Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

HISTORIAS DE LOS APRENDICES DE ESCRITORES

La literatura es una puerta de escape y una forma de reconciliarse con la soledad. En el caso de los niños, está en cada uno de sus actos y puede surgir en cualquier momento. Por ejemplo, en las alocadas charlas con los amigos invisibles que cada niño suele crear.

Sus inquietudes literarias se vieron en el concurso que el Centro Cultural y Educativo del Colegio Reyes Católicos convocó con motivo del Día del Idioma, en el que participaron más de 400 colegios de Bogotá.

Las categorías de poesía y narrativa se dividieron en dos subcategorías. La primera iba de los grados 6o. a 8o. y la segunda del 9o. al 11o.

En narrativa, los ganadores fueron Hugo Alberto Niño, de 7o., del Colegio de Formación Integral Mundo Nuevo; Pedro Villa Restrepo, de 6o., del Colegio Nueva Granada y Lizly Campo, de 9o., del Colegio de Formación Integral Mundo Nuevo.

En poesía los premios fueron para Andrés Felipe Garcés, de 6o., del Colegio Internacional de Bogotá; Lizbeth Salangie Franco, de 6o., del Centro Educativo Distrital San José; Diana Paola Blanco, 9o., del Colegio Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús y Germán Camilo Prieto, de grado 11o, del Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos.

En categoría especial para los estudiantes del Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos, la estudiante Paula Sánchez, de grado 11o., obtuvo una mención de honor.

Los temas que tocaron estos aprendices de escritores pueden ir, desde la extrema soledad, hasta la cotidianidad de los paseos de fin de semana.

Diana Paola Blanco, 14 años, dijo sobre el trabajo que presentó. Yo quería expresar un sentimiento de la juventud colombiana. Creo que se siente sola . Blanco agregó que disfruta mucho leyendo los textos de Jairo Aníbal Niño.

Otros, como Pedro Villa Restrepo, demuestran una gran imaginación. El cuento de los koalas se me ocurrió cuando vi un muñeco de mi hermana. Trata de un koala bueno que pierde la nariz y luego encuentra unas pepas de guama y se las pone para reemplazar la nariz perdida. Luego viene un koala malo que se la quita y se lleva todas las pepas de guama. Lo que él no sabe es que las pepas de guama se pudren. El koala bueno sabía que las pepas de guama crecían de nuevo y esperó y les contó a su amigos koalas que al final consiguieron sus narices .

La historia de Lizly Campo es mucho más personal. Mi cuento es de origen epistolar. Es una carta a un papá que está lejos, solo que al final la gente se entera de que en realidad está muerto . Campo, que va a cumplir 16 años, asegura que le gusta la poesía romántica y revolucionaria. Prefiero los finales tristes, no me gustan esos poemas que terminan felices .

Germán Camilo Prieto, que está a punto de terminar su educación escolar y piensa estudiar ciencias políticas, plantea una situación un poco más dura y real. Este relato trata la problemática que ha vivido el país en estas épocas. Yo veo muchos noticieros y lo que allí se ve me afecta bastante .

El caso de Andrés Felipe Garcés es distinto. A los 12 años apenas se asoma al mundo de la escritura. Sin embargo, tiene una gran habilidad para la rima y a través de ella expresa su pasión por los caballos y especialmente por uno que le regaló su familia.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
8 de mayo de 1996
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad