Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Los principios de contabilidad pública no son sólo retórica contable

Por: Hernán Pulgarín Giraldo Contador Público Asesor Contaduría General de la Nación El párrafo 13 del Plan General de Contabilidad Pública, como componente del Régimen de Contabilidad Pública, adoptado por el Contador General de la Nación mediante la Resolución 355 de 2007, define el concepto de principios de contabilidad de la siguiente forma:

“Los Principios constituyen pautas básicas o macrorreglas que dirigen la producción de la información en función de los Propósitos del SNCP y de los Objetivos de la información Contable Pública, sustentando el desarrollo de las normas técnicas y del Manual de Procedimientos.

Los principios hacen referencia a los criterios de medición de las transacciones, hechos y operaciones; al momento en el cual se realiza el reconocimiento contable; a la forma en que deben revelarse los hechos; a la continuidad del ente público; a la esencia de las transacciones y a la correlación entre ingresos, costos y gastos, entre otros, todo ello teniendo en cuenta las limitaciones propias que impone el entorno a las organizaciones”.

Concretamente se han definido los siguientes diez principios: gestión continuada, registro, devengo o causación, asociación, medición, prudencia, periodo contable, revelación, no compensación, y hechos posteriores al cierre.

En esencia, como se denota en la citada definición, los principios de contabilidad están indicando, a nivel macro, la forma como se procede en el proceso contable para efectos de lograr un adecuado reconocimiento y revelación de las transacciones, hechos y operaciones que desarrollan los entes públicos, y obtener así la información contable con las características o cualidades de confiabilidad, relevancia y comprensibilidad.

Téngase en cuenta que estos principios deben entenderse e interpretarse de manera sistemática, es decir, tal comprensión puede no resultar conveniente ni adecuada si el análisis se hace en forma aislada.

Todos los principios, junto con los propósitos del sistema nacional de contabilidad pública, los objetivos de la información, las características cualitativas de la información, y las normas técnicas de la contabilidad, deben analizarse y aplicarse de manera integral, equilibrada, y atendiendo la neutralidad generada por la objetividad.

Es pertinente recordar que el modelo contable público colombiano parte de la base de que el cumplimiento de los criterios dispuestos sistemáticamente en el Régimen de Contabilidad Pública, garantiza el logro de información confiable, la misma que se convierte en insumo para que los administradores o gerentes públicos tomen más y mejores decisiones.

En general, los principios de contabilidad han sido construidos para que sean aplicados por entidades que funcionan normalmente, sin embargo, cuando éstas entran en procesos de liquidación, fusión o escisión, es decir, cuando ven comprometida su continuidad, el ordenamiento contable señala que deben aplicar el principio de gestión continuada, y en este sentido deben apartarse de ciertos criterios contables para el reconocimiento y revelación de las transacciones, hechos y operaciones que realiza, pero no es cierto que este tipo de entidades no deba seguir aplicando principios de contabilidad pública.

Se trata pues de una situación particular que tiene requerimientos especiales.

La aplicación del principio de gestión continuada, por citar un ejemplo, tiene un impacto importante sobre la forma como se presenta la información contable y, por consiguiente, los gerentes de las entidades deberán entender la situación de la entidad para comprender en forma adecuada los estados contables.

Por ejemplo, no es extraño encontrar que en el balance general (estado contable básico) ciertos activos que regularmente se clasifican como partidas no corrientes (propiedades, planta y equipo), se presenten, bajo esta situación especial, como corrientes.

Puede concluirse fácilmente que estos temas de carácter conceptual tienen evidentemente aplicación en el proceso contable, por lo que deben calificarse de la mayor relevancia.

Definitivamente la contabilidad, contrario a lo que otros profesionales puedan pensar, trasciende de los débitos y los créditos. Se advierte, eso sí, que estos últimos (débitos y créditos) se convierten en la caja de herramientas necesaria para procesar datos.

De ninguna manera puede pensarse que estos temas son propiedad, o de tratamiento y estudio exclusivo de los académicos o centros de investigación.

Son temas de obligado análisis, interpretación y aplicación por parte de los contadores bajo cuya responsabilidad se produce información contable en las entidades públicas. Son temas que estudiados y comprendidos sistemáticamente con los desarrollos instrumentales (catálogo de cuentas, descripciones y dinámicas, y procedimientos, por ejemplo) generan una competencia que se traduce en resultados de excelente calidad

Publicación
portafolio.co
Sección
Información comercial
Fecha de publicación
2 de marzo de 2009
Autor
HERNÁN PULGARÍN GIRALDO

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: