PESCADORES, GANADEROS Y AGRICULTORES COMIENZAN A DESESPERARSE ANTE SITUACIÓN Estragos de ‘El Niño’ en Ayapel

PESCADORES, GANADEROS Y AGRICULTORES COMIENZAN A DESESPERARSE ANTE SITUACIÓN Estragos de ‘El Niño’ en Ayapel


30 de enero de 2010, 05:00 am

GUDILFREDO AVENDAÑO M.

ESPECIAL PARA EL TIEMPO AYAPEL (CÓRDOBA) El complejo de humedales Ciénaga de Ayapel, ubicado en el extremo oriente de Córdoba, cuya extensión es de 149.000 hectáreas, empezó a sufrir los embates del ‘Fenómeno del Niño’.

Un terreno semiseco y en algunos sectores quebradizos es lo que se observa en lo que meses atrás eran los cuerpos de agua, afectando principalmente a pescadores, agricultores y ganaderos de la región.

La cuenca hidrográfica está ubicada en su gran mayoría en el municipio de Ayapel distante 145 kilómetros de Montería.

La escasez de peces mantiene desocupados a cerca de 4.000 pescadores que derivan de la ciénaga el sustento para su familia.

Sus canoas permanecen encalladas en el barro de lo que antes eran extensas hectáreas de agua donde se reproducen especies como el bocachico, el bagre pintao y mojarras.

También están golpeados los ganaderos y agricultores.Según cifras de la Secretaría de Agricultura de Córdoba, la producción mensual de leche en ese Departamento en épocas de alta producción es de 1.200.000 litros. Sin embargo, por la escasez de lluvias y la mala calidad de los pastos en el verano, la cifra se reduce en un 10 por ciento, mientras que los ganaderos dicen que es más alta, 40 por ciento.

Los cultivos de arroz y maíz son los que predominan en la zona de la cuenca de Ayapel, y que han experimentado una reducción considerable debido al secamiento de la tierra y las altas temperaturas que predominan en la región.

‘Hay que reducir la presión ’ La Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge (CVS), en el 2007, formuló el Plan de Manejo Ambiental del Complejo de Humedales de Ayapel, mediante el cual se ordenaron ambientalmente más de 63.000 mil hectáreas.

El plan, de acuerdo con Élder Oyola Aldana, director de la CVS, busca reducir la presión de las comunidades sobre los recursos naturales como flora, fauna, suelo y agua, así como propender por la recuperación y conservación de los ecosistemas por medio de la participación de la comunidad, fomentando el desarrollo sostenible, a través de programas productivos que garanticen la seguridad alimentaria, y proyectos de educación ambiental, como la conformación de grupos comunitarios denominados guarda humedales. También se ha capacitado a pobladores en producción pesquera, entre otras acciones.

Todas estas medidas de ordenamiento ambiental llevaron a la declaratoria del Distrito de Manejo Integrado de Recursos Naturales (DMI) del Complejo de Humedales de Ayapel, con un total de 145.512,52 hectáreas .

“Hay que entender que la sequía se produce en el marco del ‘Fenómeno del Niño’, por lo cual es de esperar que los humedales bajen su nivel, ya que además de que estos sirven en temporada de lluvias para amortiguar los excesos de agua de los ríos, también aportan, en época seca, sus aguas para mantener su caudal y en estos momentos la falta de precipitaciones agudiza la problemática”, explicó el funcionario.

Agregó que el planeta en general se encuentra en un proceso de aumento de su temperatura conocido como cambio climático. “Este problema se acrecienta por la actividad antrópica que se registra sobre los humedales, lo que conlleva a la pérdida de coberturas originales y a la disminución de la capacidad de los ecosistemas de autorregularse. Ejemplo de ello es la carencia de la vegetación asociada a humedales y la disminución de los bosques de galería, así como el desecamiento de las ciénagas”, concluyó Oyola.

Córdoba cuenta con una gran oferta hídrica en calidad y cantidad que desafortunadamente no se explota de manera adecuada, por ello el trabajo permanente y decidido de la CAR – CVS está encaminado en la ejecución de una política de ordenamiento ambiental del territorio que permita propender por el desarrollo sostenible.

Gudilfredo Avendaño