Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LA PRIMERA VEZ QUE ESTUVO DETENIDA TENÍA 12 AÑOS ‘Sirena’ nació presa y lleva 32 ‘carcelazos’

PAULINA ANGARITA REDACCIÓN JUSTICIA La primera vez que Luz Esther Ramos Rincón, más conocida como ‘Sirena’, estuvo detenida tenía 12 años. El miedo a la justicia se le volvió sorpresa: ese día se enteró de que no era la primera vez que pisaba una cárcel, porque ella nació en una, en El Buen Pastor de Bogotá.

Hoy, 35 años después, otra vez está tras las rejas y es una de las mujeres que más entradas tiene al Buen Pastor.

Mirándose en el pequeño espejo de la celda 18 del patio 9 de la cárcel de mujeres de Bogotá, ‘Sirena’ dice que es una “estrella de mala suerte”. A sus 47 años tiene 32 entradas a la cárcel y suma tantos años presa por pequeños delitos que, según sus cuentas, ha pagado tanto como un homicida.

La última entrada fue en agosto pasado. “Volver aquí me genera un ahogo, un desespero, una tristeza, una melancolía (…) He venido pagando cárcel desde que nací”, dice.

Mientras las otras internas del patio participan de un evento de canto religioso, ‘Sirena’ cuenta su historia sentada en la orilla del frío camarote de cemento de su celda, a la que llama casa: “Yo me vine a enterar de que nací acá cuando entré por primera vez. En esa época el penal era manejado por monjas y había una monjita que me quería mucho y que era muy amiga de mi mamá. Se llamaba sor Trinidad”, recuerda ‘Sirena’, un apodo que, le dijeron, se debió a lo bonita que era cuando nació y que se pierde tras su rostro moreno cruzado de cicatrices.

Según le contó la religiosa, su madre, Carmen, había sido capturada embarazada por una pelea en una ‘chichería’ en el sur de la capital. Carmen y Santiago, su esposo, fueron a templar a la cárcel por casi seis meses, tiempo en que ‘Sirena’ llegó al mundo.

Ella dice que, desde que tiene uso de memoria, lo que mejor sabía hacer era robar. Primero desvalijando carros y luego pasó a atracar a “las señoras”.

La vida le ha pasado factura. Uno de sus seis hijos murió en las calles y otros dos también conocen la cárcel. Ella vive en la calle del ‘Bronx’, una de las más temidas de la ciudad, y dice estar decidida a cambiar, “salir, trabajar y dejar la droga”.

Un año después de su primera captura conoció a su esposo, Fernando, y dice que fue él quien le mostró el mundo de las drogas y el hurto. Pero luego lo piensa más y dice que fueron sus mismos padres los que le enseñaron a robar: “Mi mamá y mi papá eran ladrones, y robaban ganado”.

En fines de semana, su padre, Santiago, se llevaban a los niños del barrio en un camión para un supuesto paseo por pueblos de Cundinamarca y Boyacá.

“Nos llevaban al río y después nos decían: ‘se van a subir a esa peña a bajar el ganado’. Y todo ese poco de chinos por el monte arriando el ganado hasta que lo cargábamos el camión (…) ya cuando fui creciendo y teniendo conocimiento de la vida me dije: ‘a mí mi mamá y mi papá me enseñaron a robar’”, narra ‘Sirena’. El recuerdo le saca algunas lágrimas que quedan en un arrugado pedazo de papel higiénico.

‘Aquí validé la primaria’ El mundo de la delincuencia en el que vivía ‘Sirena’, y del cual dice está lista para salir definitivamente, no le dio tiempo para estudiar. Libre solo alcanzó a cursar hasta tercero de primaria.

Pero en la cuarta o quinta entrada a la cárcel, ‘Sirena’ decidió estudiar.Tenía 17 años cuando aprendió a escribir estando tras las rejas.

“Fue aquí en la cárcel cuando validé la primaria”, dice.

En el transcurso de los otros 31 ingresos a El Buen Pastor, esta mujer se dedicó a la albañilería y a la granja. Uno de sus momentos de gloria, dice , fue cuando le encargaron coordinar a todas las internas en los cultivos de hortalizas del penal de mujeres.

Hoy pasa las tardes en un curso de danza junto con dos viejas amigas: Blanca Cecilia Zamora, de 53 años, a quien conoció en una de las tantas estadías en la cárcel, y ‘Rosalba’ o la ‘Camuflada’, una de sus ‘socias’ del bajo mundo en las calles de Bogotá. .

Milton Díaz - EL TIEMPO.

‘.

‘.

Yo me vine a enterar de que nací acá cuando entré por primera vez. En esa época el penal era manejado por monjas”.

Luz Ester Ramos, apodada ‘Sirena.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Colombia
Fecha de publicación
25 de octubre de 2009
Autor
, PAULINA ANGARITA

Publicidad

Paute aqu�