Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CÓMO ATENDER FRACTURAS

Según el manual de traumatología de Andrés Echeverry y Jochen Gerstner, la fractura es una lesión localizada en un hueso que se acompaña de alteraciones en los tejidos blandos adyacentes, las estructuras regionales vecinas y sobre el paciente en general.

Esta pérdida de continuidad en el hueso varía desde la fisura hasta el estallido con presencia de varios fragmentos.

Se produce de varias maneras: por causas externas, una acción vulnerante exterior; por causas internas, una acción vulnerante interior, patológicas, enfermedad del hueso; o por fatiga, esfuerzos repetidos.

En cuanto a la localización, las hay epifisarias o en la cabeza del hueso, diafisiarias o en la mitad y metafisarias en el cuello de la pieza.

Se reconocen a simple vista cuando el hueso perfora la piel o cuando se produce inflamación o deformación del miembro o región.

En caso de accidente, salvo que se corra peligro de explosión o derrumbamiento del vehículo, hay que procurar no mover a la víctima, pues se corre el riesgo de dañar los tejidos blandos adyacentes o, peor, el nervio principal que se encuentre cerca.

Lo último es de especial atención, pues si se trata de una fractura de la columna vertebral, cualquier movimiento puede dejar al herido inválido.

Cuando se parte un hueso o cuando ocurre alguna dislocación de las articulaciones, generalmente producen un fuerte dolor en el punto de rotura y ocurre el inconveniente de que no siempre se advierten por la herida, aunque algunas presentan deformidad en la zona afectada.

El herido, además de quejarse por el agudo dolor, sufre de impotencia del movimiento.

Qué se debe hacer El primer paso, si hay herida, es poner una gasa estéril y vendar, sin llegar a oprimir demasiado la parte afectada.

Como usted no es un experto, no trate de distinguir si se trata de una fractura, un esguince o una distensión. Entre menos mueva al herido, mejor será.

Si el problema se encuentra debajo de alguna prenda de vestir, no intente quitársela, puesto que lo moverá; mejor rásguelas o descósalas.

En caso de que se trate de una fractura en un miembro inferior, sujete la pierna herida con una férula, toallas, tablas, correas, corbatas, pañuelos, etc. Atela bien, inmovilice la pierna, pero cuide de no cortar la circulación.

Cuando es de un miembro inferior, ponga el brazo en cabestrillo. Nunca intente mover el miembro fracturado.

Y si se teme fractura de la columna vertebral, deje al herido completamente quieto, tal como se encuentra. Evite doblar el cuello y la espalda.

En todo caso, cubra al herido con cualquier cosa (cobertores, ruanas, chaquetas), para que mantenga la temperatura y háblele de lo bien que va a salir todo, mientras llegan los socorristas en el transporte especializado.

Si perdió el conocimiento, asegúrese de que respira y retire de la boca objetos extraños como prótesis dentales u otros.

Si vomita, colóquelo de lado para evitar el ahogo con el líquido.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
23 de marzo de 1996
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad