FEDERICO ARELLANO LIDERA LA FUNDACIÓN ‘COLOMBIA CON MEMORIA’ En busca de los hijos de las víctima

FEDERICO ARELLANO LIDERA LA FUNDACIÓN ‘COLOMBIA CON MEMORIA’ En busca de los hijos de las víctima

Federico Arellano, el hijo de Gerardo Arellano, el tenor vallecaucano que murió en el atentado al avión de Avianca hace 20 años, busca ahora, por Facebook, a todos los familiares de las 107 víctimas que viajaban en el fatídico vuelo 1803.

28 de noviembre de 2009, 05:00 am

Desde hace un mes anda en esta tarea. En la página web de la Fundación Colombia con Memoria, que él preside, se pueden ver las primeras 11 familias contactadas.

Ya se han acercado los familiares de Édgar Hernández, César Camargo, Óscar Rivera, Jaime Alejandro Vanegas, Aníbal Ramírez Calderón, Gonzalo Hernán Rojas Castro, William Arcila, Álvaro Ortiz, Ángel Cantillo, José Ignacio Vargas y Gerardo Arellano.

“Las familias estamos trabajando duro para reencontrarnos, han pasado 20 años y no nos conocemos. Éramos muy pequeños cuando todo sucedió. Como seres humanos que hemos sufrido esta guerra y la ausencia de nuestros seres humanos, queremos generar, a partir de este sentimiento, acciones para apoyar a las víctimas del narcoterrorismo”, dice el barítono Federico Arellano, quien heredó la vena artística de su padre.

La preocupación de los familiares de las víctimas del avión de Avianca, blanco de un atentado de Pablo Escobar y que fue considerado un delito de lesa humanidad, es que los hijos de quienes pierden a sus seres queridos por culpa de la guerra queden desamparados.

“Yo soy abogado, pero muchos no cuentan con la misma suerte, quedan desprotegidos y pueden coger un mal camino. No queremos eso. A través de la Fundación queremos apoyarlos, ofrecerles ayuda sicológica y velar por que estudien, que se vuelvan gente de bien”, dice Arellano, quien tenía 12 años cuando perdió a su padre.

La Fundación se contacta en www.fundacioncolombiaconmemoria.org, para que Colombia no pierda la memoria sobre la cantidad de hechos marcados por la guerra.

Anoche, en Cali, los familiares de algunas de las víctimas se reunieron para orar. Lo mismo hicieron, al mediodía, otros familiares en la catedral de Bogotá.

“Ya hemos perdonado, en mi caso, no tengo rabia, pero lo único que espero es que se haga justicia”, dice Aura Leticia de Calero, quien perdió en ese vuelo a su hijo Andrés Felipe Calero Arboleda, un ingeniero de 23 años.

107 víctimas dejó el atentado contra el avión, que cubría la ruta Bogotá-Cali.

Explotó en el aire cuando sobrevolaba Soacha (Cundinamarca)