Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EN CÁRCEL DE CARTAGENA 16 PRESOS SON LOS QUE MANDAN

Dieciséis reclusos de la Cárcel Nacional San Sebastián de Ternera, en Cartagena, son quienes ejercen la dirección general en el penal, después del motín del 27 de mayo.

Eso dijo ayer Alvaro Cabarcas Fábregas, director (e), luego de que los presos se amotinaran y presionaran el traslado del titular Henry Sánchez Marín.

La situación es tan crítica, según Cabarcas, que los guardianes y el personal administrativo pidieron a la Dirección Regional del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) en Barranquilla, una pronta intervención o de lo contrario renunciarán todos el 15 de junio.

En la cárcel de Cartagena hay 49 guardianes y 8 funcionarios en tareas administrativas.

La principal petición es que los 16 reclusos identificados, que encabezaron el motín del pasado lunes, sean trasladados a otras cárceles del país.

Los empleados sugieren que sean llevados a la Cárcel Nacional del Bosque de Barranquilla, que según Cabarcas Fábregas está subutilizada, pues su real capacidad es de 1.200 internos.

La cárcel de Ternera tiene una capacidad para 350 reclusos y actualmente hay 503.

El director (e) de la Cárcel de Ternera dijo que el miércoles un grupo de reclusos ofendió con palabras, e intentó agredir a la médica Enit Rodríguez, a la sicóloga Ruby Ortegate y a la asesora jurídica Inés Fandiño.

La dirección está preocupada porque los internos están creando un problema de orden público aquí en la penitenciaría. Además, quieren imponer a la fuerza sus criterios sin consideración , señaló el funcionario.

Cabarcas dijo que no está de acuerdo con las concesiones que se les hicieron a los reclusos el día del motín, porque estarían dispuestos a retar nuevamente a la Fuerza Pública. Calificó el acuerdo de desarme como una burla, porque una mayoría de los reclusos siguen armados. Lo que entregaron fue un poco de hierro viejo .

Esta medida, mediante la cual los presos acordaron entregar todas las armas, fue acordada luego del motín.

El lunes 27, los reclusos de los 10 patios se amotinaron, durante 10 horas, y destrozaron la panadería, el taller de soldadura, la zapatería y saquearon la despensa donde había alimentos para cuatro meses.

Inicialmente el Inpec, calculó las pérdidas en 26 millones de pesos. Por su parte, la Procuraduría Regional adelanta indagaciones sobre presuntas violaciones a los derechos humanos en el penal, denunciadas por los reclusos.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
1 de junio de 1996
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�