Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

OTRO ATAQUE DEL ELN A BASE NAVAL VENEZOLANA

Un grupo de presuntos guerrilleros colombianos atacó en la noche del pasado jueves el puesto naval venezolano de Cararabo, estado Apure, fronterizo con el departamento de Arauca, sin que se reportaran pérdidas humanas, informó la Armada de Venezuela.

Se trata del mismo puesto militar que el 26 de febrero de 1995 fue objeto de una incursión guerrillera de la columna Domingo Laín del Ejército de Liberación Nacional (Eln), que dejó como saldo ocho infantes de marina venezolanos masacrados.

Según el reporte oficial, los irregulares colombianos iniciaron a las 11:30 de la noche del jueves un hostigamiento, que fue repelido por el personal de la Armada de Venezuela que custodia la unidad.

Los atacantes atacaron con varias ráfagas hechas presumiblemente con armas livianas (proyectiles trazadores) durante unos 15 minutos, cuando los efectivos acantonados en el puesto procedieron a contraatacar.

Según los primeros informes aún se desconoce el número de guerrilleros que acometieron el hecho, que se produjo un día después de que los cancilleres Rodrigo Pardo, de Colombia, y Miguel Angel Burelli Rivas, de Venezuela, dieran por terminado un roce diplomático por incidentes fronterizos entre efectivos militares venezolanos y ciudadanos colombianos.

Los cancilleres acordaron, el pasado miércoles en Puerto Príncipe (Haití), efectuar una inspección en las zonas fronterizas donde se han producido los incidentes. Este recorrido deberá realizarse los días 21 y 22 de febrero.

El primer informe oficial de la Armada sobre el nuevo hostigamiento armado a Cararabo indicó que el personal militar del Puesto Naval, comandado por el teniente de navío José Ernesto Acuña Moreno, permanece en constante alerta y vigilia, en cumplimiento de su misión de mantener la soberanía patria . Desde el momento del hostigamiento se ha incrementado la seguridad para protección de la integridad física de los militares acantonados en Cararabo, así como de las propias instalaciones, indicó Acuña.

Cararabo se convirtió el año pasado en el talón de Aquiles de las relaciones entre Colombia y Venezuela. El incidente de la masacre de los infantes de marina provocó la inmediata reacción venezolana.

Como represalia, el gobierno del presidente Rafael Caldera, a través de los ministerios de Relaciones Exteriores y del Interior, ordenó la deportación de más de 300 colombianos, que se encontraban ubicados en forma ilegal en el flanco venezolano de la Sierra de Perijá, lo que agravó las tensiones entre los dos países, que sólo bajaron con la reunión de cancilleres realizada a mediados de septiembre siguiente en la ciudad venezolana de Mérida.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
10 de febrero de 1996
Autor
MARIA VICTORIA CRISTANCHO

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: