AUMENTARÁN PRESENCIA DEL EJÉRCITO EN EL CHOCÓ

AUMENTARÁN PRESENCIA DEL EJÉRCITO EN EL CHOCÓ

La pobreza y las inundaciones ya no son las únicas formas de violencia que azotan al departamento de Chocó.

23 de mayo de 1996, 05:00 am

Ahora enfrenta el paramilitarismo, la guerrilla, las masacres y el narcotráfico. En los últimos días, la decisión del gobierno panameño de autorizar la presencia de fuerzas norteamericanas en el Darién, también causó revuelo en las poblaciones fronterizas.

En todo el departamento no hay ningún batallón de Ejército, pero la violencia de los últimos tiempos motivó la realización de un consejo extraordinario de seguridad presidido por los comandantes de las brigadas IV, VIII y XVII; y las autoridades locales.

El traslado del conflicto del Urabá antioqueño al Urabá chocoano, la falta de vigilancia en la Costa Pacífica, los secuestros en la zona del río San Juan y la presencia guerrillera fueron, entre otros, los temas analizados.

El comandante de la IV Brigada, general Alfonso Manosalva Flórez dijo que lo más urgente es el control del río Atrato . Señaló que la solución estaría en la instalación de dos puertos navales en Quibdó y Riosucio (en el Urabá chocoano) y en tal sentido se elaboró una propuesta, que depende ahora del Ministerio de Defensa y del Comando de las Fuerzas Militares.

También hay un proyecto de construir un batallón que tendría sede en Quibdó y que ampliaría el trabajo que vienen haciendo los mil hombres de la Fuerza de Tarea del Chocó, adscrita a la Cuarta Brigada.

El comandante de Policía de Chocó, coronel Rigoberto Ojeda Prieto, dijo que los patrullajes fluviales también son necesarios en el San Juan. La falta de vigilancia de la Fuerza Naval, tanto en el Atlántico como en el Pacífico, tiene que ver con la inseguridad y la libre movilización de grupos guerrilleros por esos cauces, indicó.

En municipios del Urabá chocoano como Acandí, Unguía y Riosucio, zona guerrillera, se ha detectado la presencia de paramilitares. El coronel Ojeda dijo que la reciente masacre en Juradó está relacionada con esos grupos del norte del Chocó.

Las autoridades dijeron que el enfrentamiento entre autodefensas y guerrilleros es una extensión del conflicto del Urabá antioqueño. Además, no se descarta la presencia de grupos de narcotraficantes que han instalado sus bases de operaciones en la zona, con la protección de la guerrilla.

En Bahía Solano la Fiscalía y la Armada destruyeron hace año y medio cuatro hectáreas de coca cerca del casco urbano, según el director del Cuerpo Técnico de Investigaciones del Chocó, Yessid Perea.

Los hechos recientes en la frontera con Panamá, tras el arribo de los militares norteamericanos, que han venido a apoyar a las fuerzas del vecino país en la detección de rutas de narcotraficantes, aportaron un nuevo ingrediente de tensión en los municipios del Urabá chocoano.

El gobernador Franklin Mosquera Montoya, dijo que la ausencia de la Armada Nacional ha generado que esta zona se convierta en puerto libre para el tráfico ilegal de drogas y armas, a través de aeropuertos clandestinos .

Sin embargo, las pistas no han sido detectadas en la zona colombiana del Darién y así lo confirmó el brigadier general Rito Alejo del Río, comandante de la Brigada 17, que tiene a su cargo el control del orden público en el Urabá antioqueño y chocoano, y quien admite la presencia de narcotráfico pero del lado de Panamá.