Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

50.000 CAMPESINOS EN PARO BLOQUEAN A HUILA Y CAQUETÁ

Alrededor de 50.000 campesinos estratégicamente ubicados bloquean desde la media noche del martes las más importantes vías de acceso al Huila, como forma de presión en la realización del paro agrario.

La movilización campesina tiene bloqueadas las vías de acceso a los municipios de Neiva, Tello, Iquira, Palermo, Paicol, La Plata, Gigante, Pital, Algeciras, Campoalegre, Pitalito, Aipe, Altamira, Guadalupe, Acevedo, Palestina, San Agustín e Isnos. Es decir, medio departamento.

Pese a que el bloqueo cumplió anoche 24 horas, el Gobierno y los promotores del paro agrario no han logrado llegar a un acuerdo.

Mientras el Gobierno insiste en la necesidad de frenar la protesta para concertar las peticiones formuladas el pasado lunes ante la Ministra de Agricultura, Cecilia López Montaño, promotores del paro agrario plantean que primero deben llegar las soluciones y luego suspender el cese de actividades.

Al respecto, el presidente de la Asociación Agropecuaria del Huila, Orlando Fernández Polania, dijo que se vencieron los plazos y las negociaciones. El paro continuará indefinidamente hasta tanto el Gobierno nos ofrezca verdaderos compromisos para salir de la crisis que afronta el sector agrario .

Por su parte, el presidente Ernesto Samper en diálogo con el gobernador de Huila, Jaime Lozada Perdomo, dijo que el Gobierno no actuará bajo amenazas ni presiones y anunció que una vez normalizada la situación escuchará a los dirigentes agrarios para buscar soluciones.

Los municipios más afectados por el bloqueo vial son Gigante, en donde se encuentra totalmente paralizado el comercio; Garzón, donde los bancos y corporaciones cerraron sus puertas, los colegios no recibieron a sus alumnos y la población no tiene como transportarse ni siquiera en su área urbana.

Entre tanto, el municipio de Aipe, en el norte del Huila, se encuentra sin gas porque los campesinos no dejaron pasar un carro que los abastece.

Ayer, hacia las 9 de la mañana, según informaciones del comandante de la IX Brigada, coronel Francisco René Pedraza, sindicalistas de la Unión Sindical Obrera (USO) intentaron bloquear la salida a Bogotá.

Sin embargo, la acción fue impedida por las autoridades, porque según dijo Pedraza nada tienen que ver con el paro agrario .

Sin embargo, en la tarde los campesinos decidieron bloquear esta carretera con la promesa de que dejarán transitar buses con niños, ambulancias y carros militares. También se encuentran bloqueadas las carreteras que comunican con Florencia y Popayán.

Por su parte, en Neiva solo se notó una leve disminución en el servicio de transporte público.

Las autoridades indicaron que a pesar de que los campesinos se encuentran distribuidos por todo el departamento no se ha registrado ningún hecho que pueda alterar el orden público.

No obstante continuará la prohibición de portar armas, la ley seca y la no aceptación de menores de edad dentro de los grupos de campesinos en paro.

Los inconformes con las políticas agrarias del Gobierno no son solo campesinos huilenses. A esta protesta se unieron labriegos del Meta, Putumayo, Caquetá, Cauca y Tolima.

Florencia se encuentra incomunicado con el resto del país debido al paro de campesinos huilenses, que taponaron la vía Florencia-Guadalupe. A esto se suma la parálisis de las obras de la carretera alterna, por falta de recursos.

Las empresas de transporte que prestan el servicio desde de Florencia a otras ciudades del país señalaron que es difícil garantizar de manera permanente el transporte al Caquetá.

Dijeron que cuando no son los deslizamientos en temporada invernal los que bloquean la vía, es la guerrilla con sus habituales retenes. Ahora, un paro impide movilizar 3.000 personas diarias.

Ayer, el paro impidió el paso de 150 carros, 3.000 reses y 20.000 litros de leche con destino al Huila, Valle y Cundinamarca. Por la vía bloqueada ingresa la mayoría de alimentos al Caquetá.

Las dos únicas empresas aéreas que vuelan a Florencia no alcanzaron a cubrir la demanda de pasajes a Neiva y Bogotá. Seis empresas de buses que cubren rutas al interior del país, prefirieron no mover sus vehículos.

Pérdidas incalculables Las pérdidas económicas que generará el paro campesino en el Huila todavía no han sido calculadas.

Lo que si se tiene claro es que el cese de actividades producirá el agotamiento paulatino de los productos agrícolas que se cultivan en el departamento y se encarecerán los que ya se encuentran en el mercado.

Además, según el secretario departamental, Hernán Castro Torres, la situación es muy delicada puesto que el cierre del comercio en algunos municipios huilenses traerá traumatismos en las relaciones de esta actividad con otros departamentos del país especialmente con Caquetá, Putumayo y Cauca.

Entre tanto no se podrá transportar ni dentro del departamento ni fuera de él los productos perecederos y no perecederos debido al bloqueo de las principales vías de acceso.

Castro también dijo que el paro impedirá la libre movilización de los huilenses que viven en municipios cercanos a Neiva pero que trabajan en esta ciudad.

Además, solo los habitantes de Neiva podrán viajar a otros departamentos del país por vía áerea ya que los viajeros de otros lugares no tendrán acceso al aeropuerto.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
25 de abril de 1996
Autor
ADRIANA PALACIO GARCES

Publicidad

Paute aqu�