ABORTO, EL LADO OSCURO DE LAS MADRES

ABORTO, EL LADO OSCURO DE LAS MADRES

El tema del aborto se ha constituido históricamente en un tema polémico, el cual fue motivo de excomunión y penalización, incluso de condena perpetua en el siglo XIX, para quienes lo cometían.

8 de mayo de 1996, 05:00 am

Hoy en día, por lo menos en la mitad del planeta sigue siendo un delito penal el aborto en determinadas circunstancias y en países como Honduras, Lituania, Letonia y Kirguistan sin excepción alguna es contrario a la ley y castigado.

De acuerdo con las cifras del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Pnud) de 1995, por lo menos en 173 de los 190 países del mundo se permite el aborto a fin de salvar la vida de la mujer, en 119 países se puede hacer para preservar la salud física de la misma; en 95, para preservar su salud mental; en 81 se puede realizar la interrupción del embarazo en caso de violación o incesto; y en 78, en caso de defectos congénitos del feto en formación. Además el aborto es posible por razones económicas o sociales en 56 países y a petición de la interesada sólo en 41.

Hay que anotar, que el grado de prevalencia del aborto no es función de su disponiblidad, al menos así lo demuestran las cifras. En los Países Bajos, nación que tiene la ley del aborto más liberal de Europa, la tasa anual es de cinco abortos por cada mil mujeres, en comparación con el promedio de Europa _occidental, de 14.

Así mismo en 1995 en los Estados Unidos hubo 26 abortos por cada mil mujeres. Por su parte, en América Latina, en donde el aborto es mayoría ilegal, la proporción es entre 30 y 60 por cada mil mujeres.

Muchas mujeres deben recurrir al aborto cuando los servicios de planificación de la familia disponibles son de mala calidad. Así las cosas, las leyes restrictivas no previenen el aborto sino que impulsan a las mujeres a buscar abortos en malas condiciones, lo cual es causa de una proporción sustancial de defunciones maternas.

En nuestro país el Código Penal establece que la mujer que cause su aborto o permita que otro lo cause, incurrirá en prisión de uno a tres años. Penalización, que parece no haber incidido en el número de abortos al cual alcanzó la cifra de 290.000 en lo que corrió de 1995.

A nivel mundial, según lo establecen datos del Fondo de Población de las Naciones Unidas, anualmente por lo menos 20 millones de mujeres se someten a abortos en malas condiciones, de éstas unas 70 mil mueren debido a complicaciones y miles más sufren infecciones, hemorragias y otros problemas de salud que pueden provocar su muerte o infecundidad.

Permitido o prohibido, el aborto sigue siendo una de los grandes preocupaciones de la mujer. Sin embargo, los logros alcanzados para su prohibición ha sido pocos y nadie le pone punto final al asunto.

Interrumpir la vida de un futuro ser humano indefenso ha enfrentado históricamente a defensores y enemigos de esta práctica.