Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LA VIUDA DEL JEFE PARA

Los 17 comerciantes fueron emboscados en un paraje en los límites de Boyacá y Santander. Era la tarde del 6 de octubre de 1987.

Los 17 comerciantes fueron emboscados en un paraje en los límites de Boyacá y Santander. Era la tarde del 6 de octubre de 1987.

Hombres que se identificaron como miembros de las Autodefensas del Magdalena Medio los bajaron a la fuerza de cuatro vehículos en los que transportaban sus mercancías y, simplemente, se los llevaron.

Llegaron a la finca El Diamante, ubicada en Puerto Boyacá (Boyacá), de propiedad de Henry de Jesús Pérez, uno de los fundadores de los grupos paramilitares en esta zona y en el país.

Allí los condujeron a la llamada Escuela 01 , lugar de entrenamiento de sicarios, diseñado por el mercenario israelí Yair Klein. Luego de unos minutos, los amarraron frente a los polígonos y los asesinaron a bala.

Al día siguiente, sus cuerpos fueron descuartizados con motosierras en el sitio Palo de Mango y, para no dejar rastros, los arrojaron a las aguas del caño El Ermitaño, afluente del río Magdalena. El hecho se convirtió en la más grande matanza de los paras en la época.

Catorce años después, la justicia condenó a una mujer por esta masacre. No sólo es la única condenada por este caso sino también de la primera mujer en la historia del país que tiene que responder por un asesinato múltiple.

Se trata de Luz Marina Ruiz Gómez, la esposa del ahora fallecido Henry Pérez.

El Juzgado Unico Penal del Circuito Especializado de San Gil (Santander), que llevó el caso, sentenció a 25 años de prisión a Ruiz Gómez como cómplice del delito de homicidio agravado.

El juez determinó que la viuda de Henry Pérez conocía el plan que tenía su esposo para asesinar a los comerciantes lo cual, según su sentencia, la implica directamente con el crimen.

Aunque las autoridades señalan que más de una veintena de hombres de Henry Pérez participaron en esta matanza, ninguno otro se encuentra detenido. Inclusive, uno de los autores materiales es buscado por la Interpol, porque se cree que reside en Estados Unidos.

Todos los sindicados son miembros de las autodefensas del Magdalena Medio, un grupo creado a mediados de los 80 por los entonces capos del narcotráfico Pablo Escobar Gaviria y Gonzalo Rodríguez Gacha, El Mexicano , para proteger sus intereses en la región que estaba en manos de la guerrilla.

Para tal efecto, entrenaron a decenas de sicarios, muchos de ellos desertores de la guerrilla como Alonso de Jesús Baquero Agudelo, alias Vladimir .

El entrenamiento del ejército de paramilitares estaba a cargo de mercenarios extranjeros tipo Yair Klein y otros menos famosos como Amancia N., Zadaka N., Dean N. y Teddy N.

El hombre encargado de manejar a todo el grupo era Gonzalo Pérez, uno de sus fundadores y su máximo jefe. Sus hijos Henry y Marcelo Pérez, le seguían en la línea de mando.

Los Pérez también crearon la Asociación de Ganaderos del Magdalena Medio (Acdegam) a la que presentaban como una entidad con fines altruistas que ayudaba a los campesinos de la región, víctimas de la subversión.

Pero según la investigación de las autoridades detrás de esta empresa ocultaban sus actividades de paramilitarismo y recibían financiación de Escobar y Rodríguez Gacha para vigilar sus propiedades y prestarles seguridad personal a través de sicarios.

Testigos.

Alonso de Jesús Baquero fue el primero de tres testigos que enredaron a Luz Marina Ruiz en este caso.

Este hombre, que en la actualidad purga una larga condena en la cárcel de Palmira (Valle) por varias masacres, aseguró que doña Marina era la pagadora de Acdegam y manejaba cuentas de los paramilitares, junto con Alejandro Echandía, conocido como Chocolate , y Carlos Lesmes .

Además, afirmó que ella era la encargada de girar cheques y pagarles a personas como él los servicios prestados a la organización.

Sin embargo, hay otras declaraciones, que se refieren a Luz Marina Henao, esposa de Henry Pérez como la responsable del manejo del dinero y no a Luz Marina Ruiz Gómez.

Por esta razón, Joaquín Rueda, abogado de la implicada, señala que se trata de dos personas diferentes y que no se ha probado aún, ni se ha encontrado constancia en las cuentas de Luz Marina Ruiz Gómez, sobre los giros de dichos cheques.

Otro de los testigos, conocido como Robinson Gutiérrez de la Cruz, contó al juez que un miembro de la banda de Pérez, que después fue asesinado, le dijo que las mercancías de los comerciantes sacrificados fueron vendidas luego.

El muchacho que mataron en Barranca señala Gutiérrez me dijo que una parte de la mercancía había sido llevada para vender en un almacén que administra la esposa o una hermana de Henry Pérez en Puerto Boyacá, la otra lo que yo sabía es que la llevaron a la base al teniente Pertuz .

La defensa de la viuda afirma que ella nunca vendió dichas mercancías y que no está probado que la mujer a la que se refiere el testigo sea Luz Marina Ruiz Gómez.

Pero el juez asegura lo contrario: De esta versión podemos ya, sin temor a equivocación, vislumbrar la existencia de una mujer, esposa de Henry Pérez o hermana, con relación directa en sus asuntos personales y empresariales sin que se hubiera dado su nombre pero con el análisis probatorio que aquí se emprende nos dirige unívocamente a Luz Marina Ruiz Gómez, hoy enjuiciada .

El mayor del Ejército Oscar Echandía Sánchez, el último de los testigos contra Ruiz Gómez, afirmó que su hermano Alejandro Echandía en una oportunidad lo llamó desde Bucaramanga y le dijo que el día de la matanza de los 17 comerciantes estaba presente Luz Marina Ruiz Gómez con sus tres hijos (de 7 y 5 años y 11 meses).

Alejandro Echandía era socio de los Pérez y resultó asesinado por diferencias con Henry.

Ante estas acusaciones, la esposa de Henry Pérez le dijo a EL TIEMPO: A qué monstruo se le ocurriría llevar a sus hijos menores, entre ellos un bebé de 11 meses, a una clase de acto como ese. Jamás hice eso. No hay una sola prueba que lo demuestre. Nunca participé en las cosas de mi marido. Estoy pagando por ser la viuda de Henry Pérez y porque la justicia no ha podido capturar a quienes realizaron esas muertes . (ver recuadro).

Oscar Echandía hizo sus declaraciones antes de acogerse a una sentencia anticipada para rebajar su condena. Ahora, se encuentra pagando una larga pena en Cali por otra masacre.

Pero no todos los testigos en el proceso están contra Ruiz Gómez. En el expediente se recogen las versiones de general (r) Miguel Alfredo Maza Márquez, entonces director del DAS y uno de los más acérrimos enemigos de los Pérez, de Pablo Escobar y de Gacha, quien sostiene que luego de investigaciones se demostró que la viuda no tenía nada que ver con los hechos.

El proceso llegó ya al Tribunal Superior de San Gil que, en segunda instancia, será el encargado de decidir quién tiene la verdad en este caso.

La cacería.

Ese expediente también sirvió para intentar reconstruir, paso a paso, la masacre de los comerciantes.

Según las carpetas del caso, cuatro días antes de la matanza - afirma el juez- se reunieron en la finca El Diamante, Gonzalo Pérez, sus hijos Marcelo y Henry, Eduardo Ramírez, El Zarco , Marceliano Beto Panesso, Nelson Lesmes Leguizamón y Vladimir .

Fue en ese encuentro en donde se decidió eliminar a los comerciantes y apropiarse de sus mercancías y vehículos sin dejar huella.

Basados en rumores, Gonzalo Pérez y sus hijos sospechaban que los comerciantes podrían estar traficando armas y municiones desde Venezuela para la guerrilla. Pero eso nunca se comprobó.

Además, se dice, querían darles un escarmiento por no pagar los impuestos que exigían los paramilitares para poder transitar por su zona.

El seguimiento a los mercaderes fue encargado a Vladimir , quien, a la vez, encomendó de la misión a dos de sus hombres de confianza: El Mocho y Luis Alberto Arrieta Morales, Piraña .

Estos personajes - sostiene el juez- comenzaron la cacería de los mercaderes desde el sitio La Lizama, en la troncal del Magdalena Medio santandereano, donde empezaba el territorio de los paras .

Con radios de alta potencia comunicaban a sus jefes todos los movimientos de los negociantes y sus rutas. Esta táctica facilitó la interceptación y posterior asesinato en El Diamante.

En la masacre perdieron la vida los comerciantes Alvaro Lobo Pacheco, Gerson Rodríguez, Luis Domingo Zambrano Sauza, Israel Pundor, Alberto Gómez, Angel Becerra, Juan Bautista, Antonio Flórez Ochoa, Hernán Jauraqui, Carlos Arturo Riátiga, Reinaldo Corzo Vargas, Víctor Manuel Ayala, Alirio Chaparro, Huber Pérez, Alvaro Camargo, Rubén Pineda y Gilberto Ortiz.

Los negociantes habían partido el 4 de octubre de 1987 desde Bucaramanga con 70 millones de pesos en efectivo y tres camiones cargados de electrodomésticos, los cuales pensaban comercializar en Medellín. Luego de la matanza, los vehículos fueron quemados, desvalijados y sumergidos en un lago.

De estos mercaderes, sus carros, mercancía y dinero nunca se encontró el rastro.

Ella se defiende.

Luz Marina Ruiz Gómez, condenada a 25 años por la masacre de 17 personas, sigue alegando que es inocente. Le dijo a este diario: "estoy segura que se pretende castigar a Henry Pérez en la débil humanidad de Luz Marina Ruiz Gómez, la víctima perfecta en quien hacer recaer la falta de acción del Estado .

Según sus palabras habría inconsistencias en la resolución con la que la acusaron y en el fallo del juzgado. Con notorio esfuerzo - dice del juzgado- argumenta con base en incertidumbres, pareceres y presunciones una culpabilidad que no existe y que jamás existió".

"Jamás pertenecí a la junta de Acdegan, ni tuve injerencia alguna en ella, como se desprende del acta de constitución donde aparecen Gonzalo Pérez, Nelson Lesmes, Henry Pérez, entre otros, como miembros activos de Acdegan. Junta que fue conformada el 24 de junio de 1984 y que posteriormente sufrió modificaciones para incluir y retirar algunas personas, sin que tampoco en esta oportunidad aparezca mi vinculación con la misma".

"Jamás comercialicé dichas mercancías, no existe una solo persona que en conocimiento de primera mano así pueda afirmarlo. Se de varias versiones".

"Qué padre y que madre por infame que sean, harían participar a sus hijos de un hecho de semejante magnitud".

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
15 de julio de 2001
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: