MIGUEL RODRÍGUEZ LE ENTREGÓ UN RELOJ A JATTIN

MIGUEL RODRÍGUEZ LE ENTREGÓ UN RELOJ A JATTIN

Los episodios que involucrarían a Francisco José Jattin (Lib.Cor) con los portentados del crimen organizado no cesan en honores a personajes como el ex sargento de la policía Pastor Perafán.

28 de febrero de 1996, 05:00 am

Así como en calidad de Presidente de la Cámara Jattin otorgó la Orden de la Democracia, también en calidad de Presidente de la Cámara se habría reunido con los padrinos del cartel de Cali y, en particular, con Miguel Rodríguez Orejuela.

Así lo declaró ante fiscales sin rostro Guillermo Alberto Pallomari González, el ex contador de Miguel Rodríguez que actualmente se encuentra bajo protección de las autoridades estadounidenses.

En su indagatoria, Pallomari reveló que el propio Miguel Rodríguez le ordenó retirar de la joyería Yanguas Joyeros un reloj. Efectivamente, el ex contador recogió el reloj y personalmente se lo entregó al capo en su casa, en el barrio Ciudad Jardín, en el sur de Cali.

Allí, dijo, estaban reunidos Jattin con Miguel y Gilberto Rodríguez, Chepe Santacruz y Hélmer Herrera y, en su presencia, Miguel Rodríguez le obsequió el reloj a Jattin.

Pallomari sostiene que Jattin era presidente del Senado, pero entre investigadores la mención se refiere al presidente de la Cámara pues en otros apartes de la indagatoria el ex contador señala a Francisco Jattin .

Jattin fue presidente de la Cámara durante la legislatura comprendida entre 1992 y 1994. Más tarde se lanzó al Senado.

Pallomari, quien descifró ante los fiscales algunas de las claves con las que Miguel Rodríguez identificaba en su contabilidad personal a cada una de las personas a las que le giraba dinero, aseveró que la cuenta D-135 Dr. Jattin que aparece en los registros contables que el Bloque de Búsqueda le incautó en 1994, corresponde efectivamente a Jattin.

En los registros de contabilidad de Rodríguez, consta que a esa cuenta hizo un giro por 20 millones de pesos por concepto de Navidad el 15 de enero de 1995 mediante el cheque 001232 comprobante 020195.

Según Pallomari, el giro fue hecho de la cuenta LTD4, que identificaba a la empresa Agrícola La Loma dentro de la cuenta de Export Café, abierta en la sucursal principal del Banco de Colombia de Cali como fachada del cartel para financiar las campañas a Congreso y a la Presidencia durante 1994.

Los libros de contabilidad fueron hallados durante el allanamiento del 15 de julio de 1994 al apartamento 402 del edificio Colinas de Santa Rita en Cali, de propiedad de Rodríguez.

Pallomari dijo que Jattin fue uno de los veinte aspirantes al Senado que se reunió personalmente con Rodríguez y se benefició directamente de su dinero para financiar su campaña, mediante giros realizados desde la cuenta de Export Café.

Según el ex contador, Jattin, a quien señala como amigo personal de Rodríguez, visitó al menos en tres oportunidades a Miguel Rodríguez en una de las seis oficinas que el capo tenía destinadas para atender a los dirigentes políticos que regularmente iban a la capital del Valle para dialogar con él.

Además, el ex contable reveló que todas las personas que se reunían con Rodríguez lo hacían con cita previa y que, en su mayoría, se alojaban en el Hotel Intercontinental. Las cuentas, dijo, eran canceladas por intermedio de Inversiones Ara Ltda, de propiedad de la esposa y los hijos de Miguel Rodríguez.

En efecto, Jattin figura en las órdenes de alojamiento del Inter a nombre de Inversiones Ara, que fueron pagadas con cuentas manejadas por Miguel Rodríguez No obstante, el ex contador aseguró que no sabe si el senador se reunió con Rodríguez durante el trámite de la política de sometimiento.

Otros más Pallomari dijo, bajo juramento, que al menos veinte congresistas, entre los que figuran, además de Jattin, Armando Holguín, María Izquierdo, Rosember Pabón, Carlos Abadía, Samuel Moreno, Gustavo Espinosa, Miguel Mottoa, Gustavo Rodríguez, Alberto Santofimio, Carlos Alonso Lucio, Rodolfo González, Tiberio Villarreal, Manuel Francisco Becerra, Rodrigo Garavito, Hugo Castro Borja, Ana Petchal y Jaime Lara, el contralor David Turbay, y el procurador, Orlando Vásquez Velásquez, habrían recibido dinero de los Rodríguez.

Salvo Izquierdo ningún otro parlamentario ha reconocido ni haberse reunido Rodríguez ni haber recibido sus aportes.

Jattin fue uno de los 13 parlamentarios que votaron a favor del proyecto de narcoley el 23 de noviembre de 1994.

El narcoproyecto fue aprobado por primera vez el 6 de octubre del año pasado, y reglamentaba normas sobre enriquecimiento ilícito y procedimientos para incautación de bienes.

El 21 de junio del año pasado la Fiscalía General de la Nación vinculó a Jattin al Proceso 8.000 presuntamente por haber recibido favores del narcotráfico a través de sus empresas de fachada.

La documentación relacionada con el senador hallada por la Fiscalía fue remitida a la Corte Suprema de Justicia que investiga a veinte senadores por el mismo hecho.

El 4 de mayo del año pasado el Consejo de Control Etico del liberalismo suspendió de la colectividad a Jattin y a los también senadores Jorge Ramón Elías Náder, Gustavo Espinosa y los representantes Tiberio Villarreal y Fredy Sánchez.

Fuentes cercanas al Proceso 8.000 aseguraron que Pallomari confirmó que la cuenta de Export Café, de la que se derivaron las cuentas LDT1 que representaba a la Comercializadora La Estrella; LTD2, de la empresa El Diamante; LTD 4, de La Loma y LTD4 especial de Export Café, eran manejadas directamente por Miguel Rodríguez.

La cuenta fue abierta entre los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela, José Santacruz Londoño y Hélmer Pacho Herrera, y otro grupo de narcotraficantes del Valle para hacer donaciones a las campañas políticas.

La cuenta, según la declaración de Pallomari, tuvo ingresos cercanos a los 7 mil millones de pesos y fue clausurada una vez concluyó la campaña.

El testimonio de Pallomari sobre la forma como el cartel hizo llegar sus aportes a la campaña liberal, coincide con las declaraciones entregadas por el ex tesorero de la campaña samperista, Santiago Medina, y por la senadora María Izquierdo de Rodríguez.

Los tres han declarado a la Fiscalía que el dinero era recogido en efectivo en Cali, empacado en cajas de cartón envueltas en papel de regalo y trasladado por vía aérea desde Jamundí en un avión de Hélmer Herrera o de José Estrada Ramírez y entregada al periodista Alberto Giraldo López.

Investigo quién sugirió a Perafán EL TIEMPO habló ayer con el senador Francisco José Jattin, quien negó la versión de Pallomari y aseguró que nunca se reunió con Rodríguez. Esto dijo: Yo nunca me reuní con los Rodríguez, no conozco a esos señores. Lo que dice Pallomari es una absoluta mentira... Debe haber una equivocación, pero yo no soy la persona a la que nombra ahí.

Jamás recibí un reloj de nadie. Ni siquiera porque me lo enviaran anónimos, ni mucho menos. Jamás he recibido regalos de esas personas cuestionadas por la justicia.

Esas cosas no tienen sentido, es por es que yo le pedí a la Corte Suprema que investigara todas mis entradas a Cali, y las de mi señora, para que vean que jamás estuve en el Intercontinental, que nunca he tenido nexos, si quiera, con las empresas que llaman de fachada.

En lo que respecta a Perafán, sí lo conocí. En 1994, cuando yo era Presidente de la Cámara, lo condecoramos, pero yo condecoré al empresario, no al tipo ese que buscan ahora con cargos delincuenciales.

Recuerdo que ese fue un acto al que asistieron embajadores, deportistas, el diseñador Carlos Arturo Zapata, y una gran cantidad de gente porque ese fue un acto público.

Nosotros lo condecoramos a raíz de que alguien lo postuló en la Cámara, yo estoy investigando ahora quién fue el que postuló a ese señor. Entonces, lo único que supe fue que nos enviaron una hoja de vida donde decía que era un reconocido empresario, que generaba cualquier cantidad de empleos, que era un industrial que le producía al país, y por eso lo condecoramos.

Pero no sabíamos nada de esas conductas que ahora se le endilgan. Ni idea de que podía tener problemas legales.

Simplemente, cuando lo postularon para la condecoración, este señor mandó la hoja de vida y consideramos que cabía la medalla.

Hasta ese acto se limitó mi relación con ese señor. No lo conocí más allá. Nunca estuve en el hotel que tenía, ni lo frecuenté, ni nada, y quiero que eso quede bien claro... Eso, a pesar de que el tipo tenía relación con gente prestante, del Gobierno, de la diplomacia...