Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

A punta de macetas, Cali celebra su San Pedro Cali celebra su San Pedro

La tradición caleña de regalar macetas a los ahijados el Día de San Pedro y San Pablo ha roto fronteras. Los de los municipios vecinos también han comenzado a pedir las suyas.

Este fin de semana se han visto en Yumbo, Palmira, Jamundí, Tuluá, Cartago, Buga, Sevilla, Buenaventura, Guacarí, El Cerrito y hasta en el municipio nortecaucano de Santander de Quilichao originales y coloridas macetas, en el marco del VIII Festival de Macetas, en el que 338 artesanas, han desplegado su cretividad en los 30 puntos de venta con 298 stands, ubicados en estas poblaciones.

Durante los últimos ocho años, a través de la Cámara de Comercio de la ciudad, se ha organizado este Festival para que mantenerla vigente y el crecimiento en la participación lo dmuestra; según cifras de la institución, en el primer año se contó con 13 puntos de venta y 130 stands.

La de las macetas es una de las tradiciones más arraigadas entre los padrinos caleños desde el Siglo XIX, quienes cada año, para el día de San Pedro y San Pablo, regalan a sus ahijados una especie de ‘rama florecida’ formadas por unos pequeños dulces blanquísimos, elaborados con melao de azúcar, montados en un palo de maguey, con papelillos de colores y ringletes.

"La maceta no es un obsequio tan materializado, es más bien una muestra de afecto. Mi padrino siempre me regaló macetas, ahora yo se las obsequio a mi ahijada y estoy segura de que ella, en su momento, también lo hará con los suyos", dice Angélica Loaiza, quien hace parte de la nueva generación de caleños que ya aprendió a hacer macetas.

Isabel Cristina Restrepo, gerente Cultural de la Cámara de Comercio de Cali, dice que, después de la capital vallecaucana, Cartago fue el municipio que más dulces de azúcar elaboró para estas fiestas, logrando que, por primera vez, las macetas florecieran en el norte del Valle.

Mientras en Cartago 55 artesanas se dedicaron a esta labor, en Buenaventura, donde no es fácil trabajar el azúcar derretido a punta de calor, se sumaron 33.

Por la humedad del puerto, el melao blanco tienen que trabajarlo en frío, pero las figuras quedan igual de bonitas En Cali se concentra el mayor número de artesanas:160. Cada una de ellas, para la última semana de junio, saca 1.500 macetas, que se venden desde 10.000 pesos, incluso se consigue desde un solo dulcecito, a mil pesos.

Este año, los padrinos y ahijados también tuvieron pudieron elaborar ellos mismos las macetas en ‘la Ruta Dulce de los Ahijados’, que hace parte del Festival que finaliza hoy.

TODO EMPEZÓ CON UNA ESCLAVA DE SAN ANTONIO.

El historiador Óscar Gerardo Ramos cuenta, a partir de la memoria colectiva, que una esclava llamada María, quien vivía en el barrio San Antonio de Cali, estaba triste porque no tenía qué regalarle a sus hijos el día de San Pedro y San Pablo.

A su puerta llegaron dos caballeros que le enseñaron a preparar el melao de azúcar y a realizar con él las pequeñas figuritas con las que elaboró la primera maceta. Sus hijos empezaron a correr con ella por toda la colina despertando la curiosidad de los vecinos, quienes le copiaron la idea. Esos dos hombres eran los apóstoles. En San Antonio, precisamente, habitan las familias Otero, Ayala, Rebolledo y Riascos, las más buscadas por estos días por la forma cómo trabajan sus macetas, cuya elaboración es todo un secreto

Publicación
eltiempo.com
Sección
Cultura y entretenimiento
Fecha de publicación
30 de junio de 2008
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: