Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EL CARTEL DE CALI, ENTRE SOMETIMIENTO Y CAPTURAS

Antes de 1992 el cartel de Cali parecía intocable. Entonces vino la captura de Iván Urdinola y las cosas cambiaron.

A Urdinola le echaron mano en Cartago, en el norte del Valle. Tras las rejas, el hombre negoció su pena, aprovechando que la Fiscalía había creado la figura del sometimiento.

Así, recibió más del 50 por ciento de rebaja de su condena. En diciembre del 92, Hernán Angel Wagner, de quien dijeron que era el tercero en la estructura del cartel del norte del Valle, optó por someterse. Lo condenaron a cuatro años, pero la Fiscalía apeló. Dos años más tarde ya estaba libre.

Después fue El Navegante , cuyo nombre es Jorge Enrique Velásquez. Lo cogieron el 11 de agosto del 93, lo condenaron a 78 meses, pero muy rápido quedó libre. Velásquez fue quien contó donde estaba Gonzalo Rodríguez Gacha poco antes de su muerte.

Entre sometimientos y capturas pasaron mucho más. Sin embargo, una de las detenciones más sonadas fue la de Jorge Eliécer Rodríguez, hermano del capturado Gilberto. Ocurrió a finales de febrero en el barrio Junín de Cali.

*** El sometimiento de los narcos del Valle del Cauca ha sido un proceso lento, que arrancó virtualmente con la captura en abril de 1992 de Iván Urdinola.

Por primera vez, esa acción de la Policía habría hecho pensar a los capos de la región que no eran intocables como hasta entonces parecía.

Urdinola fue capturado en Cartago, al norte del Valle, en la operación Robledo. Negoció su pena con la fiscalía General de la Nación y recibió una rebaja de más del 50 por ciento. A cuatro meses de cumplir su condena, se le abrió un nuevo proceso por la muerte de un teniente de la Policía.

En diciembre de 1992, Hernán Angel Wagner, alias bomba , señalado como tercero dentro de la estructura del cartel del norte del Valle, decidió someterse a la justicia, siendo condenado a cuatro años de cárcel, sentencia que apeló la Fiscalía. Bomba obtuvo su libertad a finales de 1994.

De otra parte, los capos del Valle del Cauca supuestamente colaboraron con la justicia. Jorge Enrique Velásquez, conocido como El Navegante , fue quien habría informado el lugar donde se encontraba Gonzalo Rodríguez Gacha, El Mexicano . Esa colaboración permitió ubicar al capo, abatido luego en la costa Atlántica.

Sin embargo, El Navegante fue capturado el 11 de agosto de 1993 en Cali por porte ilegal de armas. Condenado a 78 meses de prisión, la pena fue conmutada y suspendida gracias a la colaboración señalada. Bajo el programa de protección a testigos de la Fiscalía y bajo estrictas medidas de seguridad, fue sacado de la Cárcel de Villahermosa y trasladado al exterior, el 29 de junio de 1993.

El sometimiento más significativo se produjo a comienzos de marzo de 1994 cuando sorpresivamente se entregó Julio Fabio Urdinola, segundo en el clan familiar de los Urdinola, segundo en la estructura del Cartel del Norte del Valle, según la Drugs Enforcement Administratión (DEA). En mayo de 1994, el confeso capo fue remitido de la penitenciaria de Palmira a Ibagué.

Otra entrega de narcos se produjo en marzo de 1994, cuando decidió someterse a la justicia Jhonier Ospina Montoya, de 28 años, natural de El Dovio, y vinculado al negocio de la droga en el norte del departamento. Las entregas de Julio Fabio Urdinola y Ospina se produjeron en el marco de los arreglos de la Fiscalía con Iván Urdinola.

Poco protagonismo Sin mayor protagonismo, Humberto Rentería Calero, otro miembro de los carteles de la droga, se sometió a la justicia el 26 de mayo de 1994. Rentería aparece relacionado en un proceso de la DEA como el hombre que realizó una operación de 150 kilos de cocaína con la cual se buscaba comprometer a Miguel Rodríguez Orejuela. Por este mismo caso rindió indagatoria en Cali, a comienzos de este año, Clara Inés de Duque, quien pagó dos años de cárcel en Estados Unidos por ese cargamento.

A finales de junio de 1993, fue capturado en Roldanillo, al norte del Valle, Héctor Julio Urdinola Grajales. En una controvertida decisión, un juez de esa localidad decidió dejarlo en libertad mediante el beneficio de Habeas Corpus.

La libertad del primer narco que se entregó a la justicia en el Valle, Hernando Wagner Angel, Bomba , se produjo a mediados de noviembre. Estaba recluido en la cárcel de Villahermosa desde el 22 de diciembre de 1992, cuando decidió someterse a la justicia.

Dentro de las acciones contra el narcotráfico en el Valle, en marzo de 1993, fue detenido en Cali el ecuatoriano Ramiro Eduardo Reyes, miembro del grupo de traficantes Los reyes magos .

Otra acción de las autoridades permitió la captura de Jorge Eduardo Rojas, conocido como K-6, jefe de seguridad del Cartel de Cali. Inexplicablemente, fue dejado en libertad cuando era remitido para indagatoria en la Fiscalía Regional. El caso, que ocurrió en junio de 1993, fue conocido como El Cambiazo y le costó el puesto al director de la Sijín de la Policía de Cali, el entonces mayor Mauricio Aguilar Vera.

Dentro de los golpes mas fuertes al narcotráfico internacional, a finales de junio de 1994, fue capturado el peruano Demetrio Libaniel Chávez, El Vaticano , deportado por las autoridades a su país.

Jaime Orjuela Caballero, presunto narcotraficante solicitado por la Interpol, fue capturado en el occidente de Cali en febrero de 1994. Orjuela está señalado como hombre de mando dentro del organigrama del Cartel de Cali.

La captura más significativa se produjo a finales de febrero de 1995, cuando fue retenido en el barrio Junín de Cali Jorge Eliécer Rodríguez Orejuela. Aún cuando los mismos funcionarios de los Estados Unidos aclararon que no se trataba de uno de los grandes capos , se vio como el inicio de acciones concretas contra el denominado Cartel de Cali.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
10 de junio de 1995
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: