Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

JUNTA CENTRAL DE CONTADORES

Hace ya muchos años se hizo evidente la necesidad de crear un ente fiscalizador que controlara la actividad de quienes se desempeñaban en la difícil tarea de llevar las cuentas en diversos establecimientos.

De igual manera, los usuarios buscaban la asesoría de personal idóneo y experimentado que les prestaran los servicios de contabilidad.

Es así como nace la Junta Central de Contadores, Tribunal Disciplinario de la Contaduría Pública que se constituye para responder a las expectativas de los interesados en esa área.

La junta aparece cuando aún el oficio profesional de los contadores no era reconocido en nuestro país.

Pero más adelante, y para su fortuna, la expedición del Decreto Legislativo No. 2373 del 18 de septiembre de 1956, reglamentó la profesión de la Contaduría Pública .

En ese entonces, la institución estaba conformada por cinco miembros principales: La Facultad Nacional de Contaduría y Ciencias Económicas, en representación del Ministerio de Educación Nacional; las Superintendencias de Sociedades y la Bancaria, además de dos delegados de los contadores públicos.

La presidenta de la Junta Central, Clara Cuéllar Reyes, explicó que desde ese momento se le dio a ésta el carácter de ente disciplinario y agente del gobierno .

Así mismo, responsable de la decisión sobre solicitudes de inscripción o matrícula de los aspirantes y de la imposición de sanciones por faltas cometidas en el ejercicio profesional .

Dos años más tarde, el 28 de marzo de 1958, con el Decreto No. 0190 aumenta el número de miembros a siete.

Se integran así, el Contralor General de la República o su delegado y el director del Presupuesto Nacional o representante.

Requisitos El mencionado decreto, en su artículo tercero, preceptuaba, según Cuéllar Reyes, que para ejercer la profesión de contador inscrito o público era preciso tramitar licencia ante la Junta Central de Contadores, previa presentación del título universitario .

Este último, también debía estar refrendado por el Ministerio de Educación Nacional.

La norma no era aplicable, en cambio, a los contadores que estuvieran inscritos y que cumplieran con lo dispuesto por el Decreto 2373 o quienes a la fecha de expedición de esa ley hubieran tramitado la correspondiente solicitud.

Posteriormente, y motivados por las presiones de auditores y contadores de firmas foráneas que rechazaban las restricciones impuestas y que les impedían su ingreso, se fue ideando otro proyecto de ley.

El 30 de diciembre de 1960 se sanciona la Ley 145, que determinaba que la junta continuaría funcionando como dependencia del Ministerio de Educación Nacional, integrada ahora por seis miembros , añade la funcionaria.

Eran ellos representantes del Mineducación, la Superintendencia de Sociedades Anónimas, la Asociación Colombiana de Universidades, la Facultad Nacional de Contaduría y Ciencias Económicas, los contadores públicos titulados y otro de los autorizados.

Aquí la junta seguía haciendo las veces de entidad disciplinaria de la Contaduría Pública, que cumplía con las funciones establecidas por el artículo 15, que en resumen se refieren a: La vigilancia de la profesión, en guarda de los intereses de terceros y de los mismos contadores, con facultades para tomar medidas preventivas y represivas, en garantía de un ejercicio profesional, acorde con las exigencias de la sociedad .

Más normas Vinieron después más disposiciones y con ellas obstáculos para este gremio.

Fue el caso de la negativa por parte de la Corte Suprema de Justicia ante la autorización dada a la junta para que elaborara y difundiera un Código de Etica para los contadores.

La medida perdió su vigencia cuando, en 1990, se expidió la Ley 43 o Estatuto Orgánico de la Contaduría Pública, que en su capítulo cuarto incorpora el Código Etico de la profesión.

En esa misma norma, capítulo tercero, se establecen como órganos de la profesión tanto a la Junta Central como al Consejo Técnico de la Contaduría Pública. Y se le da a la primera la naturaleza de Unidad Administrativa.

En la actualidad la Junta Central de Contadores, dependiente del Ministerio de Educación Nacional, cuenta con 14 miembros entre principales y suplentes.

Sus responsabilidades giran en torno a la inspección y vigilancia, para que el ejercicio de la profesión sólo sea llevado a cabo por contadores públicos debidamente inscritos.

Funciones Según lo dispuesto en las leyes 145 de 1960 y 43 de 1990, la Junta Central de Contadores debe cumplir con las siguientes funciones: 1. Ejercer la inspección y vigilancia de la Profesión, para garantizar que la Contaduría Pública sólo sea ejercida por Contadores Públicos debidamente inscritos, que quienes ejerzan la profesión de Contador Público lo hagan de conformidad con las disposiciones legales vigentes y sancionar a quienes violen tales normas.

2. Efectuar la inscripción de Contadores Públicos, suspenderla o cancelarla, cuando haya lugar a ello.

3. Expedir, a costa del interesado, la tarjeta profesional y las certificaciones que habilitan a una persona para realizar las tareas propias de la disciplina contable.

4. Denunciar ante las autoridades competentes a quien se identifique y firme como Contador, sin estar inscrito como tal.

5. Establecer Juntas Seccionales y delegar en ellas las funciones que garanticen la adecuada prestación de sus servicios.

6. Llevar un registro de los Contadores Públicos.

7. En general, hacer que se cumplan las normas sobre ética profesional.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
1 de marzo de 1996
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: