Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

PARTOS BAJO EL AGUA Y SIN DOLOR

Ahora las madres tienen una nueva opción para vivir el inolvidable momento del nacimiento de su hijo a través del parto bajo el agua, presentándose menos dolor que durante el parto natural o incomodidades a través de cesárea.

Sumergidas en agua desde la cintura hasta los pies, las madres pueden disfrutar realmente del instante en que ven al bebé llegar al mundo, terminando con el tradicional concepto de dolor que se había fijado en las mujeres a través de varios siglos y se reafirma mucho más durante los últimos meses de embarazo.

A través de este sistema las mujeres no tienen que estar en una sala fría y llena de fuertes luces, con personal desconocido para ella, ni soportar las contracciones o todas las molestias que estas producen y generalmente los médicos tratan de reducir a través de drogas.

Cuando se produce el parto en el agua, la madre se encuentra en un ambiente grato y conocido por ella; generalmente se familiariza con quienes la acompañan, el lugar se mantiene a media luz con la música de su predilección, en compañía de su esposo y demás familiares.

Inolvidable momento La sensación materna comienza cuando el cuerpo de la mujer es acariciado por la grata sensación de inmersión en el agua previamente acomodada a su temperatura corporal. La futura madre sabe que puede controlar el momento del parto, que es tan especial que lo podrá recordar toda la vida, cuando vea a su hijo.

El parto en el agua es útil para la mayoría de las mujeres al igual que para la mayoría de las madres y su hijo, porque cuando la mujer da a luz puede acomodarse en la posición que le parezca más conveniente durante la salida del bebé. Puede estar semi acostada, en cuclillas, de rodillas, o como se sienta mejor.

El corte realizado por los médicos para aligerar la salida del bebé (episiotomía), casi nunca se practica cuando el parto es en el agua.

Aún no han podido ser establecidas las razones por las que el parto en el agua es menos doloroso que cuando ocurre al aire, ni tampoco por qué este proceso se lleva a cabo con mayor rapidez, que en una sala de partos.

Sin embargo, algunos sostienen que las diferencias pueden deberse a que la mujer se encuentra en un ambiente tan grato que su cuerpo libera una serie de sustancias químicas naturales llamadas endorfinas, que favorecen la dilatación del cuello uterino.

Lo cierto es que todas las madres que han tenido a sus bebés a través de partos en el agua han manifestado que se trata de una experiencia muy diferente al parto tradicional. Sostienen que disfrutaron el nacimiento mucho más porque se encontraban en compañía de sus seres queridos.

Cuando el bebé sale, el padre puede ser quien corte el cordón umbilical para darle libertad a este nuevo ser que representa una gran satisfacción para sus padres desde el momento en que lo ven llegar al mundo.

En el Hospital Metropolitano de la ciudad de Barranquilla, muchos de los partos están siendo realizados bajo este sistema y las madres dan permanente testimonio de las experiencias vividas.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
23 de octubre de 1995
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�