Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LA POSESIÓN DE LA TIERRA

Cincuenta años atrás el problema de la violencia en Colombia se originaba en la posesión de la tierra. Hacia 1930 se presentó en distintas regiones de Colombia, incluidas Tequendama y Sumapaz, problemas de tenencia entre quienes conservaban los títulos de posesión -que por lo general eran familias prominentes de Bogotá- y los campesinos que invadían los terrenos y les sacaban el mayor producido posible con su trabajo.

Esta crisis redunda no sólo en Colombia, sino en el resto de Latinoamérica, hasta nuestros días, pues quienes poseen la tenencia de la tierra, los grandes terratenientes, no siempre son los que sacan provecho de ella. En este sentido la propiedad en nuestros países subdesarrollados es tenida más como una alcancía que se valoriza por el incremento de la población, que como un activo valioso de desarrollo.

Est afirmación la realizó el doctor Hernán Echavarría en la inauguración del Ciclo de Conferencias de los martes, que organiza la Sociedad Geográfica de Colombia y que tiene como fin presentar una serie de estudios e investigaciones que se vienen realizando sobre temas relacionados con Bogotá y el medio ambiente.

Así mismo, Echavarría en su conferencia el problema de la tierra en Colombia , señaló que los capitalistas de nuestro país piensan más en invertir en tierras y no en activos reales de producción; es decir, en equipos industriales para producir ropa, alimentos y vivienda.

Si no se invierte en maquinaria el país es pobre, este principio fue el que inspiró a la revolución industrial en Europa, la cual permitió que los capitalistas se salieran de la tierra e invirtieran en industrias, lo que representó para muchos países su impulso de desarrollo.

Invertir en industria más que en tierras permite sacarle producidos reales a la tenencia de la propiedad, pues en Colombia lo que falta son los bienes salariales para el desarrollo de las clases menos favorecidas. Difícilmente se puede lograr un salto social como el que se propone actualmente en un país en el que no hay comida, vestido y vivienda.

El problema más grave que impide darle salidas razonables al problema, es que en Colombia la tierra paga poco impuestos. Nadie paga catastro. En el mundo desarrollado las tierras pagan la salud, la educación y el desarrollo social, en cambio, en Colombia, no. Si en Colombia el gobierno cobrara impuestos por la tierra, menos gente se ubicaría en la tenencia de la tierra e invertiría en sacarle producido a la misma.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Opinión
Fecha de publicación
3 de agosto de 1996
Autor
SOCIEDAD GEOGRAFICA DE COLOMBIA

Publicidad

Paute aqu�