EL MUNDO PARECE POCO...

EL MUNDO PARECE POCO...

Por puro pasatiempo, por pura diversión, nació el Sanjuanero huilense hace 58 años en Neiva. Y quién lo iba a imaginar, la diversión resultó ser nada menos que la melodía que con el tiempo se convirtió en el himno musical del Huila.

01 de julio 1995 , 12:00 a.m.

Esa inspiración, y ese pasatiempo, porque de hecho eso fue, lo cometió Sofía Gaitán de Reyes, amante de los rajaleñas (coplas), que según cuenta tomaba clases de tiple con Anselmo Durán Plata, el autor de la música del mentado ritmo.

Ella recuerda que de Durán recibió clases de solfeo y teoría de la música. Evoca esos momentos y confiesa que como tiplista sinceramente no funcionó, ni como bandolista.

No obstante, estando en ese cuento, Sofía no dejó de componer. Y en una de esas, Durán le dijo que tenía una pieza musical que a él le parecía atractiva, pero que no tenía letra.

Sofía, entonces, se ofreció a escibrirle una letra y, bueno, vino lo que todo el mundo ha escuchado: En mi tierra todo es gloria cuando se canta joropo...

A Sofía, jamás se le pasó por la imaginación que aquellas coplitas llegaran hasta donde llegaron. Las cosas se hacían desprevenidamente, de acuerdo con el estilo de la época, sin pensar en hechos posteriores, en reconocimientos, y muchísimo menos en que económicamente una canción pudiera reportar dinero, según dijo.

Según corrige, la gente canta generalmente En mi tierra todo es gloria cuando se canta joropo Originalmente ella escibió: En mi tierra todo es gloria cundo se canta un joropo,/ y si es que se va a bailar,/ el mundo parece poco;/ y vamos cantando,/ y vamos tocando,/ y vamos bailando, caramba, que me vuelvo loco./ Sírvame un trago de a cinco,/ sírvame otro de a cincuenta,/ sirva y sirva sin descanso,/ hasta que se pierda la cuenta/ y vamos a bailar/ al son de este joropo/ la vida hay que gozar./ No hay guayabo que resista este joropo caliente,/ por eso está con celos su compadre el aguardiente,/ felices viene y van sin pensar en el dinero,/ con tiples y con guitarras a cantar el Sanjuanero.

Adicionalmente, advierte que el estribillo San Juan, San Juan, San Juan es posiblemente de la imaginación de la gente, que a fuerza de escuchar y cantar tanto el Sanjuanero incluyeron esa última frase.

Paradójicamente, Sofía Gaitán de Reyes no estuvo presente en la presentación en sociedad, en 1936, del Sanjuanero huilense, en Bogotá. En cambio, en Neiva, estuvo en cuanta fiesta y reunión social hicieron para, y ella, por supuesto, tocaba con su bandola.

La maternidad de la letra del Sanjuanero es mía, que eso quede bien claro. Yo concebí esa letra como solía concebir con frecuencia las coplas de mi Huila, con base en hechos y situaciones de nuestra vida común , dijo.

Pero por qué la palabra joropo en la entrada de la canción si se está hablando de Sanjuanero y, por lo mismo, viene a ser un bambuco?, es la pregunta de cualquier turista en Neiva. La respuesta viene, entonces, de cualquier opita conocedor del rimo huilense: Simple, lo que se canta es el joropo y lo que bailamos es el Sanjuanero. Y lo que se cuenta en este bambuco inmortal es una vida diaria del Huila, y dentro de esa vida diaria los huilenses cantamos joropo .

Para el final quedó una pregunta: Cuál de las versiones del Sanjuanero le gusta? Y Sofía contestó, sin dudarlo, que la primera vesión que se hizo, o sea la del dueto Garzón y Collazos.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.