LOS LÍOS DEL PROCURADOR ORLANDO VÁSQUEZ

LOS LÍOS DEL PROCURADOR ORLANDO VÁSQUEZ

El procurador Orlando Vásquez Velásquez está en más de un lío.

14 de abril de 1996, 05:00 am

La tensión comenzó cuando la Fiscalía le notificó a Vásquez la apertura de investigación penal y lo citó a indagatoria para el próximo miércoles por sus presuntos nexos con el cartel de Cali.

A los episodios relacionados con la negativa de varios abogados a asumir su defensa, la investigación disciplinaria abierta por la Corte Suprema por presunta falsa denuncia contra el Fiscal, la agudización de las relaciones con la Fiscalía debido a la vinculación de dos de sus funcionarios a nuevos procesos, sobrevino la cancelación de su visa.

El Departamento de Estado de Estados Unidos dejó sin vigencia el pasado viernes la visa de Vásquez ante el llamado a indagatoria efectuado por la Unidad de Fiscales Delegados ante la Corte Suprema, que investiga aparentes nexos del Procurador con la mafia.

Aunque Vásquez ha declinado hablar con los medios de comunicación sobre su situación. Al aducir que no será tratado objetivamente, el Jefe del Ministerio Público invitó al fiscal Alfonso Valdivieso para discutir sus diferencias públicamente.

Vásquez es investigado por presunto enriquecimiento ilícito, que podría tener origen en una aparente relación con el cartel de Cali y, en concreto, de los Rodríguez Orejuela con quienes, según ha asegurado el ex contador de esa organización, Guillermo Pallomari, el Procurador Vásquez sostenía diversos contactos.

Pallomari dijo que Vásquez viajaba al Hotel Intercontinental de Cali pagado por Inversiones Ara, empresa de los Rodríguez Orejuela.

El chileno afirmó además que había un grupo de políticos que llegaba al Intercontinental sin la autorización de los Rodríguez, entre ellos dijo se encontraba Vásquez Velásquez. Esto es lo que ha sucedido: Lunes 8 de abril La Unidad de Fiscales Delegados ante la Corte Suprema de Justicia notificó a Vásquez de la apertura formal del proceso penal que intenta establecer sus aparentes nexos con el cartel de Cali.

Vásquez deberá presentarse el próximo miércoles 17 de abril a rendir indagatoria para expresar sus descargos sobre los indicios que podrían comprometer su situación penal.

El pasado lunes, sin embargo, Vásquez tuvo algunas dificultades con su defensa. Primero, el ex magistrado Jorge Carreño Luengas abandonó su defensa cuando la Corte Suprema de Justicia devolvió el expediente a la Fiscalía porque carecía de competencia para procesarlo.

La Sala Penal de la Corte le advierte a los fiscales que la evidencia recaudada por la corporación podría servir para tipificar el delito de enriquecimiento ilícito en el caso de Orlando Vásquez Velásquez .

Vásquez acudió al penalista Jaime Bernal Cuéllar, pero el abogado dijo que sólo admitía asesorarlo en vista de otros procesos que debe asistir. Bernal renunció a la asesoría.

Vásquez le pidió al ex procurador Alfonso Gómez Méndez que fuera su abogado. La respuesta fue enfática: En estos momentos defiendo la causa del ministro del Interior, Horacio Serpa, y eso ocupa todo mi tiempo .

El ex magistrado de la Sala Penal de la Corte Suprema Edgar Saavedra tampoco atendió la petición de Vásquez. Le dijo que hace apenas un año salió de la Corte y no es hora de atender procesos ante ese tribunal.

Otro abogado aceptó defender la causa del Procurador, pero exigió una millonaria suma de dinero que Vásquez se negó a pagar. Al parecer, Vásquez ya tiene un abogado.

Martes 9 de abril La Corte Suprema de Justicia decidió que el procurador Vásquez debe ser objeto de una investigación disciplinaria en vista de la posible falsa denuncia presentada contra el fiscal Alfonso Valdivieso.

La Corte averigua si el Procurador usó aparentemente a dos testigos falsos para promover un proceso disciplinario contra Valdivieso, cuestionándolo como Ministro de Educación.

Con ese expediente, el Procurador le formuló pliego de cargos a Valdivieso por supuestas anomalías cometidas cuando, como Ministro, entregó un lote de 16 mil hectáreas a la Asociación Liga de Nueva Vida para fundar un colegio.

La Corte Suprema considera que podrían existir inconsistencias en la forma en que se presentó la queja contra el Fiscal.

Por ejemplo, la fecha en que se abrió el disciplinario a Valdivieso al parecer fue anterior a la queja presentada por Gonzalo Manuel Parra.

Parra, el testigo número uno de la Procuraduría, presentó la demanda al Fiscal al parecer para llenar un requisito, pero no está claro si fue por su propia iniciativa. Eso es lo que averigua la Corte.

Ahora se espera que la Corte formule cargos disciplinarios al Procurador para establecer qué conductas pudieron ser irregulares de su parte en la demanda contra el Fiscal. De no haber suficiente evidencia para hacerlo, la Corte ordenara el archivo del expediente.

El ex director del CTI, Hernán Jiménez, debió presentarse a la Corte para ratificar la denuncia que formuló contra el Procurador.

Miércoles 10 de abril El Procurador asiste al Congreso para debatir la investigación sobre la muerte del italiano Giacomo Turra y allí se encuentra con el fiscal Alfonso Valdivieso.

Públicamente, Vásquez invita al Fiscal a controvertir sus diferencias en el Congreso.

Lo invito para que observemos el mar de infamias que se ha regado a lo largo de días, semanas y meses, que luego han llegado a nada y que simplemente han correspondido al escándalo publicitario , dijo el Procurador al Fiscal.

El mismo miércoles, los agentes que representan a la Procuraduría en asuntos penales como garantía procesal, se declaran impedidos para actuar en el caso de su superior, Vásquez Velásquez.

Esta situación podría paralizar el proceso penal que por presunto enriquecimiento ilícito, derivado de aparentes nexos con el narcotráfico, adelanta la Fiscalía al Procurador.

El proceso penal debe contar con un representante de la Procuraduría, por eso el Congreso deberá nombrar un procurador ad hoc para que el caso de Vásquez se mantenga entre los parámetros constitucionales.

Para ello, la Corte Suprema, el Consejo de Estado y la Presidencia de la República deben enviar al Senado a sus candidatos.

Pero este trámite puede tardar en vista que cada institución debe analizar y seleccionar a sus candidatos y luego aguardar a que el Senado manifiesta su aprobación, se reúna en pleno y vote por un Procurador ad hoc.

Jueves 11 de abril Un grupo de abogados de la Unidad de Investigaciones Especiales de la Procuraduría se presentó a la Fiscalía para exigir acceso a los libros de presupuesto que maneja el vicefiscal Adolfo Salamanca.

Los agentes sacaron fotocopias de los registros sobre gastos reservados y el manejo que de ellos ha hecho la Fiscalía.

Otra vez, el Vicefiscal fue incluido en una investigación de la Procuraduría. Esta vez con el fin de establecer si hay vicios en el manejo de los dineros para pagar testigos, recompensas y costear gastos de inteligencia e investigación.

La Procuraduría intenta establecer por qué Salamanca autorizó la compra de un lote de vehículos del servicio público con dineros de los gastos reservados.

El Vicefiscal explicó que se adquieren ese tipo de automotores para hacer labores de inteligencia y seguimiento.

A su vez, la Procuraduría le solicitó a la Jefe de Prensa de la Fiscalía que se presente a declarar el próximo lunes, a fin de establecer si está relacionada con la violación de la reserva sumarial del llamado proceso 8.000.

Sobre estas acciones, el Vicefiscal dijo que cualquier pretexto es bueno, esto lo que evidencia es que el señor Procurador ha perdido un poco el equilibrio ante la perspectiva de verse ya involucrado de manera seria en un proceso penal, me parece que eso es lo que explica esa conducta. (...) Indudablemente estas son gestiones que tienden a obstaculizar el proceso penal y la justicia penal en general .

Viernes 12 de abril El Gobierno de Estados Unidos despojó de la visa al procurador Vásquez Velásquez.

La decisión fue adoptada en vista de la investigación que la Fiscalía inició contra el Procurador y por la que tendrá que responder el próximo miércoles en indagatoria.

En esa investigación, reposa el testimonio del ex contador del cartel de Cali, Guillermo Pallomari, en el que señala a Vásquez Velásquez como uno de los políticos cercanos a los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela.

Pallomari sostiene que frecuentemente Vásquez visitaba a los Rodríguez en Cali y se hospedaba en el Hotel Intercontinental de Cali pagado por los sindicados narcotraficantes.

Los documentos incautados por el Bloque de Búsqueda en los archivos del Intercontinental descubrieron que Vásquez estuvo en Cali en dos ocasiones en 1993, cuando era senador, y sus cuentas fueron al parecer pagadas por Inversiones Ara, empresa señalada por la Fiscalía como una de las fachadas del cartel de Cali.

La Fiscalía encontró certificaciones bancarias de giros de dinero a nombre de terceros que al parecer más tarde llegaban a las arcas de Vásquez Velásquez.

Vásquez también estaría relacionado con personas cuestionadas por la justicia, incluso condenadas por sus nexos con el negocio del tráfico de drogas.

Todos estos hechos condujeron al Departamento de Estado de Estados Unidos a situar al Procurador General en una lista de personalidades que serían despojadas de su visa ante las virtuales evidencias que podrían comprometerlos con la mafia.

Efectivamente, la primera visa cancelada fue la de Vásquez.

El Procurador recibió, además, una sentencia del Tribunal Administrativo de Cundinamarca en la que ordena que todos sus asesores sean investigados penalmente debido a la posible adulteración de certificaciones de trabajo.