Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

La economía en el siglo XIX

El siglo XIX fue esquivo para el desarrollo económico del país. El fuerte impacto que provocó la Independencia sobre la economía de una colonia como la de la Nueva Granada, que había sido bastante pobre hasta el momento, la hizo empobrecer más, por lo menos hasta 1850.

La pérdida de participación en la órbita comercial ibérica, al tiempo de que se carecía de productos alternativos de exportación distintos al oro, cuya producción se deterioró, produjo una reducción de los ingresos externos. El mercado mundial entretanto no mostró dinamismo hasta 1850, lo cual escasamente ayudó a salir de la contracción producida por la guerra y por la pérdida inicial de comercio.

La política y la guerra debilitaron la institución de la esclavitud y, por lo tanto, la minería se contrajo primero para estancarse después, manteniendo cierta dinámica en Antioquia. La guerra misma produjo pérdidas de vidas, semovientes, mulas, cosechas y las propiedades de chapetones y realistas fueron expropiadas, incentivando la fuga de capital. Sin embargo, a pesar de todos los problemas, se comenzaron a echar los cimientos de una nueva sociedad, un tanto más liberal, que eventualmente saldría adelante con nuevas exportaciones hasta consolidar el café como la principal de ellas, ya a principios del siglo XX. Solo a partir de ese momento, Colombia entró en una fase de crecimiento sostenido.

A. LA INDEPENDENCIA Y LA ECONOMÍA .

Costos y beneficios de la Independencia.

El cálculo de los costos y beneficios de la Independencia constituye un tema apasionante de la historia económica. Se trata de dilucidar si el desmonte de una organización económica ineficiente, basada en los monopolios públicos y privados sobre la producción y el comercio, produjo suficientes beneficios a largo plazo que justificaran los costos de la empresa. Había que erradicar buena parte de lo que los españoles habían sembrado: un sistema de castas separadas por ley, relaciones sociales de servidumbre y de esclavitud, monopolios de comercio y de los bienes más transados en la sociedad colonial y, no menos, una tributación excesiva. Los costos de la Independencia fueron evidentemente muy altos, el mayor de los cuales fue la pérdida del orden político que mal que bien sostuvo el imperio español de ultramar por más de tres siglos.

Mientras que para los países frontera del imperio español que lograron la independencia sin guerras de liberación como Argentina, Costa Rica y Chile pudieron establecer tempranamente regímenes liberales abiertos al comercio, para los que contaban con instituciones hispánicas más enraizadas y vivieron intensamente el conflicto tardaron más en alcanzar alguna estabilidad política y economías abiertas. “Los obstáculos institucionales al crecimiento económico… fueron mayores en las zonas de población autóctona estable, donde quedaron encarnados en un ‘pacto’ colonial entre España y la élite colonial”, anota John Coatsworth, para la América colonizada por Iberia. Fueron este tipo de regiones las que se vieron más polarizadas por el conflicto que dividió a los criollos y a los mestizos y sumó a los indígenas a la causa real.

Se podría afirmar que la estabilidad política solo llegó a Colombia después de la Guerra de los Mil Días (1899-1902), a partir de 1905, cuando los partidos alcanzaron un acuerdo de paz perdurable.

Lo cierto es que la caída de la monarquía española desató la anarquía en casi todas sus colonias. Surgieron iniciativas constitucionales en villas y provincias, a la vez que un gobierno provisional instaurado por las Cortes de Cádiz ofreció amplia representación a sus congéneres de ultramar.

La Constitución aprobada en Cádiz en 1812 fue progresiva, porque instauró el voto universal masculino sin requisito de propiedad o literalidad, que incluyó a criollos, mestizos e indígenas (excluyó a los esclavos) y estableció gobiernos provinciales y ayuntamientos de origen popular (Rodríguez, 2005).

La restauración de Fernando VII en el poder en 1814 le permitió abolir las Cortes y desconocer la Constitución gaditana. En la Nueva Granada solo en el pronunciamiento constitucional de Cartagena se hizo sentir la influencia de las Cortes de Cádiz y la versión más radical de los Derechos del Hombre.

(Martínez Garnica, 2006). En sentido opuesto, la Constitución de Cundinamarca de 1811 propuso una monarquía constitucional que mostró el carácter excluyente de los criollos frente a las castas inferiores y el temor de perder el dominio sobre el orden político legado por España. Otras iniciativas más federales en otras provincias de diferente inclinación política, inspiradas en la experiencia norteamericana y promovida por Camilo Torres, llevaron a guerras intestinas que facilitaron la reconquista española de 1817.

La historiografía tradicional ha llamado a este período la ‘Patria Boba’, pero el conflicto no surge de la estupidez humana, sino de la inexistencia de gobiernos proto-nacionales en cada colonia -cuerpos colegiados con funciones políticas y económicas donde existiera representación de los criollos- que la Corona nunca permitió ni en la propia España, lo cual dificultó la construcción de espacios de negociación política que se debieron construir desde la nada con el derrumbe del imperio hispánico.

Por contraste, las asambleas de las 9 colonias anglosajonas, que sí contaban con experiencias de autogobierno, se apoyaban en un área de libre comercio, legislaban sobre impuestos y contaban con recursos para hacer inversiones en educación e infra-estructura. Fue menos difícil para ellas entrar en una negociación compleja que culminó en una confederación dotada de una constitución eficiente y legítima que perdura al día de hoy.

Clement Thibaud sugiere que las estructuras castrenses de los ejércitos bolivarianos jugaron un importante papel en la conformación de las identidades nacionales. Ante la ausencia de poder generada por la confrontación con la metrópoli, su influencia en las instituciones de gobierno llevó a la aparición del caudillismo y retrasó la conformación de un sistema de gobierno parlamentario que permitiera la creación de espacios de negociación política de los conflictos.

Bolívar, en particular, se oponía al federalismo, a la división de poderes y a una representación universal. Por tanto, no existieron las condiciones institucionales y políticas necesarias para que el proceso económico se desarrollara de manera dinámica, en los países que antes conformaron la Nueva Granada, al menos durante la primera mitad del siglo XIX. (Thibaud, 2002) La pugna fundamental en los años de la post independencia en los países liberados por Simón Bolívar fue la oposición a formas de gobierno centralistas con un enorme poder concentrado en la presidencia vitalicia del propio Bolívar, quien además podía nombrar a su sucesor, combinado con restricciones de ciudadanía a los que no contaban con propiedad o no sabían leer y escribir, contra unos gobiernos más liberales que contaban con reglas menos restrictivas de participación política.

Las fuerzas localistas y regionales que desató la Independencia fueron contenidas por las necesidades militares de los criollos. La guerra de liberación obligó a centrar todos los esfuerzos en fortalecer el ejército y, con ello, a centralizar el incipiente Estado. Una vez expulsados los españoles del territorio que se vendría a denominar La Gran Colombia, pero todavía con un poder realista amenazante en territorio peruano, Venezuela aprobaría su Constitución de Angostura en 1819, muy influida por Simón Bolívar que le introdujo rasgos dictatoriales.

Entre estos figuraban la división de ciudadanos entre activos y pasivos (sin derecho a elegir o ser elegidos), acreditar propiedad de 500 pesos para los activos, mientras que el presidente concentraba todos los poderes, pudiendo incluso invalidar sentencias judiciales. Le seguiría la Constitución de Cúcuta en 1821 que federaba a Venezuela, Ecuador y a la República Granadina y que intentaba darse una organización un tanto más liberal y descentralizada que la propuesta por Bolívar.

La Constitución de 1821 se inspira en el derecho divino como fuente de soberanía: reconoce la religión católica como única verdadera que acoge y protege. Era muy difícil para los criollos implementar el ideal de la Ilustración sobre establecer instituciones sobre la base de la razón, para lo cual era imprescindible separa al Estado de la religión.

Los ciudadanos deben saber leer y escribir a partir de 1840 para participar en elecciones, lo cual fuera de restrictiva reconoce un problema de analfabetismo generalizado, pero además deben tener un patrimonio de 100 pesos o en su defecto una profesión que les permita la independencia, excluyendo de la ciudadanía a jornaleros, arrendatarios y sirvientes.

Había un sistema de votación indirecto, mediante electores cantonales cuyos requisitos de propiedad y sapiencia eran mayores. Ellos conformaban asambleas electorales que elegían presidente, senadores departamentales y representantes de provincia, dando lugar a un sistema de votación indirecta, proclive a la manipulación. Se daban un cuerpo legislativo dividido en dos, donde la cámara contaba con representantes que ejercían por 4 años, mientras que los senadores tenían períodos de 8 años y se cambiaba la mitad cada 4 años, siguiendo el modelo norteamericano. (Restrepo Piedrahita, 1995) La lucha entre el caudillo libertador y los políticos se zanjó a favor de los republicanos santanderistas en el caso de Colombia que surgió como tal después de la disolución de la confederación en 1832, dando al traste con otro de los sueños del caudillo libertador de ser conductor de un gran imperio americano. (Rodríguez, 2005) Las guerras de independencia fueron también guerras civiles, en tanto el partido realista representaba la tradición y la religión legadas por el imperio español, siendo los criollos desafectos hijos rebeldes del mismo tronco.

Los indígenas sabían que las instituciones que les había provisto la Corona, y que alguna protección les ofrecía, serían desmanteladas por las reformas modernizantes del partido independentista. Los esclavos, por su parte, le dieron la bienvenida a la Independencia porque les prometía la libertad en una generación, y aún inmediata para los que participaran en la contienda, pero algo similar le ofrecieron los realistas y pronto quedarían desilusionados con la lentitud que tomaría su emancipación.

El conflicto no se cerraría con la derrota y expulsión de los españoles hacia 1820, sino que se incubaría en el cuerpo social para estallar nuevamente en reiteradas guerras civiles. Ahora los nuevos contendores serían el partido conservador que defendía el legado hispánico, y los independentistas, transformados en partido liberal.

Las fisuras sociales prefiguran otros costos económicos que tuvo la Independencia: destrucción de vidas, activos productivos, reses, mulas y caballos, colapso de la esclavitud y de las regiones mineras, como el Chocó y Cauca, que de ella dependían. La Costa Atlántica sufriría aún más; el debilitamiento de la esclavitud la perjudicó también y además se esfumarían los gastos militares y en construcciones de Cartagena lo cual multiplicaba en un alto ritmo de actividad económica de la región.

Hay también evidencias de algún grado de desurbanización: Bogotá pierde algo de población entre 1825 y 1850, al igual que la suma de 10 municipios principales que pierden 2 por ciento de su participación en la población total. (Ocampo, ) El PIB por habitante estimado para la colonia y el siglo XIX (Gráfica 1) informa que la desarticulación de la esclavitud hizo colapsar al sector líder minero, al tiempo que la cruenta guerra produjo pérdidas importantes para la agricultura y ganadería de la costa atlántica y del sur del país.

El sector exportador sufrió una contracción considerable al perder acceso al monopolio centrado en Sevilla y en los consulados locales (gremios excluyentes de comerciantes), mientras que tampoco se ampliaban los mercados internacionales de materias primas. Ocampo estima que entre 1802 y 1850 la caída de exportaciones per cápita fue de 42 por ciento.

La caída del PIB por habitante se detiene hacia 1850 y tiene una fuerte expansión con las nuevas exportaciones de tabaco, quina, añil y café, mientras que la minería continua manteniendo un nivel relativamente constante de producción.

A partir de 1850 se superaría el nivel bruto de exportaciones colonial y hacia 1870 se habían recuperado también las exportaciones por habitante.

Pero lo más costoso a largo plazo, luego de la disolución del estado colonial, sería la inestabilidad política. Esta indujo la fuga de capital, dejó sin reglas adecuadas los negocios que podían ser emprendidos, mientras que los existentes quedaban sometidos a riesgos de expropiación, de préstamos forzosos durante los conflictos y de cambios frecuentes en las reglas de juego que organizaban la sociedad.

En efecto, Colombia tuvo 9 constituciones durante el siglo XIX y fue una de los países más inestables de la órbita hispanoamericana. Tuvo que pasar mucho tiempo hasta que se adecuara y modernizara el sistema fiscal hacia uno simplificado basado en el arancel externo.

La desorganización estatal y los bajos impuestos impidieron construir caminos adecuados entre el escarpado interior y las costas. Aunque las constituciones de Cúcuta y todas las que siguieron desmontaron el sistema de castas al introducir la igualdad frente a la ley, política y culturalmente continuó existiendo la exclusión de los que carecían de linaje, propiedad, piel blanca, ingreso o eran analfabetos. Tardó mucho también el desmonte de la esclavitud, que fuera liquidada totalmente sólo en 1851 pero con los propietarios intentando someter a sus ex esclavos en arrendatarios de sus haciendas.

La Nueva República acometió importantes tareas de modernización. Se abolieran las formas colectivas y obsoletas sobre la propiedad de la tierra (el mayorazgo y las manos muertas en poder de la Iglesia, los ejidos y propiedades comunitarias de los indígenas, entre otros) que impedían su movilidad y se liquidó el muy racionado sistema de crédito eclesiástico a favor de la banca libre. Se introdujo el moderno código napoleónico de comercio que remplazó las Ordenanzas de Cádiz y se cambió además el contradictorio y confuso sistema de medidas español por el métrico decimal.

Por último, se debilitaron los fueros corporativos como los del consulado, el fuero eclesiástico y el de los militares y se caminó en dirección a la igualdad frente a la ley, aunque esa igualdad estaría muy lejos de ser alcanzada.

De esta manera, se fueron desmontando las taras institucionales del absolutismo español que impedían el desarrollo del comercio y de los negocios, lo cual para el caso de la Nueva Granada comenzaría a rendir frutos durante la segunda mitad del siglo XIX y plenamente en los primeros 30 años del siglo XX. Por lo demás, la primera globalización capitalista que absorbiera las exportaciones de materias primas sólo se desataría con fuerza entre 1850 y 1914.

LA CULMINACIÓN DE LA GUERRA DE INDEPENDENCIA El mayor beneficio inmediato de la Independencia fue la reducción de los impuestos. Estos se redujeron del 12,5 por ciento a cerca del 5 por ciento del PIB, lo cual fue una de las grandes ganancias que cosecharon los criollos con la Independencia. Tener a disposición del sector privado más de 7.5 puntos del producto que sostenían la administración colonial, los gastos de defensa de Cartagena y el culto de la Iglesia debió tener un impacto apreciable sobre el consumo de los criollos.

La inversión, sin embargo, no se desataría con fuerza hasta que se liberaran las trabas al comercio exterior, en particular el estanco del tabaco que siguió siendo de las rentas más altas con que contó el nuevo estado republicano, pero que precisamente contaba con una fuerte demanda en Europa.

Se tendría que esperar hasta 1850 para permitir la exportación de tabaco por parte de un tripolino criollo que dio lugar a un auge exportador que se mantendría por dos décadas.

Se suprimieron los sistemas de arancel para sustituirlos por un sistema de tarifas aduaneras unificado, a lo cual se sumó la eliminación de las alcabalas internas y externas al comercio, culminando con un sistema simple y de bajos costos de recaudación. (González, 1984) La libertad de los esclavos quedó sujeta a la voluntad de sus dueños con la manumisión de vientres que después fue limitada por el concierto de los jóvenes ‘libertos’ y se suprimió el tributo indio. Los distintos secretarios de hacienda expusieron la necesidad de conservar los estancos ante la inexistencia de otras fuentes de tributos para el fisco nacional.

La realidad mostró la imposibilidad de abandonar completamente el sistema de relaciones económicas y sociales derivadas del sistema colonial. El establecimiento del gobierno dictatorial de Bolívar (1826-1828) y la crisis política de finales de la década de los treinta echarían por tierra las reformas fiscales impulsadas por el Congreso de Cúcuta. Los sectores más conservadores de la sociedad insistieron en los impuestos indirectos e influyeron en la reversión de la mayoría de las reformas fiscales, restaurando incluso el tributo indígena.

Entre 1830 y 1845 se realizaron algunas reformas al sistema fiscal, entre ellas, la eliminación de la alcabala, la supresión definitiva del tributo indio y la extinción gradual del diezmo para aquellos productos agrícolas orientados a los mercados internacionales.

En 1845 comienza la etapa de las reformas liberales en firme: en especial, la abolición de los estancos estatales, empezando por el del tabaco, disuelto totalmente en 1850 y la subasta de las rentas del aguardiente entre los empresarios locales. Se mantuvo el monopolio de la sal en manos del Estado.

De igual forma se avanzó en la liberalización del comercio y en ello resultó fundamental la disminución de las tarifas aduaneras que restringían las importaciones (González, 1984). El gran cambio en la estructura del recaudo es la dependencia creciente en el arancel que en tiempos de la colonia era el 8 por ciento de los ingresos y llega a ser el 52 por ciento en 1860, mientras los estancos mantienen su participación y se eliminan los impuestos al comercio interno y a la producción.

La evolución de los ingresos del gobierno central refleja no solo la reducción de impuestos, sino también el proceso de federalización mediante el cual los estados soberanos dispusieron de una mayor parte del recaudo tributario. De esta manera en 1853 los ingresos estaduales fueron de 800.000 pesos plata y de 1.900.000 en 1873, lo cual traería la suma de todos los impuestos a sólo el 5,1 por ciento del PIB en ese año.

La liquidación de los resguardos significó el otorgamiento de derechos de propiedad privada a los indígenas que se vieron asediados por la población mestiza y los terratenientes para adquirir sus tierras.

Los esclavos se tornaron en aparceros de las haciendas o se hicieron propietarios de hecho en los palenques que organizaron tras su huída de sus amos o se internaron en las tierras bajas e insalubres de Nariño, el Cauca y el Chocó a vivir de una agricultura itinerante, dada la baja calidad de los suelos, de la pesca y de la minería.

Las mercedes de tierras y otros derechos obtenidos por particulares durante la colonia se mantienen, al tiempo que el gobierno republicano favorece de manera indirecta la concentración de tierras, a causa de la insuficiencia de los recursos fiscales del gobierno. A mediados del siglo XIX, el 75 por ciento de las tierras eran baldíos (Legrando, 1988), y una gran cantidad de estos fueron utilizados como pago a los antiguos combatientes de las guerras de independencia entre 1820 y 1870, puesto que las dificultades fiscales de la naciente República impedían retribuirlos con dinero.

EFECTOS DE LA INDEPENDENCIA EN EL SECTOR AGRÍCOLA El efecto más inmediato de las guerras de independencia y de las posteriores guerras civiles que se sucedieron durante los inicios de la República fue el despoblamiento relativo de las tierras cultivables.

Un ejército demasiado grande, que consumía en 1844 el 50 por ciento del presupuesto nacional y que demandaba ingentes recursos para su sostenimiento, condujo al sistema productivo a un estado de crisis de desabastecimiento y dentro del sector agrícola, el ganadero fue de los más afectados. La demanda de carne a través de ‘contribuciones forzosas’ de reses destinadas a convertirse en raciones para los ejércitos, mermaron de manera importante los hatos existentes. (Zambrano) La producción agrícola se vio disminuida en el periodo posterior a las guerras de independencia (1830- 1835), si se le compara con un periodo previo al inicio del conflicto (1801-1805). Este es obviamente un cálculo muy burdo en el que se refleja la percepción del autor sobre lo que debió ser el impacto de las guerras en la economía agraria del país.

Sin embargo ya desde el Congreso de Cúcuta en 1821, existía la preocupación por legislar a favor del sector agrícola, y ello se ve reflejado en los impuestos a las importaciones establecidas en favor de los productos alimenticios y el aguardiente.

En 1824 se exime a los nuevos cultivos de cacao, café y añil del pago del diezmo por periodos de 10, 7 y 4 años, respectivamente a partir de 1825.

La situación de necesidad llevó al Estado a rematar las tierras baldías a bajos precios. Los intentos por estimular la inmigración de europeos y la inversión en el sector agrícola en los que se ofrecían tierras entregadas a título gratuito no tuvieron los resultados esperados.

El clima, la geografía escarpada, la pobreza extrema y, sobre todo, la inestabilidad política alejaban a los emigrantes europeos de Colombia que, cuando se decidieron por América Latina, se dirigieron fundamentalmente a países con estaciones y más salubres como la Argentina, Uruguay, el sur de Brasil y Chile.

PRODUCCIÓN DE ORO Durante el siglo XVIII el oro fue el principal producto de exportación de la Nueva Granada y durante el siglo XIX esta situación no varió mucho. Fue solo a finales de ese siglo, ante la aparición de nuevos productos de exportación como el tabaco, la quina y el café, que el oro perdió participación en el total exportados.

En las principales regiones productoras, la minería era fundamentalmente de aluvión, y por tanto intensiva en mano de obra, que utilizaba mano de obra esclava en los casos del Choco y Popayán.

Es por ello que la huida de esclavos y su reclutamiento durante la etapa independentista, así como la inestabilidad política, llevaron al estancamiento de estas regiones durante todo el siglo XIX.

Tras el final de la guerra y luego de una importante caída en la producción, el paulatino resurgimiento del sector fue liderado por Antioquia, donde la explotación del oro estuvo en su mayoría en manos de mineros independientes o mazamorreros, que combinaban la actividad de extracción con la agricultura de subsistencia.

Los métodos siguieron siendo los mismos, y salvo la introducción de los molinos de pisones y de arrastre, la forma de extracción continuó sin mayores avances hasta finales del siglo XIX, cuando las técnicas de extracción empezaron a ser mejoradas con la adopción de las bombas hidráulicas y el monitor californiano. (Melo, 1984, 188) La producción de oro fue fundamental para la actividad importadora, constituyendo el principal renglón de acumulación de capital. Entre la multitud de mineros independientes o mazamorreros y los arrieros que atendían sus demandas, surgieron empresarios que pudieron amasar fortunas significativas, que posteriormente se invertirían en el comercio, la banca y en la industria nacional. Esta acumulación fue especialmente significativa en el caso de Antioquia, que le concedería una importante ventaja en su desarrollo económico sobre el resto del país. (Melo, 1984, 188).

'' El producto interno bruto por habitante estimado para la colonia y el siglo XIX informa que la desarticulación de la esclavitud hizo colapsar al sector líder minero, al tiempo que la cruenta guerra produjo pérdidas importantes para la agricultura y ganadería de la costa atlántica y del sur del país.

'' Colombia tuvo 9 constituciones durante el siglo XIX y fue una de los países más inestables de la órbita hispanoamericana..”.

''Desde el Congreso de Cúcuta en 1821, existía la preocupación por legislar a favor del sector agrícola.”.

'' Los intentos por estimular la inmigración de europeos y la inversión en el sector agrícola en los que se ofrecían tierras entregadas a título gratuito no tuvieron los resultados esperados.”

Publicación
portafolio.co
Sección
Información general
Fecha de publicación
17 de abril de 2009
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: