Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

AJONJOLÍ: CULTIVO DE FUTURO PARA LA COSTA

Colombia es el tercer país productor de ajonjolí en Latinoamérica, superado únicamente por México y Venezuela. El 75 por ciento del hectareaje explotado y de la producción nacional corresponden al departamento del Tolima; y el 25 por ciento restante es aportado por Cundinamarca, Huila, Antioquia, Boyacá y la Costa.

El ajonjolí es una planta cuya semilla aceitosa se usa unas veces como condimento y otras como alimento directo en razón a que es una gran fuente de energía.

A través de generaciones, el ajonjolí ha tenido muchos usos: los faraones egipcios consideraban la semilla como afrodisiaco. En India y Africa la sembraban para atraer la buena suerte. Los romanos, en cambio, la usaban como fuente de energía alimentándose de semillas antes de enfrentar la guerra.

Vasilov y otros autores consideran la región abisina en el oriente africano como el centro de origen del ajonjolí, y a China y Japón como centros secundarios de diversificación.

Fue traído a América en el siglo XVI por los portugueses, quienes lo sembraron en Brasil. Actualmente, el Nuevo Continente posee el 6,7 por ciento del área cultivada y el 13 por ciento de la producción mundial.

Los principales países productores son China, India, Birmania, Nigeria y Sudán.

Las plantas de ajonjolí se clasifican en ramificadas y poco ramificadas. Las primeras tienen un período vegetativo que va desde los 90 y los 130 días, mientras que las segundas son más precoces y cumplen su ciclo entre los 70 y 90 días.

Existen variedades foráneas y criollas utilizadas por un gran número de agricultores que llevan sus semillas de una cosecha a otra sin hacer uso de crédito ni de asistencia técnica.

Entre las variedades criollas tenemos: Ica-ambala, sesica M II, Ica matoso, RB 191 y la lotus.

Según el ingeniero agrónomo José A. Padilla, el cultivo de ajonjolí en Colombia tiene algunos problemas que limitan las áreas del cultivo.

Se carece de una organización gremial fuerte que fomente el cultivo a nivel nacional.

Hay fallas de estímulo oficiales al productor ajonjolicero, e inapropiadas distribuciones de las lluvias, que --como en el caso de la Costa-- sólo permite sembrar en los segundos semestres del año.

También hay muy baja rentabilidad, y no se dispone de variedades llamadas indehiscentes --que no se abren por sí solas-- que sean de buen comportamiento y permitan mecanizar la cosecha para reducir los costos.

De otra parte, el rendimiento se haya limitado por siembras extemporáneas, el uso limitado de semillas de variedades mejoradas, poca adopción de tecnología adecuada, presencia de problemas patológicos de importancia económica, como la marchitez, y la presencia de problemas entomológicos de importancia económica, como el enrollado.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
23 de enero de 1996
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: