Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LAS NUEVAS BOTAS VIEJAS : UN ACIERTO

Las Botas Viejas, aquellas que todos recuerdan como un homenaje al gran poeta cartagenero Luis Carlos López, el Tuerto López , quien nos legó su poesía, hermosa, descomplicada y tierna, como aquella A mi ciudad nativa , donde luego de referirse con un sentimiento hondo a la ciudad, la compara con el inmenso cariño que uno le llega a tener a sus zapatos viejos.

Esas botas, que a finales de año fueron punto de atención de la comunidad: unos en contra, otros a favor, de su demolición, nueva construcción y finalmente su traslado al lugar que ahora está convertido en el nuevo sitio de atracción turística en Cartagena.

Casi que diariamente llegan decenas de buses de turismo con cientos de visitantes que disfrutan del paisaje, amplio, verde y con flores multicolores, donde al fondo imponente se asoma el Castillo de San Felipe de Barajas como punto perfecto para deleite de quienes se llevan su escenario como recuerdo.

Hoy, cuando existe el espacio suficiente para que los niños corran, los mayores caminen en la estancia y para que los vehículos tengan su propia ubicación, es cuando se reconoce que trasladar las Botas Viejas al Playón Grande, fue el mejor acierto de las autoridades. Además, nunca nadie se imaginó que hoy sea uno de los centros de atracción por el que preguntan los visitantes que en toda temporada se asoman a esta ciudad.

La nueva locación del monumento es una obra diseñaba por el arquitecto Gonzalo Zúñiga Angel, mientras que los nuevos viejos zapatos , se le deben al maestro Héctor Lombana, en homenaje a Luis Carlos López.

La obra es considerada como una solución urbanística y arquitectónica, en cuya construcción fueron puestos todos los lineamientos establecidos por la Sociedad Colombiana de Arquitectos en Bolívar y el Consejo Filial de Monumentos.

En su presentación el autor señala que la nueva locación, es de más fácil acceso para el gran público, el monumento puede reforzar su imagen de hito ciudadano, permite activar un nuevo espacio recreacional y contribuir como incentivo para un proceso e renovación urbana en el entorno del Castillo de San Felipe de Barajas, altamente provechoso para la imagen de Cartagena .

El monumento de las Botas Viejas estuvo por más de cincuenta años en el mismo lugar, frente a la calle de la Media Luna, pero para darle paso al nuevo Puente Heredia, una obra de desarrollo urbanístico de la ciudad que acaba de sufrir serio revés, había que trasladarlo. Entonces se presentaron siete alternativas diferentes, pero finalmente se prefirió el Playón Grande, por las diversas ventajas que ofrecía dicha locación.

El traslado produjo muchos comentarios adversos, pero al final todos aceptaron que era la mejor opción. Incluso hubo reacciones de quienes cada año realizaban diferentes actividades en esta zona, como son los artesanos y propietarios de ferias, circos etc.

Los trabajos fueron desarrollados por la Empresa de Desarrollo Urbano de Bolívar (Edurbe) en terrenos de propiedad del gobierno distrital.

En general el nuevo proyecto de las Botas Viejas lo determinan la exaltación de las piezas escultóricas, el acceso peatonal y vehicular, parqueo de buses de turismo, un ambiente auténtico y espiritual, espacio independiente del monumento, de fácil lectura del poema, en contacto visual con el castillo y la capacidad para cientos de turistas.

Además de una adecuada iluminación, arborización y jardines que demuestran óptimas condiciones ambientales, espacios para comercio turístico, baños públicos y puestos de policía, estos últimos aún sin construir.

Hoy en el Playón Grande, en un verde y florido parque reposan las Botas Viejas uno de los monumentos de Cartagena que ha recorrido el mundo en postales, fotografías y tomas y que punto fijo para quienes visitan la ciudad, resaltando que ha nacido un nuevo atractivo turístico, a los muchos que ofrece la histórica ciudad de Cartagena.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
22 de junio de 1995
Autor
ROSARIO MELENDEZ

Publicidad

Paute aqu�