica y representación legal. El Valor del mejoramiento propuesto podría ser hasta cincuenta salarios mínimos mensuales y la vivienda una vez mejorada no podrá valer más de los topes relacionados anteriormente. Creciente déficit Se estima que en Cali el déficit de vivienda de interés popular alcanza las 56.600 unidades residenciales. Entidades como Inurbe, Invicali y cajas de compensación familiar tratan de reducir este faltante, que se agudiza con la inmigracion de familias de sectores populares. También la inversión en el sector inmobiliario está en jaque. Las estadísticas demuestran el desinterés de los inversionistas en construir vivienda para arrendar. Mientras en la década del 50, el volumen de las viviendas para arrendamientos era del cuarenta por ciento, esta decreció en 1990 al 24 por ciento. Esto indica que de seis millones 500 mil viviendas hay un millón 600 mil en arrendamiento, cuando deberían ser de dos millones y medio para atender la demanda. La oferta de vivienda de arrendamiento se ha restringido, situación que ha generado sobrepecios en los cánones. En este contexto, Cali se considera la excepción en cuanto a vivienda para arrendamiento, debido a los programas existentes por parte del sector privado. Juan José Uribe, gerente del BCH Los programas de vivienda de interés social están avanzando muy lentamente. Estas iniciativas no han arrancado a pesar del propósito demostrado por el Gobierno Nacional. El Instituto Nacional de Vivienda de Interés Social Social y Reforma Urbana (Inurbe) dispone actualmente de los recursos para atender un buen porcentaje de la demanda. Sin embargo, se ha atrasado la aprobación de los proyectos. Una vez más la tramitología es enemiga del desarrollo económico y social. También hay algo de aparente desconocimiento por parte de los usuarios sobre las bondades del sistema. Hasta el momento no tengo información sobre posibles influencias políticas o de otro orden, en la adjudicación de los programas, como tampoco del mismo subsidio a los beneficiarios individuales o asociados. En la actualidad el Banco Central Hipotecario (BCH) tiene en su carpeta un proyecto para esta clase de vivienda en el municipio de cali, pero no se ha podido terminar con toda la documentación requerida. A nivel de costos, es importante que se agilice la aprobación de cada uno de los proyectos. Debe tenerse en cuenta que el valor de las construcciones se incrementa por lo menos en un tres por ciento, cada mes.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
25 de febrero de 1992
Autor
Clara María Navia

Publicidad

Paute aqu�