Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LORA VA A LA RECONQUISTA

El monteriano Miguel Happy Lora, uno de los ídolos del deporte nacional, intentará esta noche conquistar el cetro orbital de los gallos, versión de la Organización Mundial de Boxeo, ante el estadounidense José Gaby Cañizales. El combate pactado a 12 asaltos se cumplirá en Detroit (Estados Unidos), a partir de las 11 de la noche, hora colombiana, y será transmitido en directo por televisión.

Lora, uno de los más sólidos campeones del mundo en la división gallo, reconocido por el CMB, perdió su corona en octubre de 1988 a manos del mexicano Raúl Jíbaro Pérez.

Ahora quiere regresar por la puerta grande del boxeo y su primer objetivo es vencer a Cañizales para apoderarse del fajín vacante de la OMB y, de paso, convertirse en el primer pegador colombiano en ganar dos títulos mundiales.

Y en menos de 48 horas, el jueves, otro colombiano, al otro lado del planeta, en Tokio, el zurdo Elvis Alvarez saldrá en busca de la corona de los moscas, versión CMB, ante el japonés Yukuhiko Tamakuma, actual campeón. Lora quiere ser el gallo El colombiano Miguel Happy Lora y el estadounidense José Gaby Cañizales disputan esta noche aquí el vacante cinturón gallo de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

La pelea, prevista a 12 asaltos, se disputará en La Arena Joe Louis, a las 11 de la noche, hora colombiana, con transmisión en directo por televisión para ese país suramericano.

El vencedor del combate se convertirá en el segundo campeón gallo de la entidad.

El primero, el venezolano Israel Contreras, lo abandonó el año anterior.

La confrontación será una batalla entre dos experimentados guerreros del cuadrilátero, que en el pasado ostentaron el fajín de la categoría en diferentes entidades.

Lora fue un firme monarca del CMB entre agosto de 1985 y octubre de 1988, con ocho defensas. Cañizales fue efímero rey en 1984, reconocido por la AMB.

El colombiano, que regresó en agosto último tras la pérdida de su corona, aspira a convertirse en el primer nacional en ganar dos fajas en igual número de entidades.

Lora, que se entrenó en su natal Montería bajo la orientación de Samuel Gómez, viajó a Detroit el viernes desbordante de optimismo.

Antes de este combate mundialista, Lora realizó dos combates de preparación en casa. Despachó sin ningún inconveniente por nocaut al penameño Látigo Aponte, en un combate que causó gran escándalo.

Igualmente superó al chileno Bernardo Chifeo Mendoza, por decisión unánime de los jueces.

Curiosamente, la máxima aspiración del Happy no era por el momento ganar la corona de la OMB, sino más bien lograr una revancha ante el mexicano Raúl Jíbaro Pérez, quien le arrebató la corona.

Ahora bien, la pelea ante el Jíbaro todavía se puede celebrar, aunque ya no con el azteca como monarca del mundo, porque hace 10 días fue despojado de su cetro orbital de los gallos, versión CMB.

El colombiano confía en su mejor técnica y recursos pugilísticos para vencer, por cualquier vía, a Cañizales.

Gaby , hermano de Orlando Cañizales, campeón gallo mundial de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), es un corajudo y agresivo peleador, ahora orientado por uno de los más cotizados entrenadores del mundo, su compatriota Emanuelle Steward.

La marca de Lora, de 29 años, es de 32 victorias (con 15 nocauts) contra un revés. El de Cañizales, de 30 años, es de 44-8, con 11 éxitos antes del límite.

Happy es el primero de dos colombianos que disputarán títulos mundiales en 30 horas.

Por tratarse de un combate entre dos púgiles poco conocidos en los Estados Unidos y por estar en disputa el cetro de una entidad que como la OMB, recién se abre camino, la pelea no ha despertado mucho interés en Detriot. Happy , con una deuda por pagar Barranquilla La posibilidad de que Miguel Happy Lora reconquiste el título mundial gallo, se convierte en la Costa Atlántica en el suceso del momento.

La pelea, pactada a 12 asaltos en Detroit (Estados Unidos), ante el estadounidense José Gabi Cañizales por el cetro vacante de los gallos de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), será seguida a través de la televisión a partir de las 11:30 de la noche por la afición caribe, con la esperanza puesta en el éxito de su ídolo.

Todo el mundo está pendiente de que el Happy pague lo que para muchos es deuda.

El entusiasmo no es el mismo de otras épocas, cuando Lora era el gallo de oro del boxeo mundial. Hay confianza en el éxito, pero también existen reservas, pues aunque el Happy ha demostrado estar haciendo las cosas bien en esta nueva etapa de su carrera boxística, se considera que no se sometió a la verdadera prueba de fuego que hubiera despejado las dudas acerca de que el tiempo pasado pudo haber hecho mella en sus grandes condiciones.

Sin embargo, para la mayoría de los aficionados y, especialmente, de sus incondicionales admiradores, la sensación es la de que Lora volverá ungido de campeón.

En toda la Costa Atlántica se respira ambiente de boxeo, no sólo por lo que respecta al combate de Lora, sino también por la pelea del también ex campeón antioqueño Elvis Alvarez el jueves en Tokio por la corona de los mosca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) frente al titular Yukihito Leopard Tamakuma.

Ganar dos títulos mundiales en el transcurso de pocas horas haría del suceso un momento estelar para el boxeo colombiano.

Desde el domingo los establecimientos públicos adecuaron sus instalaciones para recibir a los muchos aficionados que se reunirán para presenciar lo que se ha promocionado como el retorno a la gloria del excampeón monteriano.

Desde su reaparición, el 18 de agosto del año pasado frente al panameño Miguel Aponte, Lora se ha sometido a un riguroso programa de entrenamiento que le permitió volver a la forma física de que hizo gala en sus mejores tiempos. Se ha dedicado con seriedad y sacrificio al trabajo para recobrar no sólo sus facultades de pegador sino el optimismo que le permite confiar en que saldrá airoso.

Las cuentas que hacen los aficionados, principalmente conductores, vendedores de periódico, tinto, cigarrillos, tenderos, profesionales y desempleados, apuntan hacia que la técnica, la calidad boxística y la experiencia del monteriano, de 29 años, le permitirán regresar de Detroit con el título.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Deportes
Fecha de publicación
12 de marzo de 1991
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad