Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CONMOVEDOR TESTIMONIO DE UN HIBAKUSHA

Yoshinori Yokogawa tenía 16 años cuando el 6 de agosto de 1945 vio sobre su cabeza el avión que arrojó la bomba atómica en Hiroshima. Esta bomba, que cambiaría su vida como la de la mayoría de sobrevivientes del holocausto, hizo que Yoshinori se convirtiera en un importante activista encargado de erradicar las armas nucleares de la Tierra.

A pesar del medio siglo que ha pasado, la memoria de Yokogawa, natural de la aldea de Fukuyama, está intacta. Con otro amigo participaba en las tareas de hacer cortafuegos, desmontar y recoger las casas de madera para evitar los incendios de los bombardeos americanos a los que frecuentemente nos sometían. Estábamos a dos kilómetros del que hoy es el Parque de la Paz. El cielo era azul y allí vi un avión, el que arrojó la Little Boy .

Según sus palabras, hubo un gran destello, una luz cegadora, a la que siguieron un viento incandescente, una gran oscuridad azulada e incendios por doquier, pues hubo más de 4.000 grados en el hipocentro de la explosión, a 580 metros de altura sobre el suelo y las viviendas de la ciudad que eran de madera.

Sólo había lamentos. Muertos. La gente estaba manchada de sangre de arriba a bajo, con la carne que se desprendía como leprosos, y sin ropa. Todas las caras eran deformes. Todo el mundo pedía agua, pero los ríos estaban llenos de cadáveres .

Vivir los días siguientes fue pensar directamente en la muerte, vagando como fantasmas sin saber a dónde ir. Una semana más tarde logré llegar a mi casa. La sorprendida fue mi madre, que me creyó un fantasma, pues me habían dado por muerto .

Yokogawa es hoy el director de la asociación de los 9.872 hibakusha (sobrevivientes) que viven en Tokio, de los 328.629 oficialmente reconocidos como sobrevivientes directos de los holocaustos de Hiroshima y Nagasaki.

El cáncer ataca La mayoría padecen de cáncer. Al propio Yokogawa le diagnosticaron hace cinco años una leucemia que poco a poco va apagando su vida.

No en vano el 25 por ciento de los supervivientes ha pensado alguna vez en el suicidio como remedio para terminar con sus vidas. Yo lo pensé también aunque al principio, porque durante años creí cada día que no llegaría a la mañana siguiente .

Yokogawa odió a Estados Unidos hasta 1970 por lo que habían hecho, pero poco después conoció que era un país interesante en el que había mucho que hacer para que conocieran la verdad de lo que ocurrió en Hiroshima.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
6 de agosto de 1995
Autor
Efe

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: