Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EL MAL MOMENTO DE LA REINGENIERÍA

Para realizar un viaje exitoso se requiere, además de un vehículo adecuado, tener visión del destino y trayecto a recorrer. La reingeniería es el vehículo más poderoso creado para llevar una organización a la tierra prometida de la productividad de Clase Mundial. Pero si el conductor carece de visión, el proyecto de reingeniería equivaldrá a usar un Ferrari para darle la vuelta al jardín.

Quienes trabajamos en reingeniería reconocemos el mal momento por el que está pasando esta técnica. Cada día son más frecuentes los comentarios de empresas que han acometido significativos proyectos de reingeniería, con grandes inversiones, para obtener pequeños incrementos en el desempeño.

El interés por el tema ha disminuido en forma proporcional al aumento de cursos, consultores y documentación. Cada día es más común la pregunta: Bueno, y después de la reingeniería que viene? La actual situación de la reingeniería, era inimaginable hace pocos meses. La promesa de un mecanismo de cambio con resultados garantizados disparó el número de proyectos de reingeniería. El libro que la anunciaba aún no ha sido superado como best-seller, ya que vendió más de 2.5 millones de copias en los cinco continentes.

En 1993 Hammer expresaba si usted quiere pedir una silla nueva, pero no hay presupuesto, diga que es para el proyecto de reingeniería y la verá aparecer mágicamente . Pero entonces, qué hizo cambiar el horizonte de la reingeniería de manera tan drástica? Son varios factores. De una parte, el termino se manoseó en extremo. De la noche a la mañana todo se volvió reingeniería: el software, la calidad, la estrategia e inclusive el personal eran elementos de ella. El termino reingeniería se convirtió rápidamente en el buzz word de moda. Y con ello perdió su sentido.

Problemas con su visión? Pero el problema más grave ha sido la falta de visión. Tal como lo expresa James Champy, en su reciente libro Reingeniería de la gerencia, el principal problema para la reingeniería es la falta de visión en la gerencia. Imagine usted un gran preparativo de viaje: vehículo, maletas, dinero, vacaciones de los viajeros, en fin, todo listo.

Dos horas después de iniciado el trayecto surge la pregunta: A dónde vamos? . Y se descubre que nadie ha pensado en ello. Todos miran al gerente, esperando que pronuncie la respuesta mágica, pero éste a su vez dirige la mirada al líder del proyecto, quien nerviosamente repasa una metodología donde aparecen palabras como proceso, creatividad, liderazgo o productividad. Pero la visión, no está.

La dirección de la organización se ha dedicado a solucionar los problemas del presente o el pasado. Por su parte, el personal operativo, sólo ejecuta. No resulta extraño que se presente una falta de visión. Ante esta carencia, algunos métodos de reingeniería han incorporado la creatividad, los escenarios o el análisis de procesos.

Sin embargo, estas opciones trabajan con el paradigma actual. Consideran que el futuro es una proyección del pasado, sin comprender que el futuro se hace ahora. Y que para establecer un futuro adecuado se requiere, entre muchas cosas, saber qué hacer, tener criterio y coraje. Elementos que no se obtienen revisando el pasado o entrevistando al personal. Este ha sido el principal obstáculo para adoptar una verdadera visión de futuro.

Visión, re-visión, pre-visión...

De otra parte, si usted es consultor, antes de adoptar la reingeniería verifique si puede ofrecerle a la organización además de la metodología, una adecuada visión. Si tiene ambos elementos, no dude en acometer el proyecto. El éxito y la adecuada retribución le esperan.

De lo contrario, la perdida de credibilidad y la insatisfacción de su cliente serán las consecuencias. No importa que trate de justificar los resultados con excusas como el recurso humano, el medio, el cambio de cultura y demás. Es la falta de visión el origen de los problemas. Pero tranquilo, más del 85 por ciento de quienes han iniciado proyectos de reingeniería no saben a donde van. Esperan encontrar el objetivo en el camino. Desafortunadamente, como esto no es muy viable, con su actitud irresponsable son los causantes del mal momento que esta sufriendo la reingeniería en todo el mundo.

En conclusión, si su organización tiene una visión de su futuro, pero difiere tanto de la situación actual que le parece muy difícil lograrla, use la reingeniería. Con seguridad, la reingeniería le permitirá alcanzar en forma rápida y económica esta visión. Pero si su organización esta interesada en utilizar la última moda gerencial, sin tener precisión del futuro, alejese de la reingeniería. Tan solo logrará desperdiciar recursos y poner en evidencia la limitada visión de la organización.

(*) Ricardo Cocomá es Ingeniero de Sistemas y Master en Administración (MBA). Actualmente es gerente de Alta Tecnología - Consultores Gerenciales.

Dos componerntes fundamentales La reingeniería tiene dos componentes: el medio de cambio, que es su metodología. Y los nuevo paradigmas, que determinan la visión. Para quienes tienen la visión y manejan en forma adecuada la metodología, es relativamente fácil realizar un proyecto de reingeniería exitoso.

Quienes pretendan encontrar la visión de una organización por medio de la reingeniería, están condenados de antemano a fracasar, luego de realizar significativas inversiones.

Esto no quiere decir que una reingeniería exitosa sea un imposible. En la medida que la nueva era se consolide, las exigencias y nuevos paradigmas serán más explícitos. Por lo tanto, definir la visión será más sencillo para las organizaciones que aún permanezcan en el mercado.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
15 de mayo de 1995
Autor
RICARDO COCOMA *

Publicidad

Paute aqu�