Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Personajes de dedo parado

En el lenguaje se usan motes que terminan convirtiéndose en calificaciones, que, según el caso, pueden ser recibidas positiva o negativamente.

En una reunión de amigos nos burlamos de uno de los asistentes porque, al coger la copa, levanta el dedo meñique. Surgió la discusión acerca de si el hacerlo es un indicativo de refinamiento o no. Alejandro.

El origen de este gesto viene de la época en que el anillo con el escudo de la familia se llevaba en el dedo meñique y era uno de los símbolos de clase social. Representaba una distinción otorgada por la realeza a una determinada rama de la familia.

Al tomar licor, algunos aprovechaban la ocasión para resaltar la diferencia levantando el dedo en el que lo llevaban, generalmente el meñique o el anular, de manera que los demás percibieran su diferencia de nivel. Con el paso del tiempo, este gesto se comenzó a ver como algo postizo y que, por lo tanto, iba en contra de la discreción, cualidad que siempre ha acompañado la buena educación.

De aquí surgió la costumbre de clasificar a quien es esnob como una persona de ‘dedo parado’.

Según el Diccionario de la lengua española, de la RAE, esnob se define como “persona que imita con afectación las maneras de aquellos a quienes considera distinguidos”.

Hoy en día las normas de etiqueta son elásticas, así que, a quien le apetezca levantar el dedo, lo puede hacer, siempre y cuando sea con naturalidad.

Tengo una diferencia permanente con mi pareja, ya que, cuando salimos a comer con amigos, suelo hablar en primera persona. Al tener una relación estable, ¿es preciso decir ‘nos’? Él se resiente y dice que el gesto obedece a una simple norma de etiqueta. Dora.

Imponer este tipo de comportamientos es incómodo; sentirse obligado a utilizar ciertos términos lo es aún más. Mi consejo es recordar que la conversación está ligada a los hábitos y, como tal, es de carácter espontáneo. Por lo tanto, si desea darle gusto a su pareja tiene dos opciones: omitir el pronombre o, más fácil, ser amable, darle gusto y en su presencia emplearlo.

En estos casos es mejor esperar a que la otra persona sugiera el plural antes que exigirlo. El hacerlo lleva implícito el grado o tipo de compromiso. susombra@gmail.com

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
13 de agosto de 2009
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: