Publicidad

ARCHIVO

Lunes 20 de febrero de 2017

Siga aprendiendo a leer

A leer no se aprende solamente en kinder o en primaria, porque leer es un proceso constante que requiere múltiples adaptaciones según el contexto en el que se lea.

Por: NULLVALUE

Al llegar a la universidad, por ejemplo, algunos alumnos aparecen como incapaces de leer, porque “tienden a comportarse como novatos al tener que enfrentarse a formas de lectura que desconocen”. Así lo explica Blanca Yaneth González, coordinadora del nodo Bogotá de Redlees, red de lectura y escritura en educación superior.

Y aunque docentes señalan una incapacidad dramática de sus alumnos para comprender los textos, lo que pasa, según González, es que los jóvenes deben asimilar los lenguajes y códigos concretos que se trabajan en cada programa de estudio.

Así, aunque un estudiante tenga un buen nivel de lectura ‘ordinaria’, debe hacer un esfuerzo para aprender a leer de ingeniería o derecho al llegar a la universidad, explica la profesora.

Sin embargo, los reportes de pruebas internacionales, como Pisa (Programme for International Student Assesment) que mide la capacidad de interpretar el lenguaje matizado, analizar textos de forma crítica y formular hipótesis a partir de una lectura, no son alentadores en cuanto a esa lectura no especializada.

Los resultados colombianos de la prueba realizada en el 2006 (la primera participación nacional) señalan que el 55 por ciento de los estudiantes de 15 años se ubican en el nivel mínimo, es decir que solo son capaces de reconocer el tema principal y hacer una conexión simple entre la información del texto y el conocimiento cotidiano.

Pero, según Mónica López, directora de calidad para la educación preescolar, básica y media del Ministerio de Educación, el país “se ha ido moviendo de manera positiva” en términos de comprensión de lectura en la edad escolar.

“Ya no tenemos niveles tan bajos, pero el avance es lento”, señala para referirse a los resultados de las pruebas del Icfes que presentan los estudiantes de último grado de bachillerato. “Todavía están en un nivel de comprensión literal. Ahora queremos que se muevan a una interpretación global” de los textos, afirma.

Todos pueden mejorar En busca de ese objetivo, el Ministerio de Educación trabaja desde el 2005 el programa ‘Mil maneras de leer’ junto con el Ministerio de Cultura.

La idea es que los maestros aprendan a utilizar el material de las bibliotecas y sean promotores de la lectura como una diversión en el aula que promueva al mismo tiempo el desarrollo de las competencias comunicativas.

Y desde el año pasado, un curso virtual dedicado a los profesores de preeescolar y primero de primaria busca recuperarlos como escritores y lectores para que, a partir de su propia motivación, reflexionen sobre su forma de abordar la lectura en clase.

A nivel universitario, las instituciones se han empeñado en mejorar el nivel de comprensión de sus estudiantes ‘primíparos’, dadas las dificultades que manifiestan para habituarse al ritmo que les exige el nuevo contexto.

La Universidad Sergio Arboleda, por ejemplo, ofrece desde el 2004 talleres de alfabetización académica para ayudar a los jóvenes a organizar información, consultar fuentes, evitar el plagio y hacer textos propios del mundo académico.

Porque en esta etapa, así como al comienzo de la vida escolar, los estudiantes deben aprender a leer, pero ahora desde una óptica profesional.

Y así, cada vez que asuman un nuevo reto.

Dificultades comunes en la lectura “El problema más habitual es que cambian, omiten o agregan letras y por ende la comprensión del texto es supremamente baja”, afirma Catherine Álvarez, fonoaudióloga de Dos Hemisferios Piensan Más que Uno, institución dedicada a mejorar el desempeño escolar de los niños.

“Tienen problemas de identificación de palabras y de frases, no saben tomar dictado, leen las palabras de una manera diferente a lo que indica el texto”, señala por su parte Diana Giraldo, fonoaudióloga de Ipler.

Y en bachillerato ocurre lo mismo. “No entienden lo que quiere decir un texto y por eso no les va bien en todas las materias que impliquen extraer una opinión”, indica la especialista.

Lo curioso es que después de seguir procesos intensivos para mejorar la comprensión de lectura muchos estudiantes mejoran también en matemáticas

Publicidad

Publicidad