Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

REMATE DE ADUANA: BUENA VENTA

En diez minutos se vendieron doce millones de pesos en mercancías y, en una hora, la cifra se elevó a 44 millones. Cientos de personas estaban atentas a pujar para que el artículo quedara en sus manos. El pregonero desde la tarima grita el precio base y el tipo de artículo. Renault Fuego modelo 1983 por un precio base de 1.080.000 pesos. Quién ofrece la base? La gente comenta: el carro está acabado, pero arreglado puede venderse en 10 millones de pesos .

Sin titubeos alguien levanta la mano y empiezan las pujas. Otro más despierto ofrece un millón más de un solo tajo. 2.080.000 pesos, quién dá más, quién dá más la gente sigue ofreciendo hasta que la venta se cierra en 3.150.000 pesos, el triple del precio base. Y así se mueve ese curioso mercado parecido a un bolsa de valores (pero sin corredores) donde la gente ofrece y, en la medida en que presiona la compra de los artículos, su precio se multiplica varias veces. Los bogotanos acudieron desde las primeras horas de la mañana al recinto de Corferias. Unos para consignar en la oficina provisional del Banco Popular y otros para observar la mercancía exhibida en dos pabellones.

Hasta las diez de la mañana del sábado, 800 personas estaban inscritas para participar en los remates y habían consignado 360 millones de pesos que correspondían al 20 por ciento de los valores base de las mercancías.

Si se atiende el promedio registrado durante las primeras horas del remate, cuando los artículos se estaban adjudicando por el doble de su valor base, quiere decir que la Dirección de Aduanas y el Martillo se estaban preparando para tener un resultado de, al menos, 1.400 millones de pesos: el doble del valor inicial de los 2.195 lotes de mercancía que se remataron durante el fin de semana en cinco ciudades del país.

Quiénes asistieron a los remates? Tradicionalmente estaban reservados para los comerciantes que tenía la capacidad de comparar lotes de cien o doscientos televisores, dos mil pares de zapatos, repuestos y muchos artículos más al por mayor.

En esta ocasión el esquema cambió. Aunque estaban los mecánicos y personas que se dedican a comprar carros en malas condiciones para venderlos después reparados, también asistieron las amas de casa y los interesados en adquirir una nevera, un televisor o una lavadora.

El remate estuvo apoyado por la infraestructura del Martillo del Banco Popular que instaló una agencia con cerca de diez funcionarios para recibir las consignaciones y procesar toda la información que se prudujera durante el remate.

Además, se trataba del resultado de un trabajo previo que consistió en someter las mercanacías al avalúo de los expertos del banco y determinar el precio, de acuerdo con la base de datos del computador que puede producir información sobre el comportamiento de los precios de remate de un artículo durante los últimos meses.

Rematar es el único negocio del Martillo. Lo hace con todo tipo de artículos. Hasta animales como los 300 caballos de la Corporación Autónoma Regional del Cauca (CVC) que pronto rematará a 80.000 pesos cada uno.

O las 2.500 toneladas de chatarra que vendieron como resultado de la liquidación de los Ferrocarriles Nacionales por un costo aproximado de 125 millones de pesos: excelente materia prima para las siderúrgicas. Cifras del martillo El Banco Popular lleva treinta años martillando. Durante este año se han rematado 4.000 millones de pesos en mercancías de todo tipo. Animales, automóviles, confecciones, joyas, inmuebles, chatarra, obras de arte: cerca de 23 remates en total.

El trabajo del Martillo consiste en determianar el valor de la mercancía de acuerdo con los parámetros básicos del mercado, es decir, un artículo no puede tener un valor base superior al 50 o 60 por ciento de sus valor comercial. A la gente le gustan precios bajos para poder pujar , afirma Germán Hoyos, gerente del Martillo.

Además, organiza la infraestructura y aporta el personal necesario para efectuar los remates.

El negocio está en vender la mercancía por el doble o más de su costo, y sobre eso el Martillo se queda con el 5 o 6 por ciento.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
17 de diciembre de 1990
Autor
POR JAIME MEJIA MAZUERA

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: