Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EL CHACHAFRUTO, MANÁ DEL TRÓPIC

El hacha símbolo de la colonización antioqueña a principios de este siglo, dejó entre sus víctimas a un árbol de 10 metros de alto y que se usaba en las antiguas fincas como sombra para los cafetales, llamado Chacha fruto.

La historia cuenta que los antioqueños llegaron a construir sus pueblos ubicados en la zona cafetera entre los 1500 y 2300 metros sobre el nivel del mar y arrasaron con muchas especies vegetales, entre ellas éste árbol, cuyo nombre vulgar significa Frijol de Arbol y que es distinguido como Maná del Trópico , pues sólo se da en estas tierras y contiene mucho valor alimenticio.

Recibe nombres diferentes. En Cundinamarca y Boyacá, balú o baluy; en Putumayo, sachaporoto; en Nariño, Poroto; en el Perú, pajuro; en Ecuador, balsui; en Venezuela, frijol nopas. Los indígenas kansa del Valle del Sibundoy lo llaman Juantsembese; en el Alto Cauca, los paeces lo llaman Usmal, su nombre científico es Erytrina edulis.

Para volverle a la zona andina colombiana el Chachafruto perdido muchos años atrás, fue que la bióloga Nancy Barrera Marín, profesora asociada de la Universidad Nacional de Colombia (sede Palmira), elaboró hace 9 años un proyecto que hoy se conoce con el nombre de Mejoramiento de la Calidad Alimentaria de los Habitantes de Ladera, ( 1600 a 3000 sobre el nivel del mar), con recursos vegetales propios, micaliladera y en el que también están incluidas la cidra papa y la Victoria.

Con este proyecto, queremos ayudar a los niños y adultos que habitan la zona de ladera, quienes en alto grado padecen desnutrición , afirma la bióloga Barrera Marín, quien se motivó a emprender este proyecto gracias a un estudio que en 1972 elaboró el científico Gerardo Pérez de la Universidad Nacional de Bogotá y en el que determinó las características nutricionales del Chachafruto..

El proyecto busca conocer el uso de que estas especies hacen las comunidades de las zonas de ladera, hacer revisión científica-biográfica sobre la utilización que de ellas se da no sólo en Colombia sino en otros países, conocer sus características como alimentos para el hombre y los animales, sus métodos de reproducción, agronomía y comportamiento de la especie como cultivo, el uso de las especies promisorias de ladera en la conservación del medio ambiente y como elementos importantes de la biodiversidad del trópico.

Esta investigación cuenta con aportes por 90 millones de pesos para los próximos dos años destinados por el Programa Nacional de Transferencia de Tecnología (Pronatta) del Ministerio de Agricultura; el rubro de Estampilla Pro Universidad, Cindec y la Universidad Nacional de Colombia (Sede Palmira), y la colaboración de la Cvc y la Umata de Palmira.

Valor nutritivo La abundante semilla del Chachafruto es nutritiva. Tiene un valor alimenticio semejante al de la carne, 23% de proteína y la calidad de sus aminoácidos es similar a la del huevo si se complementa con maíz. También es rica en minerales sobre todo en potasio.

Su color amarillo claro parecido a la papa y la suavidad de la masa que se obtiene cuando la semilla es cocinada, se pela y es molida, la hacen de fácil manejo y se le puede dar el sabor que queramos, de acuerdo a como se preparen los mismos alimentos que se elaboran con masa de maíz y con papa: chachafritas, tortas de sal y de dulce, coladas, sopas, natilla, dulces y encurtidos.

La firmeza de la harina que se obtiene cuando la semilla se pela, se corta en lajas, luego se le agrega un antioxidante y es molida, la hace ideal para la preparar harinas y como fuente de sólidos para la preparación de yogures y helados.

En la alimentación animal, el árbol, sembrado a distancias cortas y asociado con nacedero o quiebra barriga, es un banco de proteína ideal para vacas, cabras, gallinas y como fuente de carótenos para aves de corral. Las semillas pueden ser utilizadas para la elaboración de concentrados.

Conservación de cuencas El Chachafruto es muy utilizado para la conservación de cuencas hidrográficas. Ya se han sembrado 5000 árboles en los ríos Nima y Amaime. La Cvc se ha propuesto sembrar 180.000 en el Valle del Cauca en los próximos tres año. El proyecto sea extendido a territorio tolimense y la Universidad del Tolima se ha propuesto realizar jornadas conjuntas sobre el manejo y utilización de este árbol, la cidra y la Victoria en la cuenca del río Combeima. Al proyecto se vinculó Cortolima con un semillero de 30.000 plántulas que están siendo distribuidas.

(*Universidad Nacional de Colombia, Sede Palmira)

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
13 de abril de 1996
Autor
Ronald Arana Flórez*

Publicidad

Paute aqu�

Top de noticias

Patrocinado por: