Colombianos se lavan las manos a la hora de cuidar el medio ambiente

Colombianos se lavan las manos a la hora de cuidar el medio ambiente

Aunque hablar de ecología está de moda; a pesar de que el interés por lo verde crece como la espuma y se nota entre empresarios, en la televisión y entre los jóvenes, el 67 por ciento de los colombianos aceptan ser los causantes de los principales líos ambientales del país. Sin embargo, sólo un 37 por ciento estaría dispuesto a realizar acciones en favor del medio ambiente si alguien se las enseñara.

02 de junio 2010 , 12:00 a.m.

Y a pesar de que está comprobado que esas acciones individuales, como no botar basura, sembrar un árbol o ahorrar agua, contribuyen al bienestar de un río o de los ecosistemas que nos ayudan a mantener nuestro estilo de vida –más aún si esas actividades se reproducen entre muchos habitantes–, una mayoría piensa que la preservación de la naturaleza “es problema de otro”.

Más exactamente, del Estado, según el 63 por ciento de los ciudadanos.

Las conclusiones las arrojan dos estudios sobre consumo sostenible, ejecutados por el Centro Nacional de Consultoría y Datexco y cuyos resultados llevaron a un grupo de organizaciones ambientales a lanzar una campaña masiva con el fin de revertir esa actitud poco sostenible. Los detalles de este esfuerzo se conocerán hoy durante la inauguración de la Feria Internacional de Medio Ambiente (Fima), en Corferias, que estará abierta hasta el 5 de junio (ver nota anexa).

“La idea es enseñarles a los colombianos que la preservación sí es con ellos y debe hacer parte de su día a día”, explicó Alexandra Gómez, oficial de campañas del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por su sigla en inglés).

No hay compras responsables Pero hay otros comportamientos que no nos hacen coherentes con el hecho de ser el país más biodiverso por kilómetro cuadrado del mundo.

Por ejemplo, hay poca consciencia frente al consumo sostenible. Es decir, a la hora de comprar artículos o de comer en un restaurante, el 82 por ciento tiene en cuenta la calidad o el precio, y en un tercer escalón las promociones, pero nunca piensa si su producción afectó en algún momento una zona marina o un bosque.

Estos resultados son similares a los revelados por un estudio que hizo la firma auditora Deloitte entre 6.400 consumidores y usuarios de supermercados, entre los que comprobó que sólo el 22 por ciento está interesado en llevar un producto ecológico.

Por último, hay poco interés en uno de los temas de los que más se habla: el reciclaje.

La gente no sabe cómo ejecutarlo. Pero también hay otras excusas para no practicarlo: la falta de tiempo y la pereza.

Un detalle. Aunque el 81 por ciento de las personas conoce el daño que hacen las bolsas plásticas, sólo uno de cada tres ciudadanos hace algo para disminuir su uso, como reutilizarlas o reemplazarlas por una de tela.

La comunidad percibe que el medio ambiente está en una situación entre regular y mala.

Y aunque se reconoce a Colombia como un país rico en recursos, sólo el 4 por ciento sabe algo que está estrictamente relacionado con ese hecho: que la ONU declaró el 2010 como el año de la biodiversidad.

GENTE NO AHORRA POR INCONSCIENCIA.

76% de los usuarios piensa en evitar el desperdicio del agua potable.

Pero, para la mayoría, esas acciones están atadas, más que a una consciencia ambiental, a un interés por obtener alguna disminución en el pago de este servicio.

80% dice que la contaminación del aire depende del uso de automóviles.

El 71 por ciento dice que la polución es responsabilidad del sector industrial. El 98 por ciento de los consultados considera que la mala calidad del aire es otra de las amenazas de la salud en las ciudades.

73% es consciente de que la energía escasearía dentro de poco tiempo.

El 75 por ciento de los ciudadanos confiesa que realiza algunas acciones para ahorrar energía. Sin embargo, como sucede con el agua, la única motivación es reducir el valor de las facturas de consumo.

32% ha oído hablar de Sistemas de Gestión Integral de Residuos.

La capital que lidera las cifras sobre manejo de la basura es Medellín, donde el 78 por ciento la clasifica y la recicla. La siguen Cali y Bucaramanga.

Para el 43 por ciento de los ciudadanos, la separación de basuras depende de que las empresas de aseo de las ciudades las manejen adecuadamente hasta su disposición final

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.