Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LOS NOMBRES PROHIBIDOS

Compulandia. Así querían unos colombianos llamar a una publicación sobre computadores, pero cuando fueron a la Dirección Nacional del derecho de autor para reservar el nombre y lograr que ese fuera el único en el país, se encontraron con una sorpresa. No podían titularla así, sino Computilandia.

Computilandia, claro, no sonaba muy bien, pero para la Academia Colombia de la Lengua esa era, y no otra, la manera exacta en que se debía estructurar la palabra porque, dijo, computilandia es un sitio, lugar, región (en sentido figurado) de los computadores . Y como la Academia tiene la última palabra...

Esta historia se repite con frecuencia en la Dirección, especialmente en la División de Licencias, que es la dependencia que se encarga de guardar, custodiar o reservar el nombre que cualquier persona desee para su periódico, revista, boletín, emisora y programa radial y de televisión.

Es reserva del nombre, no de marca. La reserva se conserva durante el tiempo que efectivamente se utiliza el nombre y un año más. De lo contrario, se pierde el derecho , aclara el jefe de la División, Rogelio Pinilla.

Y como la reserva del nombre es uno de los requisitos, por ejemplo, para recibir el beneficio de la tarifa postal reducida, la mayoría de las personas con algún medio de comunicación acude para cumplir la exigencia. Por eso, en octubre pasado, por ejemplo, se presentaron 77 solicitudes de reservas de nombres para periódicos y revistas; 17 para programas radiales; 11 para series de televisión y nueve para emisoras.

El único problema es que los nombres deben ser en castellano. Por eso, cuando los colombianos preguntan si pueden reservar los nombres Compulandia, Piquis (jugar canicas), Pasabordo o Teoterapia, la División debe consultar a la Academia, que dice, por ejemplo, que el término piquis no se encuentra registrado en el vocabulario oficial de la lengua española , que pasabordo se propondrá para que sea incorporado como palabra oficial y que teoterapia se halla bien formado pues sus componentes son Theos, Dios, y Therapeuo, cuidar, curar .

Lo mismo sucedió cuando unos periodistas propusieron la palabra guascarriliando para llamar así un programa musical. La Academia respondió: guascarriliando, gerundio del verbo imaginario guascarrilear, debe cambiársele la segunda i por e para ser correcto: guascarrileando .

En otras ocasiones, por el contrario, la Academia responde enérgica: sobre Musi-k pop, lo aceptado, en principio, por la Real Academia Española en su diccionario manual, es Música Pop como traducción de la expresión inglesa pop music... La forma Musi-K Pop es completamente extraña al español y ni siquiera concuerda ortográficamente con la forma inglesa .

No aceptamos la inscripción de nombres extranjeros, ni construcciones gramaticales por fuera del español, ni apóstrofes. Las siglas y abreviaturas sí las permitimos, pero con los subtítulos que expresen qué significan. Play boy está registrada porque tiene origen extranjero. Nosotros, creo, somos los únicos que respetamos la norma , dice Pinilla. Se refiere al decreto 2744 de 1980, del Ministerio de Gobierno, por el cual se restablece la defensa del idioma... .

Falta imaginación A pesar de la capacidad creativa colombiana, no hay mucha imaginación a la hora de escoger nombres para publicaciones y programas. Son los mismos términos de siempre. A eso se debe que la División rechace con frecuencia una y otra propuesta luego de consultar en el archivo de nombres reservados, que desde 1944 guarda 18 mil.

En época electoral es cuando aumenta el número de solicitudes de reserva de nombre porque político que se respete saca su periódico o revista. Y, entonces, son frecuentes las propuestas de rojo y azul como títulos de las publicaciones, como Bandera azul y sus derivados.

Sin embargo, la ola de reservas también depende de la moda, de si hay Mundial de fútbol, ferias del juguete o exposiciones de computadores o artesanías. En estas épocas proliferan los boletines, programas radiales y tabloides: Decoración navideña, Perfil nacional, El pulso de la ciudad, Acción ya y Bellas y famosas, etc.

Otra razón para rechazar un nombre lo establece la Ley 44 de 1993 o Derecho de autor, la cual indica que no se aceptan aquellos nombres parecidos o similares que puedan dar lugar a confusión ni diminutivos o superlativos de nombres ya reservados .

Los más juiciosos , dice Pinilla, a la hora de actualizar la reserva del nombre y de enviar los ejemplares de la publicación a la Dirección son los paisas. aunque de diferentes partes del país llegan cartas y ejemplares en busca de tener el único título en la revista o boletín, el suyo.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
8 de enero de 1995
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�