EXPOSICIÓN SOBRE LA NOVELA DEL NOBEL COLOMBIANO ‘Cien años de soledad’, en grabado

EXPOSICIÓN SOBRE LA NOVELA DEL NOBEL COLOMBIANO ‘Cien años de soledad’, en grabado


19 de septiembre de 2009, 05:00 am

CARLOS RESTREPO CULTURA Y ENTRETENIMIENTO Cuando tenía 11 años, la profesora de literatura del colegio Simón Rodríguez les pidió de tarea a Pedro Villalba Ospina y a sus compañeros de curso un comentario sobre el cuento Uno de estos días, de Gabriel García Márquez. Pedro se equivocó y terminó haciendo su análisis sobre el relato La siesta del martes.

Así fue como el artista bogotano comenzó a viajar por los caminos del realismo mágico de la mano de los relatos del Premio Nobel colombiano. Pero su gran pasión la ratificó dos años más tarde, cuando leyó Cien años de soledad.

Luego, cuando ingresó a estudiar Bellas Artes, en la Universidad Nacional, donde hizo énfasis en grabado e ilustración, Villalba comenzó a concebir el proyecto de 120 grabados sobre la obra más importante del escritor cataquero, que le tomó cinco años de trabajo, y que ha expuesto en Cuba, Estados Unidos y Alemania.

Sesenta de esos grabados hacen parte de la primera versión ilustrada de Cien años de soledad, que fue publicada en el mes de agosto, y tiene un precio asequible “a todos los lectores”.

Los otros 60, junto al libro de artista que el propio Villalba diseñó (véase recuadro), se podrán apreciar en la exposición que acaba de inaugurarse, en el Centro Cultural Gabriel García Márquez, en Bogotá, y que estará colgada hasta el próximo 27 de septiembre.

Bajo el lente de ‘Gabo’ “A través de Jaime, su hermano, el propio García Márquez le había venido haciendo seguimiento al trabajo que yo hacía. Incluso me había mandado un día un libro de regalo”, cuenta Villalba, cuyos grabados realizó en una imprenta norteamericana de 1860 y otra inglesa de 1878, que él mismo compró hace algunos años, cuando se lanzó al mundo editorial con su taller Bosque Primario.

En el 2005, Villalba fue invitado a exponer su trabajo en Casa de las Américas, en La Habana (Cuba), para celebrar el aniversario número 20 de la Fundación para el Nuevo Cine Latinoamericano.

El artista recuerda que cuando ‘Gabo’ entró a la sala se maravilló, pues no pensaba que era un montaje tan grande. “Los vio con mucha atención. En algunos comentó que le recordaban imágenes familiares, pero lo que más reconoció fueron las casas de Aracataca”.

De hecho, durante el proceso de creación de los grabados, Villalba viajó, varias veces, en sus vacaciones a la ciudad natal del Nobel. “Me sentaba en el parque a dibujar los árboles y las casas que todavía se conservan allí, las calles, el lecho del río”.

Precisamente, el artista está complacido con que el propio García Márquez haya escogido para la carátula del libro el primer grabado que Villalba hizo sobre la serie. Se trata del tren que, después de la matanza bananera que hay durante una huelga en la plaza de Macondo, recoge los muertos para sacarlos al mar.

“Visualmente, hay episodios de la novela que son dominantes por la fuerza que tienen de su descripción, pero hay otros, en los que también me concentré mucho, que están ligados no tanto a la imagen que representan, como a la definición poética que García Márquez hace de ellos”, concluye el autor.

Mauricio Moreno/EL TIEMPO.

LIBRO DE ARTISTA LLENO DE MAGIA EN SU INTERIOR.

Para los 120 grabados, Villalba diseñó lo que se denomina un ‘libro de artista’. Se trata de un cuidadoso estuche de madera, dentro del cual están, a su vez, grandes carpetas que contienen los grabados protegidos con papel pergamino. Para mostrarlos, el estuche de madera permite levantar una especie de atril, en la parte superior, sobre el cual se lucen los grabados.

En el año 2007, este trabajo ganó el premio por la creación de ‘libro de artista’, que entrega The Pollock-Krasner Foundation, de Nueva York.