LA EXTORSIÓN PRENDE LA CÁRCEL MODELO

LA EXTORSIÓN PRENDE LA CÁRCEL MODELO

El combate se desató a las 5:30 de la tarde del pasado lunes, después de la jornada de visita, cuando un guerrillero de las Farc, recluido en el patio uno de la Cárcel Nacional Modelo, disparó contra un delincuente común al servicio de los miembros de las autodefensas, quien protestó por el cobro de una extorsión.

4 de julio de 2001, 05:00 am

El combate se desató a las 5:30 de la tarde del pasado lunes, después de la jornada de visita, cuando un guerrillero de las Farc, recluido en el patio uno de la Cárcel Nacional Modelo, disparó contra un delincuente común al servicio de los miembros de las autodefensas, quien protestó por el cobro de una extorsión.

El incidente prendió la mecha de lo que podría considerarse la más grande batalla campal de los últimos años en la principal cárcel del país entre guerrilleros, delincuentes comunes, narcotraficantes y paras presos.

El enfrentamiento en la Modelo, cuya capacidad es para 2.000 reos y alberga 5.125, duró 17 horas y dejó 10 internos muertos y otros 15 heridos.

Luego de la muerte del delincuente común, sus compañeros, detenidos en el patio 3, buscaron el respaldo de los hombres de las autodefensas, presos en los patios 4 y 5.

El caso llegó a oídos de uno de los jefes paramilitares, recluido en el pabellón de máxima seguridad de la Modelo, quien dio la orden a por lo menos 150 de sus hombres de atacar a los subversivos. Al plan también se unieron varios narcotraficantes.

La consigna era tomar el control de los patios 1 y 2 y acabar con el negocio de la extorsión que, según los reos y las propias autoridades, montó la guerrilla desde tiempo atrás.

Sin embargo, unos 400 guerrilleros de las Farc y del Eln, recluidos en esos patios, conocieron de los planes de los paramilitares y los estaban esperando. Sacaron sus armas de las caletas de los pisos, baños y paredes y se atrincheraron detrás de muros y pasillos del penal.

Extorsiones.

Según versiones de algunas autoridades, respaldadas por testimonios de varios presos, los guerrilleros extorsionan desde hace tiempo a los otros reclusos en la Modelo. Esta práctica se utiliza para ganar poder dentro del penal y obtener recursos de financiación.

En este caso, el enfrentamiento se produjo porque los guerrilleros cobraban a otros internos entre 600 mil y tres millones de pesos por dejarlos alojar en las celdas de los patios que ellos controlan. Cifras similares también serían exigidas por los paras .

John Jairo Velázquez Vásquez, Popeye , ex jefe militar del cartel de Medellín, afirmó ayer, desde su celda de la Modelo que los presos estaban cansados de los actos de la guerrilla y que por esa razón fue el enfrentamiento.

Sin embargo, el presidente del Comité de Solidaridad con los Presos Políticos, Agustín Jiménez, dijo que el ataque fue de los paramilitares y negó que los guerrilleros estén extorsionando en el penal. "Si fuera cierto, a los presos políticos los habrían atacado también desde su mismo patio y habrían sido dominados fácilmente".

Jiménez agregó: "Hemos venido denunciando desde hace un año y dos meses un plan de los paramilitares de tomarse las cárceles de Colombia y de acabar con las mesas de concertación. Ellos han decidido atacar a los presos políticos de las cárceles para acallarlos".

Según sus palabras, la amenaza de los paras se concretó hace un año con la masacre de 27 presos comunes.

Según expertos de la Policía y del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), que ingresaron al penal, en la batalla se utilizaron escopetas calibre 12, fusiles AK-47, R-15 y 5.56, ametralladoras 9 mm., pistolas 45 y revólveres de diferentes calibres.

Encontramos cartuchos de ametralladoras M-60, lanzagranadas y unas 40 granadas, de fragmentación y de 40 mm., diseminadas por todos los pasillos de los patios 1 y 2, que dejaron los guerrilleros , explicó uno de los integrantes del Grupo de Operaciones Especiales (Goes) de la Policía, que ingresó al penal a controlar la situación.

El combate dejó semidestruidas las paredes de los patios 1 y 2 y dos puertas dinamitadas.

Los enfrentamientos fueron controlados a las 9:30 de la mañana de ayer, luego del ingreso de más de 500 hombres de los grupos Copes y Goes de la Policía y Cores y Gri del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec).

Unos 2.000 hombres de los grupos especiales tuvieron que ingresar dos veces al penal para retomar el control. Primero lo hicieron a las 4 de la madrugada de ayer y luego a las 8 de la mañana.

Los comandos encontraron un televisor lleno de granadas, explosivos Super Anfo, TNT, C4 y dinamita en bolsas de supermercado, 16 bombas caseras y abundante munición.

Más de 2.500 presos de los patios 1 y 2 fueron concentrados por los grupos especiales en el campo de fútbol del penal (ubicado en la parte trasera de la cárcel), donde los desnudaron y revisaron.

Ante los enfrentamientos en la Modelo y demás disturbios y fugas en otros presidios, las directivas del Inpec declararon por 90 días la emergencia carcelaria en los 173 penales del país. Con la determinación, el Inpec puede cambiar las normas de funcionamiento interno de las cárceles, movilizar sindicados y condenados sin permiso de la Fiscalía, realizar transferencias presupuestales entre los penales y hacer obras sin licitación.

El general (r) Fabio Campo Silva, director del Inpec, tiene la facultad para suspender, trasladar o reemplazar a los funcionarios del Instituto que estén involucrados en faltas disciplinarias y en sucesos que ocasionen la alteración del orden en los penales.

De otro lado, anoche comenzaron los traslados de 100 reclusos de la Modelo a La Picota. El Inpec informó que un número similar será reubicado en los penales de Valledupar y Girardot.

El procurador general, Edgardo Maya Villazón, dijo que debe revisarse a fondo la existencia del Inpec. En el mismo sentido se pronunció el fiscal (e) Pablo Elías González: si no se acaba el Inpec, por lo menos debe replantearse totalmente .

ENFRENTAMIENTO CON CARTAS.

Los hechos de la Modelo generaron ayer un cruce de cartas entre la Fiscalía y el Ministerio de Justicia.

Ayer, el vicefiscal general de la Nación, Pablo Elías González, en carta al ministro de Justicia, Rómulo González, dijo que el pasado 26 de junio se tenía previsto una diligencia de allanamiento en la Modelo, tras la muerte de cuatro reclusos.

El Vicefiscal dice que la diligencia, cuyo fin era encontrar armas en los pabellones de la cárcel, se había coordinado en un comité de Policía Judicial, del que participó el Ejército, la Policía y el propio Inpec, quien aportaría el Grupo de Reacción Inmediata (Gri), para la toma sorpresa de la cárcel.

Sin embargo, el Vicefiscal afirma, que recibió una comunicación de la Policía Metropolitana de Bogotá en la que se pidió la suspensión de la diligencia.

La razón, según el comandante de la Policía Bácata de Bogotá, coronel Luis Alejandro Gómez Villalobos, el subdirector del Inpec, coronel Luis Bernardo Maldonado, le manifestó que había recibido órdenes del Ministro de Justicia para trasladar detenidos y por ese motivo no podía asignar personal .

Funcionarios de la Fiscalía le dijeron que si se hubiera hecho la toma de alguna manera se hubiera logrado evitar masacres como la que ocurrió.

Por su parte, el ministro González replicó que tal afirmación es absolutamente falsa . El Ministro de Justicia jamás ha negado los apoyos necesarios para operaciones como la anunciada en su comunicación. Al contrario a usted le consta que los he requerido en varias oportunidades .