Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

La toma a Mitú fue el golpe más sangriento de las Farc

Hace exactamente 10 años, el estruendo del primer cilindro sacudió a Mitú a las 4:45 de la mañana. Fue la hora cero para la más sangrienta toma ejecutada por las Farc, que dejó 16 policías, 24 militares y 11 civiles muertos, 47 uniformados heridos y 61 más secuestrados.

Ese primero de noviembre de 1998, el coronel Luis Mendieta, el capitán Luis Enrique Murillo y el sargento Cesar Lasso Monsalve, que siguen en cautiverio, y los otros 58 policías y militares secuestrados tuvieron que salir de la estación de Policía con las manos en alto mientras les apuntaban los fusiles de las Farc.

La toma a la capital del Vaupés fue concebida como el golpe certero a las Fuerzas Militares, justo una semana antes de que empezara el despeje de 42 mil kilómetros cuadrados para que las Farc hicieran los diálogos de paz con el gobierno de Andrés Pastrana.

El ‘Mono Jojoy’, jefe del bloque Oriental de las Farc, dirigió la toma con 1.900 de sus hombres, que dos meses antes partieron de frentes de Cundinamarca, Meta y Guaviare para llegar a un cerro cercano a Mitú la tarde del 31 de octubre. A la hora acordada, 500 guerrilleros ya rodeaban el pueblo y después del primer cilindro bomba cayeron por lo menos otros 300, que dejaron el 50 por ciento del pueblo en ruinas, incluida la pista del aeropuerto, el hospital, la Gobernación y el puesto de Policía, que fue copado a las 4:30 de la tarde.

A esa hora, doña Gilma Braga, hija de colonos brasileños y fundadores de Mitú, no podía desprenderse de la reja de la entrada de su casa. Miraba hacia el camino esperando a que apareciera su hijo César Díaz Braga. Él y sus tres primos fueron capturados por un grupo de guerrilleros, a las seis de la mañana. Los buscaron por ser auxiliares bachilleres de la Policía.

“Tuve que ver como se llevaban a mi hijo y los hijos de mis hermanos. Ese ruido de los cilindros todavía nos retumba en los oídos”, dice ella.

Solo regresaron dos años y 8 meses después, cuando las Farc liberaron unilateralmente a 254 soldados y policías, en junio del 2001.

Otros 26 auxiliares también hicieron parte de la fila de uniformados que pasaron ante los ojos aterrorizados de los pobladores, rumbo al corazón de la selva.

La denominada ‘operación Marquetalia’ de las Farc concluyó 72 horas después, cuando empezó la retirada ante el desembarco de tropas del VII Brigada del Ejército, comandadas en ese entonces por el hoy comandante de las FF.MM., general Freddy Padilla.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
1 de noviembre de 2008
Autor
YINED BEDOYA LIMA

Publicidad

Paute aqu�