Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

ENTIDADES SIN ÁNIMO DE LUCRO Y EXENCIÓN DE IMPUESTOS

El tratamiento que dentro del proyecto ley sobre racionalización tributaria se propone (pero también y acaso sobretodo el que no se incluye) para las llamadas entidades sin ánimo de lucro, para los contribuyentes con régimen especial y para los no contribuyentes supone la valoración previa de algunas consideraciones que apuntan, en esencia, a la filosofía del tema en materia de hacienda pública, principalmente.

1. Desde el punto de vista macroeconómico se considera que un sistema tributario debe ser tan general como resulte posible.

2. Intimamente atado a lo anterior, resulta claro que, desde el punto de vista de la administración del tributo, son las excepciones las que desvertebran la unidad administrativa, pero también las ventanas a través de las cuales se ventilan la evasión y la elusión tributarias.

3. Siguiendo la misma línea de pensamiento, carece de sentido el que un Estado que, por diferentes vías (descentralización de recursos y de competencias; privatizaciones; la misma apertura económica, para citar tan solo algunos ejemplos) propicia una sana competencia en procura de la eficiencia, por el sendero de las exenciones introduzca severos factores de distorsión que, antes que lograr la pretendida eficiencia, bien pueden conducir a anularla.

4. En general, dentro de la ciencia de la Hacienda Pública, como de la fiscal misma, las exenciones son consideradas literales transferencias (en tanto dejan de constituir ingreso, son egreso) que se hacen del presupuesto nacional hacia los particulares que regular o irregularmente, se hacen acreedores a las mismas.

Aquí debemos preguntarnos: Tiene alguna entidad del Estado la cuantificación, por una parte, del costo que, en términos del presupuesto, le significa ello al Estado. Y por otra: Alguien mide la eficacia y la eficiencia de dichas transferencias ? 5. Desde el punto de vista de nuestra Constitución Política, la cuestión bien podría velar una connotación adicional que tiene que ver, por una parte, con la posibilidad real que existe de establecer exenciones dentro del régimen tributario (154, segundo inciso) pero por otra, con la expresa prohibición de decretar auxilios o donaciones en favor de personas naturales o jurídicas de derecho privado (355) en el entendido de que, sin eufemismos, en la práctica, las transferencias que a los particulares hacen por la vía de las exenciones, bien pueden constituir o equivaler a auxilios o donaciones, de aquellas prohibidas, precisamente, por la norma constitucional en cuestión.

6. Universalmente (La Comisión Cárter del Canadá así lo recomendó; es lo que se hace con carácter general, por ejemplo, en los Estados Unidos, donde la experiencia demostró que las prácticas evasoras a través de este tipo de entidades resultaba incontrolable, razón por la cual ahora, todas, sin excepción, tributan como cualquier sociedad comercial) y así lo recomiendan connotados hacendistas, se reconoce mayor eficacia y eficiencia, tanto en términos de su medición y control presupuestal, como en el de los fines para los cuales se concibe, a la contratación directa que, para lograr propósitos específicos que el Estado no puede o no quiere atender directamente, se haga en determinadas entidades, equivalentes a las conocidas hoy como sin ánimo de lucro.

7. Por otra parte y visto desde el punto de vista práctico (en términos de la discusión política que ello puede generar) es claro que las entidades que hoy atienden ciertos servicios insatisfactoriamente cubiertos por el Estado (como los de salud, educación y en general asistencia social) desde el punto de vista financiero operan deficitariamente, sin generar utilidad alguna, particularmente de aquellas que pudieran tratarse como gravables con el impuesto sobre la renta.

8. De otra manera, muchas o cuando menos algunas de tales entidades (como las cajas de compensación, por ejemplo) cuya intervención en el mercado es cierto juega o puede jugar papel importante en la regularización de los márgenes de comercialización de los bienes y servicios que suministran a la comunidad, diríase que están suficientemente protegidas y por tanto estimuladas, a través de la provisión institucional de recursos, en la medida en que buena parte de ellos son cautivos por provenir de aportes parafiscales.

9. Aún así, resulta clara la conveniencia de estimular determinadas actividades y comprometer con ellas al sector privado, principalmente por la vía de las donaciones conducibles, cuya consagración normativa y su viabilidad administrativa, en cualquier caso, debería ser rigurosamente determinadas y controladas, comenzando, prioritariamente por la redefinición legal de Entidades sin ánimo de lucro! hoy consagrada reglamentariamente en el Artículo 8o. del Decreto 187 de 1975.

Estamos en presencia, es cierto, de un tema que reviste singular sensibilidad y frente al cual todos los estamentos interesados, de verdad, en controlar la evasión, deben asumir una actitud vertical e intransigente. No se trata, so pretexto de pretendidas posiciones caritativas , de rasgarse las vestiduras ante una institución que, como las llamadas entidades sin ánimo de lucro, ha derivado en un socorrido y extendido mecanismo de evasión tributaria.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
8 de mayo de 1995
Autor
EDUARDO LAVERDE TOSCANO

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad