Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

REGLAS A REBAJA DE PENAS POR CONFESIÓN

La confesión de delitos como medio para obtener una rebaja de pena no es absoluta.

Según la Corte Suprema de Justicia, ese testimonio debe ser claro, aportar información novedosa a la investigación, revelar nombres de cómplices y, en general, dar luz a un proceso penal que está en tinieblas.

Si no se cumplen estas condiciones, la justicia no puede admitir ninguna redención de pena, de acuerdo con el criterio expresado por la Sala de Casación Penal de la Corte.

Según la sentencia, este tipo de estímulos punitivos (la rebaja de pena) están consagrados por el legislador para aquellas personas que facilitan con sus confesiones la acción de la justicia y aceleran la tramitación de los procesos , casos diferentes no admiten siquiera la valoración del juez.

(...) No hay lugar a la concesión de esta rebaja, porque la finalidad de esta aminorante punitiva es inducir a los responsables de hechos delictivos a que confiesen, y en tales circunstancias la terminación de los procesos pueda ser mucho más rápida y de tal manera poder los funcionarios dedicar su actividad a otros procesos de sus congestionados despachos , subrayó la Corte.

Para aplicar las normas de rebaja de penas, la providencia hace hincapié en restringir lo que llama la confesión calificada .

Rebaja calificada Por confesión calificada se entiende aquella en la que el delincuente, sometido a las condiciones de colaboración con la justicia, rinde una versión detallada de los hechos conocidos por los que se le juzga.

Y en estos casos, si se trata de un medio de convicción determinante para la demanda de responsabilidad, será posible la concesión de la rebaja .

Y explica la Corte Suprema: quien confiesa calificadamente (...) no está prestando la colaboración que se requiere para hacerse merecedor a la rebaja, porque los funcionarios judiciales dentro del principio de la investigación integral no sólo tendrán que dedicarse a aclarar los hechos sucedidos, sino que deberán realizar todos los esfuerzos para demostrar la veracidad o no de la versión exculpativa .

Efectos de la sentencia En la práctica, con este fallo, si un narcotraficante se somete a la justicia en un proceso por tráfico de 500 kilos de coca, y admite el delito con los pormenores de cómo fue, por qué lo hizo, cuándo lo hizo, cuánto le pagaron, de acuerdo con la explicación de un magistrado de la Corte, no habrá lugar a redimir su pena.

Pero si este mismo delincuente, habiendo admitido su culpa, delata a sus cómplices, informa su paradero y aporta pruebas para procesarlos, la rebaja de pena debe ser concedida.

Ahora bien, si ese delincuente revela su participación en el tráfico de drogas, refiriéndose a temas que son desconocidos por la justicia, la confesión no es calificada sino abierta, y entonces la rebaja se admite automáticamente sin reserva alguna.

La sentencia de la Sala Penal de la Corte Suprema, contó con la ponencia del magistrado Edgar Saavedra Rojas, y se produjo al resolver una demanda de casación interpuesta por José Vicente Sotelo Niño, condenado a diez años de prisión por homicidio simple.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
31 de julio de 1995
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�