Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

PRODUCIR CEREALES EN COLOMBIA NO ES RENTABLE

Cada mañana nueve empresas productoras de cereales libran una de sus más difíciles batallas en la mesa de los colombianos: cambiar sus costumbres al desayuno.

Florecida en medio del apagón y competida en los dos años posteriores, esta industria del azúcar, el trigo y el maíz, encontró tal potencial en Colombia que hoy hay cerca de 60 productos diferentes en la estantería de los supermercados nacionales.

Categorías como las nutritivas y las infantiles duplicaron en el último año su presencia en supermercados.

Pero el crecimiento acelerado de la oferta empieza a mostrar síntomas de saturación.

El último remezón, causado hace tres meses por el ingreso al mercado de los cereales importados por Nestlé, ha puesto a pensar tanto a las comercializadoras como a los fabricantes nacionales en la sensibilidad de un negocio, que parece reorganizarse cada vez que entra al mercado una multinacional.

Los ingresos más fuertes fueron protagonizados por los cereales de Nestlé (Corn Flakes, Gold, Milo y Trix), Quaker (Crunchy Corn Bran, 100% Natural, Oat Squares, Life y Cap n Crunch) y la línea remozada de Kellog s (Fresi Krispies, Choco Krispies y Fruity Krispies).

La sorpresa, lejos de los sabores y colores, la dieron los precios. Cereales importados de Estados Unidos y Canadá, como los de General Mills y General Foods, que hace un año y medio eran los únicos y estaban entre 4.500 y 6.000 pesos la caja intermedia, hoy cuestan alrededor de 3.000 y compiten con importados de 1.500 y 2.000 pesos.

La razón? El ingreso de multinacionales extranjeras, cuyas plantas foráneas fabrican hace años cereales para el desayuno y pueden importar a muy bajos costos para morder el mercado de la única extranjera con planta en Colombia: Kellog s.

Pero todos estos ingresos extranjeros son, según importadores independientes, sólo una inversión de oportunidad.

Las cifras Cifras recientes, recogidas por una empresa importadora de cereales que prefiere no ser identificada, muestran que en 1993 se comercializaban en el país 3.000 toneladas de cereal en caja y en el 94 esa cantidad subió a 3.470 toneladas, lo cual significó un crecimiento del 16 por ciento.

Con anterioridad al 93, las cifras también fueron positivas. Entre el 91 y el 92 las ventas crecieron el 30 por ciento, mientras que entre el 92 y el 93 se incrementaron en la misma proporción.

Para el 95 la expectativa de crecimiento en ventas es superior al 10 por ciento, lo que equivaldría a un movimiento de 20.000 millones de pesos este año.

Las cifras hasta el 94 aumentaron a la par del consumo per cápita nacional, que hoy se estima en 200 gramos por individuo al año. Esta proporción equivale a casi el 60 por ciento del contenido de una caja promedio de cereal, cuyo peso neto es 350 gramos y a la cuarta parte del consumo anual venezolano.

Según el sondeo de mercados de agosto, adelantado por una firma especializada, el porcentaje de participación de las empresas en el negocio sí ha sentido los cambios.

Si bien Kellog s era el productor y comercializador único hace cuatro años, cuando tenía el 95 por ciento del mercado, en este último año ha bajado su participación al 75 por ciento.

La empresa, sin embargo, por políticas internas, no comentó al respecto. El 24 por ciento de diferencia lo han absorbido los cereales importados y el 1,0 por ciento restante la única productora nacional, Productos Granny.

Entraron a toda La oportunidad de mercado la vislumbraron, hace dos años, los gigantes de la industria alimenticia mundial.

Un apagón prolongado, el clima y la disposición a consumir nuevos productos los convencieron.

Por eso, Kellog s inició la importación de cereales en caja de su planta en Venezuela (Fruit Loops, Chokos, Speedy Loops), al mismo tiempo que Colombina- General Foods la inició de Estados Unidos con la marca Post (Raisin Bran, Toasties, Honey Comb, Alphabits, Crispy Critters, Cocoa Pebbles y Fruity Pebbles).

Paralelamente entraron la Compañía Nacional de Chocolates, que importa los cereales Maizoro de México (Choco Maizoro, Azucarada y Corn Flakes), Purina, con los Ralston de E.U. (Magic Stars y Cookie Crisp), la comercializadora colombiana Corbeta con McDougal de Ecuador (Corn Flakes y Arroz Crocante), la Distribuidora Interamérica, con General Mills de E.U. (Cocoa Puffs, Kaboom, Lucky Charms, Cinnamon Toast Crunch y Franken Berry), Productos Granny de Colombia (Super Trigs, Floops y Dino Chocs) y las multinacionales Quaker y Nestlé con los productos mencionados anteriormente. Estas últimas importan los cereales de Canadá y Chile, respectivamente.

Sí, el mercado está saturado pero sigue siendo una oportunidad interesante y muy rentable , dice Margarita Cruz, gerente de producto de Colombina-General Foods, especialmente ante la posibilidad de otro apagón .

Por qué todo se importa? Aunque hay intentos nacionales, quienes mandan en cuestión de cereales listos para el desayuno son los extranjeros.

Al parecer, la calidad de producto y presentación de las firmas que controlan la producción mundial de cereales fríos (Kellog s, Kraft General Foods, Nestlé, Quaker y General Mills) es imbatible.

Si alguien me invitara ahora mismo a meterme al negocio de los cereales de desayuno tendría que estar loco para decir que sí. Es imposible competir con las extranjeras , dice Esteban Venegas, gerente general de Productos Granny, la única firma nacional que desde hace un año fabrica cereales para niños.

Difícil negocio La verdad es que montar un negocio de cereales en el país es en extremo costoso. Hoy vale lo mismo importar el cereal como insumo que traerlo como producto.

En principio, esa diferencia es un proceso de maquila, exigente en costos de energía, que desestimula al potencial de inversionistas nacionales. Contribuyen, también, los aranceles sobre los insumos y la poca infraestructura para movilizar el producto a puertos.

A ninguna empresa internacional se le ocurre entrar ahora al negocio de fabricación en Colombia , dice el directivo de una multinacional con sede en el país, que prefiere reservar su identidad.

Actualmente es tan costoso trasladar un cereal de Buenaventura a Cali como de Nueva Orleans (Estados Unidos) a Buenaventura. Ahora, haciendo ese cálculo en insumos, nunca sería un negocio rentable , agrega el directivo.

Construir una moderna planta en el país cuesta cerca de 10 millones de dólares (9.500 millones de pesos). Sólo con este capital un competidor podría producir con las mismas condiciones de calidad de las importadoras, cuyos secretos son varios. El más difícil de batir es el proceso de laminado que caracteriza a las hojuelas de maíz.

Seguir al líder En materia de precios, la fórmula del éxito es seguir al líder, Kellog s. Así lo dicen las nuevas y las viejas en el negocio.

Si Kellog s sube los precios, todos lo harán porque esta firma cubre toda la gama de precios intermedios, que están entre 1400 y 4000 pesos.

Por eso, los cereales más costosos, importados por Interamérica-General Mills y Colombina-General Foods han optado por las promociones de dos por uno y la venta conjunta de cereales con macarrones y salsas.

El único que no desistió de competir en precios es el nacional, Productos Granny, porque nuestros precios son reales, significan el costo de producción. Esa razón impide que de ahora en adelante entre gente nueva al negocio. No hay forma , dice Venegas.

Y agrega que si está metido en el negocio es porque entró hace más de un año, cuando el panorama era bueno. Aunque su empresa sigue siendo líder en granolas, Venegas no es en extremo positivo en cuanto a este nuevo negocio.

Pero más allá del vaivén de precios que han dejado los productos recién llegados, la posibilidad de supervivencia de los pequeños fabricantes e importadores depende de la estabilización de la oferta y de la posibilidad de un apagón, que aunque no haría explotar la oferta otra vez, podría garantizarles un agosto similar al del 93.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
9 de octubre de 1995
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: