Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

PASTOR PERAFÁN, EL AMASADOR DE FORTUNAS

Hace varios años, Pablo Escobar era el narcotraficante más buscado. Tras miles de intentos, fugas, escándalos políticos y muchos muertos, la vida del capo terminó sobre un tejado, en un barrio de Medellín.

Después vinieron los Rodríguez Orejuela, Miguel y Gilberto, quienes hoy están detenidos y tienen que ver, en gran parte, con el descomunal escándalo del Proceso 8.000.

Ahora, el hombre que la Policía busca como aguja es Justo Pastor Perafán Homen. De él dicen que es la cabeza de los carteles de Cauca y Bogotá. Y, como sucedió con los narcos anteriores, ya comenzó a salir a la luz pública su riqueza, así como sus excentricidades.

Con base en informes de la Policía, del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), de la Fiscalía, de testimonios de investigadores y de un ex empleado del Chinauta Resort, EL TIEMPO reconstruyó parte de su vida.

Cuando estaba in Hasta hace dos meses Perafán se había mantenido como uno de esos personajes que se movía sin ningún problema en el jet set de la sociedad bogotana, pero una orden de captura de la Fiscalía para que responda por enriquecimiento ilícito cambió la perspectiva.

El primer paso de la Policía fue allanarle 62 propiedades en Bogotá, en los departamentos de Cundinamarca, Valle y Tolima y en su pueblo natal, Rosas (Cauca).

En este pequeño pueblo caucano, el 11 de diciembre de 1946 nació de la unión de Victoria Homen y Salvador Perafán el pequeño Justo Pastor.

Allí vivió su niñez y gracias a la colaboración de la familia Dorado ingresó a la escuela local. Después se trasladó a Popayán, donde continuó sus estudios secundarios ayudado por dos señores de apellidos Serralde Plaza, propietarios de una panadería, en la que aprendió el oficio.

Tras varios años de penurias económicas ingresó al Ejército, donde inició la carrera de suboficial hasta alcanzar el grado de sargento viceprimero.

El 30 de octubre de 1979, después de 11 años en la institución armada, se retiró. Su sueldo básico era de 4.700 pesos, más una prima de 1.410 pesos y un subsidio familiar de 1.410. En total, un salario mensual de 7.520 pesos, que apenas alcanzaba para vivir.

Luego ensayó como comerciante y se convirtió en distribuidor de licores. Así habría comenzado a aprovechar sus andanzas y sus contactos en las Fuerzas Armadas para entrar en negocios ilícitos.

Coca en Panamá A mediados de 1982 la Policía Internacional (Interpol) detuvo a un tal Perafán en Nargama (Panamá), sindicado del tráfico de 1.059 libras de cocaína. Sin embargo, a los pocos días fue dejado en libertad.

Lo primero que se supo de Perafán en Colombia fue de algunos sembrados de marihuana en Caloto (Cauca) descubiertos en 1990.

Las pruebas de laboratorio -cuenta un investigador de la Policía- nos revelaron que esa marihuana contenía la más alta concentración de canabis, y eso la hacía más costosa y apetecida en el mercado internacional .

Por esa misma época, se descubrió que figuraba como socio, gerente o miembro principal de la junta directiva de algunas empresas como Consorcio Perafán Hermanos Ltda., A.T.J. Constructores Ltda., Inversiones Ganadecol Ltda., Inversiones Perafán e Hijos Ltda. (Inpehi Ltda.), Proveedores de Elementos Opticos Ltda., Maquimóvil Ltda., Maderas San Luis Ltda., Colombiana de Hoteles S.A., Imagen y Sonido S.A., Siderúrgica Zipaquirá S.A. (Siderzipa S.A.) y Compañía Colombiana Exportadora de Café S.A. (Coexcafé S.A.).

En los seguimientos, hallamos que casi todas eran empresas de fachada. Por ejemplo, una de ellas era el centro de reunión con varios ex suboficiales que hacían parte de su aparato de seguridad , recuerda el investigador.

Y añade: También le montamos seis meses de vigilancia a la exportadora de café, pero nunca vimos llegar un solo bulto del grano .

Perafán ya sabía que lo estaban buscando. Entonces comenzó a utilizar alias. Unos lo llamaban El Doctor , Don Pepe o Jacinto y otros José Luis Rodríguez Rojas o El Panadero .

Cuando los investigadores de la Dijín creyeron que ya tenían las pruebas suficientes para demostrar el enriquecimiento ilícito, el expediente fue archivado. Sin embargo, la investigación prosiguió.

Política, farándula...

Perafán, como buen señalado narco y como sindicado capo de calibre, no podía ser distinto a sus colegas de negocio Carlos Ledher y Pablo Escobar Gaviria.

Así que él pensó en hacerse congresista, pero por recomendaciones de personas muy cercanas prefirió ejercer el poder detrás del trono.

Perafán es una persona obsesionada por el poder y quería sentarse en el Congreso. Muchos recibieron dinero de este señor para llegar a posiciones de vanguardia o para escalar socialmente, y así se convirtieron en títeres de él , afirma el investigador.

En los últimos años también habría entrado a patrocinar cantantes, modelos y candidatas a distintos reinados.

Es un hombre obsesionado por las mujeres. En casi todas las fotos publicadas en revistas faranduleras o en secciones sociales de medios de comunicación donde aparece acompañado de una bella mujer , sostiene la fuente.

El año pasado, con la ampliación de la televisión a 24 horas, intentó convertirse en empresario de este medio. Si embargo, no resultó favorecido en la licitación.

El dueño de Barú Esta semana, los investigadores hallaron en una oficina en Bogotá un documento de tres páginas firmado por Perafán en el que pretendía venderle a una firma española el 50 por ciento de un terreno situado en la isla Barú .

Según el documento, el ex sargento del Ejército es dueño de un millón 704 mil 808 metros cuadrados de la isla Barú, cuyo valor comercial supera los 426 mil millones de pesos.

Perafán les ofreció a los españoles 852.404 metros cuadrados de sus propiedades en Barú por solo 42 mil millones de pesos, cuando su valor comercial es de 213 mil millones.

A los allanamientos de la Policía, respondió el capo en un comunicado. La Fiscalía también le escribió.

Perafán, desde la clandestinidad, se fue lanza en ristre contra la justicia sin rostro y afirmó que todo lo dicho era falso y calumnioso.

A mí no se me investiga, y en ello quiero ser claro y enfático, por infringir el estatuto de estupefacientes o por narcotráfico; sólo se me ha pedido explicar y justificar mi patrimonio económico, pero esa extraña justicia que se denomina Regional, primero exige la detención y luego la investigación y explicación del mismo... , afirmó Perafán.

Asegura Perafán que mi patrimonio aparece en mis declaraciones de renta... por ello extraño que la Policía Nacional aparezca diciendo que descubrió lo reportado ante el Estado... .

La Fiscalía le pidió a la Policía que informe detallada y pormenorizadamente sobre ubicación, extensión, nombre, linderos y titular del derecho de dominio de los bienes inmuebles que se dice tiene o tuvo el señor Justo Pastor Perafán Homen en la isla Barú .

También solicita que si las propiedades están a nombre de testaferros, indique el nombre de los mismos.

Lo anterior en virtud a que esta Jefatura, desde el mes de mayo de 1995, viene investigando una serie de actos ilícitos relativos a la venta o adquisición de lotes de terreno en dicha isla... , concluye el oficio.

El subdirector de la Policía, general Luis Enrique Montenegro, ordenó enviar los documentos pedidos por la Fiscalía, y a Perafán le dio un ultimátum: o se entrega o lo capturamos , que fue lo mismo que alguna vez le dijeron a Pablo Escobar y a los Rodríguez Orejuela.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
5 de mayo de 1996
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�