Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CÓMO COMPORTARSE ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DE UN SISMO

Según las recomendaciones de la Dirección Nacional de Prevención de desastres, estos son los pasos a seguir para evitar los desastres antes, durante y después de un terremoto.

Siga las instrucciones y coloque esto en un sitio visible.

Antes del sismo *Asegure los objetos pesados que se pueden caer, como el tanque del agua, las bibliotecas y los calentadores.

*Mantenga lleno el tanque de agua y la alberca. En un terremoto escasea el agua.

*Tenga siempre a mano una radio portátil para escuchar instrucciones, un pito para pedir ayuda si queda atrapado, llaves de tuercas y alicates para interrumpir el suministro de gas y agua, extintor, linterna, manual y botiquín de primeros auxilios (alcohol, agua oxigenada, mercuriocromo, yodo, algodón, vendas, gasa, bajalenguas, curitas, esparadrapo y aspirina), copias de las llaves de la casa y el carro y lista de teléfonos de emergencia.

*Conozca los interruptores de energía y el lugar para apagarlos. Esto evitará incendios.

*Cuando compre o arriende casas, consulte si la vivienda es sismo resistente.

*No viva cerca a la playa o las orillas de los ríos, donde pueden ocurrir inundaciones y maremotos *Seleccione un sitio por dónde evacuar, en caso de emergencia.

Durante el sismo *No corra, camine rápido.

*No utilice ascensores.

*Protéjase escondiéndose bajo escritorios, mesas, camas o arcos de puertas.

*Si está en un corredor, arrodíllese en una pared interior, lejos de una ventana. Proteja la parte lateral de la cabeza con los codos.

*Si está en un área descubierta, no se ubique debajo de cornisas ni balcones. Aléjese de edificaciones, paredes, postes, árboles y cables eléctricos.

*Si va en un automóvil, deténgalo y permanezca en su interior. Si es muy fuerte el sismo, refúgiese bajo el carro, si no hay otros carros en movimiento.

*Si se encuentra en un bus, permanezca adentro.

*En lugares como iglesias, estadios y cines, no se precipite a buscar la salida. Haga un fuerte llamado de atención pidiendo la calma.

*Aléjese de orillas de ríos, quebradas y mares.

Después del sismo *Es probable que vuelva a temblar, y pueden caerse los edificios debilitados. Esté alerta.

*Si queda atrapado, use una señal visible o sonora para llamar la atención.

*No beba agua de los grifos porque puede estar contaminada.

*No descargue inodoros. Verifique antes que la tubería de aguas negras esté en buen estado.

*Suspenda la energía eléctrica y el gas y verifique que no haya fugas.

*Durante las tres primeras horas, use el teléfono sólo para informar sobre víctimas.

*Al evacuar, ayude a niños y ancianos.

*No tumbe escombros ni columnas. Si va a hacerlo, cuide que estas estructuras no estén cosas que se puedan venir abajo.

*No use picas ni palas en la remoción de escombros. Puede herir a alguien.

Cuando la tierra habla La firme creencia de los japoneses de que los adelantos en la ingeniería los salvarían de los efectos de los sismos fue destrozada por el poderoso temblor, que también echó por tierra edificios modernos y puentes.

El pueblo japonés, milenario en historia, desarrolló en su arquitectura toda una cultura sísmica . El concepto de las pagodas puede obedecer a un patrón en el concepto de la habitación pero obedece además a un sentido práctico de los ambientes y el comportamiento del entorno. Japón está situado en el fatídico anillo de fuego , una diminuta placa en donde confluyen la placa del Pacífico, la de Filipinas y la de Euroasia.

Pero llegó la civilización y las pagodas de madera, papel, fibras, argamasa y piedras fueron sustituidas por los imponentes edificios. El archipiélago, pequeño en extensión, reunió uno de los mayores índices de población por área. Comenzó entonces a robarle espacio al océano. Rellenó playas y ensenadas convirtiéndolas en islas artificiales y puertos comerciales. Kobe extendió sus brazos en el mar.

Estas zonas robadas, son muy endebles por más dinero que se les invierta en seguridad técnica.

Sin embargo, gran parte de su dinero en la posguerra fue aprovechado desarrollando la nueva cultura sísmica.

Por ejemplo, tras haber estudiado los daños causados por los sismos en California, numerosos especialistas japoneses llegaron a creer que con su nueva tecnología estarían a salvo de destrozos como los ocurridos en años recientes en el sur de ese estado estadounidense.

Los esfuerzos científicos están dirigidos a una posible repetición del gran terremoto de 1923 en el que murieron más de 140.000 personas. Los sismos de ese tipo parecen tener una característica cíclica y se cree que en cualquier momento pudiera ocurrir uno similar.

En Japón hay alrededor de 200 sismógrafos que registran movimientos precursores en la corteza terrestre y transmiten los datos a una computadora central en Tokio. La dichosa máquina no avisó de la tragedia.

Ahora los habitantes, no sólo de Kobe, se preguntan todo ese dinero servirá también para sepultar al resto del Japón cuando llegue el terrible momento?. La naturaleza puede tener la próxima respuesta.

La educación es la clave A pesar de la tecnología, de la educación y del desarrollo, el hombre aún no ha podido dominar los desastres naturales. Los terremotos, las inundaciones, los huracanes y las erupciones volcánicas siguen dejando muerte y destrucción a su paso, sin que se pueda hacer mayor cosa al respecto.

Según Omar Darío Cardona, el presidente de la Dirección Nacional para la Prevención y Atención de Desastres, Ningún país está totalmente preparado para un terremoto. Por supuesto, los países más desarrollados lo manejan mejor, porque hay más educación .

Sin embargo, es mucho lo que se ha logrado en Colombia en materia de prevención de desastres. Antes del terremoto de Popayán no había un código para construcciones de viviendas sismo resistentes. Ahora existe y vamos a presentar el proyecto de ley para reformarlo .

Hay lugares donde existe más conciencia que en otros. Por ejemplo en Manizales y Cali, las construcciones son, según Cardona, más controladas que en Bogotá.

Muchas personas ignoran que viven en zonas de alto riesgo sísmico. Entre las ciudades que tienen una amenaza sísmica alta están Manizales, Popayán, Buenaventura, Quibdó, Pereira, Armenia, Pasto. Cali, Mocoa, Neiva, Cúcuta, Bucaramanga y Villavicencio.

Entre las ciudades que registran una amenaza sísmica intermedia se encuentra Bogotá, Medellín, Montería, Ibagué, Tunja, Arauca, Yopal y Florencia, mientras que las de amenaza sísmica baja son Riohacha, Valledupar, Santa Marta, Barranquilla, Cartagena y Sincelejo.

La ciudadanía debe estar educada para afrontar este tipo de desastres, conocer métodos de evacuación y saber de primeros auxilios.

Aparte de la información que deben tener los ciudadanos en caso de sismo, hay varios organismos como la Policía Nacional, las Fuerzas Militares, la Cruz Roja Colombiana, el Himat y la Defensa Civil, entre otros, que están preparados en cada zona del país para prestar sus servicios en caso de una emergencia.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
20 de enero de 1995
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad