Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LOS BOMBEROS NO TIENEN CÓMO APAGAR EL FUEGO

A punta de paladas de tierra, golpes con ramas de los árboles y pequeños baldados de agua los bomberos intentaban infructuosamente apagar ayer el incendio del cerro del Alto del Cable. A las 7: 30 de la noche el incendio continuaba.

Los bomberos solamente estaban armados de un machete, y su único alimento eran algunos bocadillos en el bolsillo y un par de bolsitas de agua para resistir el calor.

Hasta allí, ayer a las 2 de la tarde no había llegado ninguna tanqueta con mangueras y agua, porque el cerro es tan empinado que la mayoría de ellas se quedaron a la mitad del camino y Bomberos carece de helicópteros. Por eso estaban solicitando una tanqueta del acueducto, pero no era seguro que esta pudiera subir.

Según ellos, la mayoría de maquinaria es de 1977 y no ha sido cambiada porque carecen de presupuesto. Tampoco ha sido nombrado nuevo personal aunque hay muchas vacantes por llenar.

Por la ausencia de máquinas en el incendio, el agua la estaban sacando de la Estación de Policía del cerro en improvisados baldes de lata y plástico y en pequeñas mangueras.

Los bomberos, ayudados por la Policía, civiles y la Defensa Civil, caminaban en medio del bosque unas cuatro cuadras, subían más de cincuenta escalones a recoger el agua y luego la transportaban hasta el lugar en donde las llamas consumían el pasto seco y amenazaban con extenderse hacia la otra parte del cerro debido al viento.

Mientras tanto, otros bomberos y algunos civiles cortaban, a punta de machete, pedazos de árboles para apagar el incendio. En esta zona el incendio ya ha consumido más de 22 hectáreas y aunque no se ha podido verificar quién es el culpable, la semana pasada se encontraron cincuenta cajas de fósforos y una botella de gasolina.

A los bomberos lo que más les preocupa es la dificultad de controlar el fuego. No tenemos una motosierra para cortar las ramas y mucho menos un helicóptero que traiga agua dijo con preocupación el cabo Manuel Romero, que desde el domingo a las 8 de la mañana no ve a su familia ni come normalmente, porque hasta el lugar del incendio sólo le llegan bolsitas de agua.

A su lado, el capitán Alvaro Ramírez coordinaba desde un radio portátil todos los servicios de la ciudad. Ayer era el único capitán trabajando, pues su compañero estuvo todo el domingo de turno y hoy descansaba.

Por eso, desde el cerro sin beeper y sin un teléfono celular, recibía informes y coordinaba el suministro de agua para los otros lugares.

Bomberos en estos momentos sólo cuenta con dos capitanes que se turnan para prestar el servicio.

Los bomberos trabajan 24 horas diarias, entran a las 8 de la mañana y salen al día siguiente a la misma hora y en ese momento empieza su día de descanso. En una semana trabajan lunes, miércoles, viernes y domingo y a la siguiente alternan.

Algunos de ellos usan el día libre para otra ocupación, pues la remuneración en este trabajo no es alta. Ganan mensualmente 203 mil pesos y durante las 24 horas del día en que están en la Estación no pueden salir a almorzar, porque deben estar en permanente alerta.

Cuando están en los dormitorios y escuchan dos sirenazos, bajan por el tubo y se ponen su sacón amarillo impermeable y salen a atender la urgencia, pero aseguran que no pueden cumplir estrictamente con las reglas para apagar un incendio por la falta de personal. Deberíamos ir cuatro a atender la emergencia pero a veces solo podemos ir dos , dijo el bombero Luis Fernando Caicedo.

Además aseguran que los bomberos voluntarios son una figura que no funciona porque estas son personas con otras ocupaciones y no se hacen presentes en los incendios. Por otra parte, dicen que reciben muchas falsas alarmas pues de unas cien llamadas solamente una es realmente de un incendio.

Dicen también que para verificar si realmente llaman de un incendio, se demoran porque no tienen equipos de radio como los de la Policía sino tecnología antigua .

Aseguran que las limitaciones de Bomberos serán fatales si llega a producirse un terremoto.

7 años para recuperar cerros incendiados Los incendios forestales de los últimos días han afectado cerca de 25 hectáreas de los cerros orientales.

Según Juan Carlos Roncancio, del Departamento del Medio Ambiente (Dama) esos terrenos se caracterizan por ser de vegetación rastrera. Es decir, plantas que no superan el metro de altura, lo mismo que retamo liso y espinoso.

El funcionario agregó que el fuego alcanzó una gran cantidad de pinos, lo mismo que un bosque nativo ubicado entre el cerro de Manjuy y el Alto del Cable.

Para que los cerros vuelvan a ser lo que eran hasta hace dos semanas, deberán pasar entre cinco y siete años, sin contar lo que se demore en empezar el plan de reforestación.

Según Roncancio, la vegetación rastrera se demora desde uno hasta cinco años para volver a crecer.

Entre tanto, los pinos y árboles del bosque nativo necesitan siete años, en promedio, para recuperarse.

En cuanto a la fauna, aunque no se tiene mayores datos, se estima que no hay roedores debido a que los pinos que allí predominan no son muy apetecidos por ese tipo de animales.

Las que sí se afectaron fueron las diferentes especies de aves que anidan en los árboles de los cerros, porque según Roncancio, aunque el árbol donde ellos estén no se queme, el humo los hace salir volando .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
31 de enero de 1995
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�