EL CHIVO LE GANÓ LA BATALLA AL DESIERTO GUAJIRO

EL CHIVO LE GANÓ LA BATALLA AL DESIERTO GUAJIRO

El hombre indígena de la comunidad Wayúu enseña a los menores las tareas masculinas, como el pastoreo, la caza, la pesca, la construcción de viviendas y de corrales para los rebaños, los cuales son entramados fuertemente con horquetas, troncos y bejucos, como un tejido redondo, retirado de la vivienda.

31 de julio 1995 , 12:00 a.m.

La cría de cabras y ovejas es la actividad económica más importante de los wayúu. En un comienzo se le consideraba ganado menor, apto únicamente para satisfacer la demanda y el consumo de la población indígena y para transacciones de tipo socio-cultural, cuando hacían parte de la dote que los parientes del hombre ofrecía a la familia de la mujer indígena que era pedida en matrimonio.

Sin embargo, con el transcurrir del tiempo y la incidencia cada vez mayor de los prolongados veranos prácticamente desapareció de La Guajira la cría de ganado mayor y la de cabras se convirtió en un actividad productiva.

A finales del siglo pasado fueron famosas las grandes manadas de cabras de Puerto Estrella y otros poblados del norte de la península, que convivían con el ganado vacuno. Pero el verano secó los pastos y en la Alta Guajira se desataron hambrunas calamitosas, que obligaron a miles de familias a trasladarse con sus rebaños en busca de regiones más favorables, ordinariamente hacia las riberas del río Ranchería.

Según cuentan los viejos pobladores de esta región, el triángulo que forma la zona entre Manaure, Riohacha, Uribia y Maicao no era como la conocemos hoy y describen la naturaleza del lugar como una gran extensión de pastizales, tan altos que no permitía ver a lo lejos a un hombre a caballo. En aquel entonces existía la cría de ganado mayor y de cabras, pero las filudas pezuñas de éstas últimas fueron deteriorando las capas del suelo, lo que permitió que se propagaran el trupillo y otros árboles que hoy cubren esa extensión, que se conocía como la sabana.

La población caprina de la península se localiza de manera preferencial en la Alta Guajira, donde se han adaptado a las condiciones adversas de suelos áridos, clima ardiente, escasez de agua y vegetación xerófila que alterna con leguminosas como el trupillo (prosopis juliflora) y el dividivi (Libidibia coriaria). Han desarrollado características especiales tales como su excelente capacidad de resistencia a las enfermedades de tipo bacteriano y parasitarias.

En opinión de los guajiros, la situación alimenticia ideal es aquella cuando las familias poseen varias cabras lecheras, pues en ese caso los niños están bien alimentados y queda un excedente que se puede utilizar en la fabricación de quesos, para ayudar a los parientes y agasajar a los huéspedes. También suelen guardar una parte que pronto se pone agria y espesa la llaman cojosa . Su carne es consumida ocasionalmente, especialmente en forma de friche .

La importancia económica de los caprinos radica en la producción de carne , leche y pieles. Parte de los animales machos los crían para la venta dentro del departamento, transacción que se hace con intermediarios y consumidores directos. Las hembras normalmente se dejan para que sirvan como pie de cría y para producción de leche especialmente para el autoconsumo. Las pieles se comercializan con intermediarios del departamento y de Venezuela.

Mejorando la especie Hasta 1982 el manejo de los rebaños de ovinos y caprinos se hacía bajo condiciones tradicionales, con rústicos sistemas de producción, sin ningún acceso a las modernas tecnologías ni selectividad, ocasionando bajos rendimientos de carne y leche con una producción de 1.431 toneladas de carne en el año y un total de apenas 1.200.OOO cabezas de caprinos.

En 1985 Intercor creó el Fondo Caprino para capacitar nativos, mejorar la especie y beneficiar familias a las que entregó animales de raza, importados, para mejorar la especie guajira y así apuntalar la economía de sus rancherías.

Hoy día existen 55 fondos caprinos donde se ha brindado capacitación a 228 indígenas y se han entregado 793 animales por valor de 22 millones de pesos.

La misión de los fondos, según Intercor, es fortalecer la raza con algunos animales procedentes del continente africano y así evitar la degeneración en que había caído la especie.

En Riohacha y Maicao se sacrifican cerca de 50 chivos diariamente, incluso en condiciones precarias, ya que no se cuenta con mataderos higiénicos, ni técnicamente adecuados y en su mayoría funcionan al aire libre.

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.