Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

PELIGROS DE UNA SOBRETASA A LA GASOLINA EN BOGOTÁ

La existencia de una infraestructura física adecuada hace parte de la calidad de vida de los habitantes de una ciudad, que en Bogotá ha venido en acelerado deterioro. Por su parte, el uso de impuestos o contribuciones al consumo de gasolina es un instrumento utilizado en muchos países para el financiamiento de la construcción y el mantenimiento de la infraestructura física requerida.

La Ley 86 de 1989 creó la sobretasa a la gasolina en Colombia con el propósito principal de respaldar la deuda externa contraída en la ejecución del metro de Medellín o de otros sistemas de transporte masivo que requiriesen garantía de la nación, y siempre y cuando existiese una autorización del Conpes. La Ley 31 de 1992 eliminó el concepto del Conpes mientras estuvo vigente, hasta que la Corte Constitucional declaró inconstitucional el artículo 16-3 con el cual se crearon sobretasas en varios municipios del país.

Finalmente, la ley del transporte (Ley 105 de 1993) autorizó la utilización de la sobretasa para usos distintos del transporte masivo, como el mantenimiento y construcción de vías municipales.

Un estudio realizado para Fedesarrollo y dirigido por el suscrito el año pasado, identificó los siguientes elementos relacionados con la implantación de la sobretasa en el país.

Hasta el año pasado 29 municipios del país, con el 25 por ciento de la población colombiana, habían establecido la sobretasa a la gasolina. Aunque la sobretasa máxima autorizada por la ley es del 20 por ciento, los municipios que la han aplicado han establecido niveles entre el 4 y el 11 por ciento.

El consumo de gasolina en los municipios que la han establecido y su área de influencia cubren el 45 por ciento del consumo nacional de gasolina. Si se hubiese adoptado en Bogotá, ese porcentaje alcanzaría el 70 por ciento del consumo nacional.

Dado que hasta el momento no ha habido acuerdo entre los municipios vecinos que han establecido la sobretasa sobre su creación y el nivel de la misma, se ha venido presentando un fenómeno de elusión del pago por parte de usuarios que pueden abastecerse a menor precio en estaciones cercanas de otro municipio. También se ha venido presentando el fenómeno de compra de gasolina en carrotanque en municipios sin sobretasa para ser vendida en municipios con sobretasa, cuando el costo del transporte no compensa la diferencia del precio de la gasolina sin sobretasa y con sobretasa (incluidos los peajes).

Hasta el momento Bogotá no ha introducido la sobretasa, aunque está autorizada en su Estatuto Orgánico, pero el tema ha sido debatido recientemente en el Concejo del Distrito Capital y será motivo de debate muy probablemente en un futuro próximo.

Los estimativos realizados sobre el monto que podría arrojar la sobretasa para Bogotá, efectuados por el Instituto SER, indican que el monto que se recaudaría sería del orden de 40 millones de dólares para 1995 con una sobretasa del 10 por ciento, o de 60 millones con una sobretasa del 15 por ciento. Estas pueden ser cifras de cierta magnitud si se tiene en cuenta que serían recursos anuales adicionales para contribuir a la solución del déficit de kilómetros de vía en la ciudad capital, aunque ciertamente insuficientes como instrumento único.

Si Bogotá llegase a introducir la sobretasa, valdría la pena que lo hiciese después de evaluar la experiencia acumulada en el país al respecto.

El recaudo debería realizarse en cada estación de servicio y no en planta de abasto para evitar un contrabando generalizado. Por otra parte, sería conveniente incentivar a los municipios vecinos a cobrar el mismo nivel de Bogotá para evitar la elusión en el pago. Finalmente, debería evitarse a toda costa gravar combustibles distintos a la gasolina que encarezcan el transporte de carga.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
6 de marzo de 1995
Autor
LUIS ALBERTO ZULETA

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad